EL ESTADO FALLIDO QUE SUPONE LA DEMOCRACIA EN MÉJICO

POR: JOSÉ SALATIEL ARROYO BENÍTEZ

FB: Olivier Salatiel Arroyo Btz

»El patriotismo es una herramienta de adoctrinamiento que usan las élites para subyugar de forma inconsciente al pueblo. Nos crean personajes y eventos que servirán de ejemplos a seguir que, cuyo fin, es limitar el pensamiento social e intelectual de los individuos, creando un sentimiento de nacionalismo.»

Mi estimado lector, alguna vez se ha preguntado ¿Qué es la democracia? Vista desde la definición etimológica de la palabra »Demos» = Pueblo y »Kratos» = Poder, la cual se puede definir como »El Poder del Pueblo». Este término fue acuñado por primera vez en la Antigua Grecia, para ser más específico, en Atenas; sin embargo, los únicos que podrían elegir a sus gobernantes eran las élites, en las que se encontraban las familias poderosas, comerciantes, los intelectuales, militares y algunos miembros selectos de la población, dejando de lado a las mujeres, esclavos y a extranjeros radicados en el espacio territorial.

La democracia ha tenido bastantes transiciones importantes, que datan del el Siglo XIX y todo el S. XX. Existieron luchas por integrar a otro tipo de pobladores para que tuvieran el derecho de elegir a sus representantes, como el caso de las mujeres, cuya lucha social amerita uno de los logros más importantes: Que fueran consideradas en la toma de elecciones.

En México, la democracia fue un parteaguas muy importante desde la Reforma Juarista hasta nuestros días, pero, ¿Realmente el territorio estaba listo para esta ejecución de poder popular? Para responder esto, me voy a ver en la necesidad de acercarme y hablar de la época contemporánea y sí, me voy a remitir a una de las fuerzas políticas y sociales más importantes que tuvo la nación en el siglo pasado, exacto, hablo del Partido Revolucionario Institucional.

El Partido Nacional Revolucionario (PNR) fue fundado por Plutarco Elías Calles, luego tuvo su primera transformación al Partido de la Revolución Mexicana (PRM), mientras se encontraba en la presidencia el General Cárdenas y su última transición fue en 1946, donde obtuvo el nombre que posee hasta la actualidad. A groso modo, el partido en mención afianzó su poder político dentro de los grupos populistas, así como en clases medias y bajas de la población, donde logró su poder político y consiguió adeptos en todos los rubros de la sociedad, mientras usaba bajas artimañas para perpetuarse en el poder. Fue gracias al PRI, que la ciudadanía se acostumbró a los programas de asistencia social, bajo sus mandatos el pueblo buscaba que el Estado solucionara sus penurias, tanto económicas como sociales.

Después de mi introducción, paso a la parte clímax de mi texto y reformularé mi pregunta, ¿Por qué la democracia no ha servido en Méjico? Este fenómeno no es algo solamente nacional, es una característica de América Latina. No sólo el país padece de esta enfermedad, la mayoría de los países de habla hispana en América lo poseen y es que, desgraciadamente, la corrupción va muy de la mano con la pobreza y la pobreza crea ignorancia. Pobreza, Corrupción e Ignorancia se convierten en la Santísima Trinidad de los pecados que envuelven a los latinos; sin embargo, voy a hablar meramente de la condición de los Estados Unidos Mexicanos, ya que el triángulo vicioso es disímil y posee diferentes expresiones en cada una de las naciones de Latinoamérica.

En México, cuando llega el PRI al poder, se buscaba unificar a una nación fragmentada, uno de los mecanismos más importantes que usó para disciplinar a la Nación, fue la Historia. Esta noble herramienta la transformó a su conveniencia para crear figuras de alabanza en una primera instancia, mientras creaba doctrinas al reinventarla. De esta forma, al santificar determinados personajes, se creaba un sentimiento de orgullo patriótico y un respeto obligado a las manifestaciones culturales, sociales y nacionalistas.

En un segundo rubro, se dio una total apertura a la creación de programas sociales y paternalistas para satisfacer las necesidades primarias de la población, creando individuos que lentamente se volverían parásitos. Desgraciadamente, la mayoría de estos proyectos van dirigidos a las clases más menesterosas de la población, aquellas que poseen una pobreza tanto intelectual como cultural y económica, convirtiéndose en la masa social que vemos hasta fechas recientes.

Lo mencionado con anterioridad, se fue impregnando de generación en generación, en el pensamiento colectivo de las clases medias mexicanas y suavemente se convirtieron en doctrinas que se alimentaron de la corrupción, prevaleciente en la cultura de los pobladores de México, creando entes de pensamiento hermético que se alimentan y se revuelcan en la ignorancia, tal como si fueran coprófagos.

Actualmente, el mejicano promedio es un ente ignorante e iluso, si en tiempos posteriores los medios masivos de comunicación estaban siendo manipulados por las élites, en nuestros tiempos modernos, la época de la tecnología, las fake news o noticias falsas, rondan por plataformas como Fb o Twitter, bombardeando a los pobladores de información de dudosa procedencia; así mismo, la falta de análisis crítico causada por la ignorancia de las clases medias, se ve reflejado en las urnas de elecciones populares.

Vaya, no me voy lejos, nuestro ilustre regente sigue usando las mismas artimañas del partido que lo vio nacer (PRI) para adoctrinar al pueblo, mientras usa su ignorancia para crear individuos faltos de inteligencia, que lo seguirán mientras éste continúe realizando acciones que »favorezcan» al pueblo y mientras las clases más jodidas de la población están buscando que el presidente se »chingue» a las élites para sentirse a gusto consigo mismas, estos aplauden dichas acciones y continúan viviendo en la misma miseria cultural, económica e intelectual de la que han sido partícipes los últimos 100 años.

La democracia no sirve en Méjico, no sirve porque el grueso de la población es iletrada e ignorante, mientras busca que el Estado le soluciones sus problemas está al pendiente de que el ya mencionado derribe a las clases altas, hasta parece envidia que el mejicano no soporta que otros de sus misma clase sobresalgan y este en un fenómeno que ya venía advirtiendo Ortega y Gasset en »La Rebelión de las Masas», de esa misma forma, en el imaginario del mejicano se encuentra la capacidad de censurar y atacar todo aquello que atente contra su sistema de creencias, aunque se le restriegue la verdad en la cara, continuará arraigado en su hermetismo y, gracias a este hermetismo cultural, llegan entes fatuos al poder (como nuestro »Cabecita de Algodón») y usan la cultura de masa para atraer adeptos, porque usan la ignorancia como un arma para su conveniencia.

La democracia no existe en Méjico, lo que vemos es sólo un ejercicio de oclocracia, ya que la muchedumbre ejerce opiniones con sustentos carentes de objetividad. Aunado a esto, las supuestas consultas »ciudadanas», que tal pareciera que son dirigidas a las clases más adiestradas de la población, aquellas que no poseen una memoria histórica y que, se percibe, olvidaron que Bejarano robó dinero o que Barlett no hizo un aquel famoso fraude electoral y que, actualmente, ambos son peces gordos en MORENA.

La democracia es la forma de gobierno en la que las clases elitistas y gobernantes le hacen creer a la muchedumbre que su opinión cuenta para ellos, pero en realidad solo usan a las masas sociales como objetos para perpetuarse en el Poder. Por eso, en palabras de Joseph de Maistre »Cada pueblo o nación tiene el gobierno que se merece».

(La imagen es una alegroría de México en la actualidad. La representación de como la clase política devora a las clases medias. Cortesía de la banda de Metal mexicano War Kabinett, tomado de su disco Made in México del año 2011)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *