Agustín García Celis

En estos días la sociedad celebra solemnemente la memoria de la vida de Jesús de Nazaret, un acontecimiento que ha marcado nuestros días, a lo largo de la historia de la humanidad y la muestra es que ubicamos los acontecimientos a partir de un antes o un después de la vida de Jesús.

Para muchos la vida de Jesús significa todo, todo en el aspecto de que se han atrevido a donar su vida por la predicación del evangelio, que se esfuerzan por vivir conforme a las enseñanzas que Él nos dejó, y consagraron sus vidas a Jesús en un acto de donación total.

Para otros es un acontecimiento que permite hacer un alto en su vida, que les da unos días para descansar y visitar a sus seres queridos. Aun para los que dicen que no creen en esta doctrina se ven beneficiados y aprovechan estos días para el comercio y otros para ir de vacaciones.

¿Pero qué significa el acontecimiento de Cristo Jesús, en un sepulcro vacío? La resurrección de Cristo significa que los hombres son justificados ante Dios, justificados porque su manera de actuar o de vivir no va conforme a la enseñanza de Dios, la resurrección confirma que Dios aceptó el Sacrificio de su propia vida para rescatar la nuestra.

La resurrección de Cristo nos demuestra que el venció la muerte. La muerte es el enemigo de la humanidad y el castigo justo por los pecados de cada uno de nosotros, pero que Jesús demuestra que su naturaleza es más fuerte que el mismo aguijón de la muerte y así nos rescata a todos para una vida de eternidad.

La resurrección del Hijo de Dios, significa que todo el que cree en Él también resucitará para la eternidad y que la muerte sólo será el paso de este mundo, porque ya hemos sido justificados por la fe en Jesús.

Por también, el acontecimiento de la resurrección nos confirma lo que ya había sido anunciado por los profetas y lo podemos corroborar en las Sagradas Escrituras, en diferentes textos que corresponden a diferentes autores y a diferentes tiempos. Ya la Sagrada Escritura nos anunciaba tan grande y excelente acontecimiento.

En la resurrección de Cristo confirmamos la verdad del Evangelio, que es la palabra del mismo Resucitado. Es una acción tan estupenda, que conforta la vida de los hombres, porque Jesús lo dijo y lo cumplió en la resurrección, y por lo tanto, si la resurrección fue promesa para los hombres, también lo cumplirá en nosotros cuando seamos llamados.

La resurrección de Cristo, nos confirma que Él es el Hijo de Dios, y que a pesar de que muchos nieguen su divinidad, Él se levanta fuerte, libre, santo y más justo que nunca. El contemplar al Cristo resucitado, vemos un signo de la verdad plena.

Para los que creen, la resurrección de Cristo significa renovarse, renovar la vida, sentimientos y proyectos. Este acontecimiento es un llamado a descubrir el potencial de Dios, que ha depositado dentro de nosotros y que, aunque seamos como vasijas de barro, frágiles; Él sigue insistiendo en renovarnos, llenándonos de una vida nueva en el Espíritu Santo. De aquí el que Dios vea la necesidad de hacerse presente siempre en la vida de los hombre, para renovar sus fuerzas, sus esperanzas y darle sentido a la existencia humana.

https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/05/H.jpg?fit=600%2C397https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/05/H.jpg?resize=150%2C150Redacción / El DespertarOpinión
Agustín García Celis En estos días la sociedad celebra solemnemente la memoria de la vida de Jesús de Nazaret, un acontecimiento que ha marcado nuestros días, a lo largo de la historia de la humanidad y la muestra es que ubicamos los acontecimientos a partir de un antes o un...