De la sociedad y la suciedad 23/02/2019

Cuando hay un guachito en el cantón y no hace ruido, aguas, pónganse vergas porque alguna maldad está tramando o haciendo.

A su servilleta le asusta ese silencio de esas voces críticas: ¡Peña culero, asesino, no más gasolinazos! ¿On tan?

Primero nos prometieron que el 1° de diciembre bajaría la gasolina, los defensores del cabecita de algodón dijeron que estaban pendejos los que entendieron eso, que la promesa fue que ya no iba a subir, después nos la escondieron y ahora nos la suben, y lo pior esas voces críticas tan bien calladitas.

CUANDO SE NECESITA DE SUS HUEVOS, ¿ON TAN?

La raza ya está hasta la chingada de que la Policía Michoacán se pase de huevos, tiro por viaje chingan y chingan sin respetar guachitos, damitas, morros, personas con capacidades diferentes; agarran parejo, hasta la forma de vestir es pretexto (para ellos) para detener a la raza.

El “motivo” es lo de menos pa’ levantar y desaparecer por horas o por días, robar, torturar y pus si se les pasan los putazos, mandar pal otro mundo a los detenidos, con “estrategias” culeras sembrando evidencias pa’ inventar delitos y poder chingarles lana; porque, aunque algunos de los acusados pudieran ser culpables, con las pinches madrizas que les atizan no logran llevarlos ante un Juez y salen como Juan por su cantón. Así se conducen en su mayoría los elementos de la poli Michoacán.

El abuso de la policía cada vez va en aumento y parece no tener límites. Ah, pero qué tal cuando se ocupa de sus “Huevos”, como en Chencho Morales, no intervinieron en el desmadre que se armó cuando unos supuestos delincuentes pretendían secuestrar a una menor, ni las narices asomaron pa’ levantar a los difuntos, nomás se quedaron de espectadores, como el tío Lolo, pendejos solos.

ENTRE MÁS LA CAGAN, MÁS LOS PREMIAN

Cuando cambiaron de región a Chuchito Flores, uno delos principales autores de abusos policiacos, quién por cierto a ojo de buen cubero cuenta con 35 quejas en Derechos Humanos y aproximadamente 15 denuncias, se pensó por un instante que lo investigarían para procesarlo por pasado de huevos, ¡pues nooo, ni madres!, sus mandos lo premiaron enviándolo como Coordinador de Regiones de la Secretaría de Seguridad Pública.

Unos dicen, diceeen, que es gente del Sub Secretario Carlos, otros más informados aseguran que quien lo protege es Juanito. Sepa la real chingada a qué santo se le encomienda, pero por más que la caga sigue bien pudiente.

Y es que ah jijo de la chingada, se avientan los polis cada informe de los supuestos hechos, que sólo un pendejo los cree. Recordará mi apreciable que la poli Michoacán se aventó en la capiruchis una historia bien jalada de los pelos cuando detuvieron a dos supuestos delincuentes; asegurando que uno se aventó de la troca y lo atropellaron y que el otro, del pinche enfrenón que se dio la patrulla cuando el otro se aventó, pues se dio un madrazo en la frente y se difuntió, así que los subieron vivos y en el trayecto se murieron.

 

DE LA NADA LOS MADREAN

Pero ¿Pa’ qué se va su servilleta tan lejos, si casos de abuso de poder es la constante? ¡Y documentados! Nos consta a usted y a Larry mi leitor, porque este medio le ha informado preciso y conciso del surradero que traen.

Cómo olvidar cuando Jessy, una damiux bien chambeadora y honrada se dirigía con su carnal a su chamba, a eso de las 3 am, ya que trabaja en una pollería, a la doña se le hizo fácil tomar una pequeña brecha en sentido contrario, cuando tómala que aparecen los policías, la bajan, la arrodillan y la madrean. Con disculpas como: “Ay, se nos pasó la mano”. Que estuvo mal irse en sentido contrario, Sí, pero no como para que la madrearan.

Qué me dice mi estimado del martirio que vivió una familia, nomás porque un morrito prendió unos cuetes, se llevaron al tío y lo madrearon, ¡pero señora madrina!. Cuando su familia va por él y lo ven golpeadísimo piden que lo certifiquen, razón por la que se arma el sanquintín y van pal bote todos.

También está el caso del don que por estacionarse en un lugar prohibido con su troca, que por cierto la llevaba a arreglar, lo que debió ser una infracción terminó en una madriza, y de no ser por el abogado del afectado, lo hacen pagar 10 mil pesotes de multa.

Mis antenitas de vinil detectaron que en la calle Artillería madrearon a otro morro y que los vecinos aseguraron que antes tenían miedo a los innombrables y hoy a la poli. Por las mismas fechas en Benedicto López tres elementos madrearon a una persona ya esposado y dentro de la patrulla. De igual manera por la calle José María Coss madrearon a un morro.

Y qué me dice del joven que se dirigía con su familia a echarse un taquito de carnitas en San Felipe y a causa de que alguien prendió un cuete, los polis se encabronaron, lo rasguñaron, lo jalaron, y si no es por los lugareños que intervinieron ante la injusticia lo madrean sin razón, y delante de su familia.

Cómo dejar de lado cuando elementos se presentaron a detener a un joven, rolándola de ministeriales, porque la abogada de una casa de empeño, Sandra M. C., les dijo que detuvieran a un trabajador. Donde se dieron cuenta que la cagaron de nuez, que primero se denuncia, se investiga y luego se detiene.

En la Policía Michoacán primero detienen, madrean y luego investigan, tal es el caso de dos jóvenes, Giovanni y Erick, quienes fueron interceptados en la carretera de Aputzio, a quienes desaparecieron cinco días, los golpearon y los dejaron en un paraje; nunca los presentaron ni en barandillas ni en la Fiscalía.

Por estas mismas fechas a un joven con capacidades diferentes lo putearon, lo acusaron de tirador de droga y halcón. A este pobre morro lo “desaparecieron” diez horas hasta que sus parientes hicieron pedo.

Le digo mi apreciable que se han pasado de tanates, como lo hicieron con una doña a quien tres veces le cayeron en su cantón, en una de esas acciones se la llevaron, la torturaron gacho y tuvo que pagar una multa de 200 mil pesotes al MP Federal, y a la fecha no sabe ni por qué. Pero como afirmó, viven ella y su familia con el mello.

Recientemente algunos elementos detuvieron en Tiquicheo a un don y su crío, así como a dos curiosos más, y aunque los vecinos del lugar afirman que el don detenido era buena persona, estaba siendo acusado de ser cuate de un innombrable, por lo que se lo llevaron al río y lo torturaron. Dicen, diceen que en la golpiza se les pasó la mano, aunque quienes lo golpearon aseguran que fue un infarto. ¡¿Quién chingaos no se va a infartar con esas madrizas?!

Interminables mi apreciable son los abusos cometidos por la poli Michoacán. Algunos casos como el reciente ultraje a una menor, hecho que, siente más gacho su servilleta narrarle, que estos ojetes haberlo cometido.

LE QUEDÓ GRANDE AL TACUCHE

Encima de que la cagan y la embarran se indignan y a través de redes sociales y por medio de perfiles falsos se auto defienden e insultan a los que exhiben sus ilimitados abusos.

Pero la neta del planeta el responsable de todo este cagadero es el Secretario de Seguridad Pública, Juanito Bernardo, quien se ha caracterizado por ser como el limón agrio, déspota y corrupto. Cuando aceptas un hueso y no tienes ni la puta idea de lo que vas a hacer, es doble corrupción.

Juanito Bernardo ha dejado claro que le vale madres la seguridad de los michoacanos, cuando ha permitido tanto abuso, desconoce de estrategias para brindar seguridad a los ciudadanos y para combatir la delincuencia. Da la impresión que sólo se preocupa y ocupa por capitalizarse con el huesito y chingar a quienes no entran en el área de corrupción que él marca.

Sin duda el Secretario de Seguridad Pública debe tener a su merced corruptos funcionarios, traicionando con esto al gobernador, quien le confió lo más sensible del estado: la seguridad. Funcionarios que entre más corruptos más ascienden, ya que son cambiados de región donde cagan el palo y los premian en otros lugares con huesos más grandes, pa’ que se reporten como dicen, diceeen que les gu$$ta.

La Directora de Comunicación Social, doña Yulieta, es con este tipo de funcionarios donde debe ponerse picuda, porque no es maquillando las situaciones ni tapándole el ojo al macho ante el gobernador que se van a solucionar. Pareciera que ya se le subieron los humos y anda medio mareada viendo enemigos donde no los hay, y protegiendo a quienes realmente dañan la imagen del estado y traicionan a Silvano.

NI CÓMO PEDIRLE PERAS AL OLMO

De veras que por donde le vea mi leitor Juanito ha permitido que sus elementos se caguen fuera de la nica, con decirle que ya son tres compañeros de su servilleta que han detenido elementos de dicha corporación.

A uno de ellos ya van dos ocasiones que por sus huevos lo detienen, nomás por no andar de tacuche, trajeado, pa’ darme a entender.

Con el propósito de cubrir la exclusiva en San Felipe, cuando alrededor de 30 comuneros enviados por la CNTE evitaban libre tránsito, llegaron los granaderos y va pa’ arriba el Kilo, por más que se identificó como reportero y explicó que él no era de los desmadrosos, les valió pura chingada. Y entre promesas de que ya lo soltarían, nomás se hacían güeyes y naranjas dulces, desde la mañana que se lo llevaron hasta por la noche lo regresaron. Este fue el segundo de mis compañeros detenidos, bueno ex compañero, porque con decirles que del pinche susto que le sacaron mejor dejó de chambear.

El tercero de mis compañeros detenido y esposado, fue por filmar cuando los polis se pasaban de huevos con un don.

Sin duda en los últimos meses la poli Michoacán se ha perfeccionado en abusar de la raza, dejando claro que desconocen la ley. Da la impresión que en vez de Polis son malandros, está claro que hace apenas unos años servían a los innombrables, pero ya supérenlo y si siguen traumados, ahuequen el ala.

La culpa no la tiene el indio, sino quien lo hace compadre. Urge que a Juanito Bernardo lo manden a descansar, o le den otro huesito donde no dañe a los ciudadanos con su incompetencia. Porque es en él en quien cae toda la responsabilidad del actuar de los elementos. A lo mejor no es “tan malo” nomás que no sabe. Ni cómo pedirle peras al olmo, pero si no fuera tan arrogante aceptaría que no sabe y se iría a tomar unos cursos, jodidamente los básicos, al fin le andan saliendo gratis en el IEESSPP.

Por cierto, mis antenitas de vinil detectaron que desde hace un chingo esa dirección la quiere pa’ una licenciada, amiga de una amiga de él, ¿cómo la ve desde ahí mi leitor?

Cada día que pasa las cosas son peor con la Policía Michoacán y lo malo es que no sólo el Secretario de Seguridad Pública se embarra de estiércol, le salpica gacho al gobernador, y si Silvano va a tener que solucionar los pedos que surgen en esta corporación. ¿Pa’ qué vergas lo quiere?

¡TODOS SOMOS NANDO!

Y aterrizando en el meollo de asunto de porque detuvieron y esposaron al tercero de mis compañeros. En días pasados Nando iba caminando por la calle Salazar, esquina con Lerdo de Tejada, cuando se percató que los elementos de Seguridad Pública se estaban pasando de huevos con un don, que equivocadamente conducía en sentido contrario.

Sin decir agua va, lo estaban bajando del auto de manera ojete, que por cierto no era de ZitácuaroYork, y lo pior, al bajarlo le arrebataron a su pequeño crío y lo esposaron. ¡Mamen, solo debieron levantarle una infracción, y tránsito! Pero nunca bajarlo de su carro, y mucho menos arrebatarle al morrito pa’ esposarlo. ¡Se cogieron la ley!

Al ver esta injusticia calienta, cómo no. Y así como es mi compa, pues cuestionó a los polis: ¿cuáles eran los protocolos que estaban siguiendo para actuar de esa manera? No contaban con la astucia de Nando y claro está, mucho menos con su presencia, ya la habían cagado los elementos, pero todavía la embarran al quitarle el celular a mi compañero y esposarlo, por andar de “metiche” y no dejar que se pasaran de tanates con un indefenso don.

Ese fue el pecado de Nando, indignarse ante una injusticia, por tal motivo mi apreciable, el reportero de este medio, contando con el respaldo de todos los que aquí chambeamos (¡Todos Somos Nando!), puso su queja en Derechos Humanos, pero ¡tómala Barrabas!, cuando fue por su copia resultó que él también tenía quejas por parte de los elementos.

¡Ah caray! Ahora resulta que los patos les tiran a las escopetas, pero dicen, diceeen que los flamantes representantes de Derechos Humanos en especial Doña Juli, que siente que los peditos le huelen a cempoalxochitl, o sea a cempasuchil, fue quien les dio el pitazo y les sugirió que hicieran lo mismo pa’ equilibrar el pedo, y no es la primera vez que se sabe que en la CEDH regional actúan así.

 

Y me despido con esta frase de la sabiduría huasteca: “Cuando uno está muerto uno no sabe que está muerto, los demás sí lo saben y ellos son los que sufren. Lo mismo pasa cuando uno es pendejo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *