¡Michoacán, incierto! Rompió el Papa, con la burbuja que muy sigilosamente el gobierno federal le había construido en torno a su visita y recorrido por la Ciudad de México; durante su misa que se celebró en la Basílica de Guadalupe, Francisco, dejo sentir su rechazo a la “opacidad, al secretismo, a la simulación y la exclusión”

“Todos somos necesarios” señalaba el Santo Padre, como un mensaje lapidario para quienes han lucrado, excluido y denostado a quienes “no están a la altura de las circunstancias” y por ello no fueron tomados en cuenta para asistir a los “selectos eventos”  o que incluso fueron y serán debidamente acomodados muy fuera del alcance y del contacto de quien consideran el portador de la palabra de Dios.

También dirigió su mensaje hacia dos sectores igualmente golpeados por las políticas económicas deshumanizantes, que se imponen a los gobiernos del mundo con la dolorosa complicidad de los Congresos Locales. “El santuario de Dios es la vida de sus hijos, de todos y en todas sus condiciones, especialmente de los jóvenes sin futuro expuestos a un sinfín de situaciones dolorosas, riesgosas, y la de los ancianos sin reconocimiento, olvidados en tantos rincones.

En un país como el nuestro en el que los “iletrados” se cuentan por millones, abonando esta ceguera intelectual para que la desesperanza, el abandono y la impotencia que estos viven diariamente no tenga respuesta a su diario clamor ¿qué puedo aportar yo si no soy un letrado? “Miramos a la madre con ojos que dicen: son tantas la situaciones que nos quitan la fuerza, que hacen sentir que no hay espacio para la esperanza, para el cambio, para la transformación”

México vivió por décadas sumido en la desinformación que abonó para que desde el poder se cometieran infinidad de abusos que mermaron profundamente la credibilidad de las instituciones e incluso socavaron las bases de la propia familia mexicana, pilar indiscutible hoy desquebrajado de Estado Mexicano.

Esa desinformación coludida con los políticos, ha venido a colapsar también nuestros recursos naturales, en esa parte el Sumo Pontífice, fue muy claro “México es un gran país. Bendecido con abundantes recursos naturales y una enorme biodiversidad que se extiende a lo largo de todo su vasto territorio “No se  si esa “bendición” sirva de algo para que los políticos depredadores, sientan temor de seguir destruyendo un tierra bendecida por Dios”

Callar sería perdonar a quienes no sienten “temor de Dios” y cometen bestiales aberraciones con la ley en la mano, callar sería mantenernos en esa complicidad que por rato aceptamos por conveniencia pero olvidando que ese silencio pronto cobijaría nuestras propias calamidades y nadie diría nada.

El patrimonio de México somos todos los que habitamos esta nación, lamentablemente no nos hemos valorado debidamente, vivimos en una constante cascada de fracasos de índole político y económico que nos los hacen cargar igual que una pesada cruz y eso nos impide estimularnos y cuidarnos.

 

 

https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2016/01/el-despertar.jpg?fit=800%2C534https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2016/01/el-despertar.jpg?resize=150%2C150Arturo BravoOpiniónTitulares
¡Michoacán, incierto! Rompió el Papa, con la burbuja que muy sigilosamente el gobierno federal le había construido en torno a su visita y recorrido por la Ciudad de México; durante su misa que se celebró en la Basílica de Guadalupe, Francisco, dejo sentir su rechazo a la “opacidad, al...