El reloj del apocalipsis (Despertar de la tierra)

El reloj del apocalipsis

¿Son los tiempos del fin del mundo? Dentro de la subjetividad del ser humano, en su lógica de ser común dice que el fin del mundo es el día cuando el individuo se muere, sin embargo, el fin del mundo se considera cuando existe un cataclismo o una serie de eventos que destruyen la mayor parte de la vida, estos sucesos los científicos lo han registrado en un par de eventos, cuando desaparecieron la Atlántida y la Lemuria, que eran humanidades establecidas en continentes que en su momento tenían su propia estructura, el apocalipsis pronosticado para fechas no muy lejanas harán que nuevamente los continentes se conformen de distinta manera, el mundo en sí no desaparecerá, solamente morirán las dos terceras partes de la población, volveremos a reiniciar el ciclo de nacimiento, crecimiento y muerte de la nueva sociedad, el tiempo de la sociedad actual, del hombre actual está llegando a su fin, y llegará solamente si las predicciones, los designios y los signos que tenemos se cumplen, el hombre está viviendo una era demasiado complicada y rápida, los días parecen competir contra ellos mismos por terminarse, desaparecen, mueren y nacen con una celeridad antes no sentida, el paso de un año es muy raudo, el hombre común, la inefable muchedumbre no lo percibe en su justa dimensión, si solo se parara un momento y reflexionara se daría cuenta, algunos científicos lanzan señales al aire esperando que lo tomen los cautos, los que entiendan de señales, y para que la mayoría de la población se enterara del piso que pisan, crearon medios simples para difundir dichas señales, por ello en 1974 fue creado un objeto virtual llamado el reloj del Apocalipsis, es simbólico, con la intención de representar que tan cerca estamos del fin del mundo a consecuencia de las acciones del hombre,  fue creado por la junta directiva del Boletín de Científicos Atómicos, editado por primera vez en 1945, publicación académica dirigida al público en general, que trata temas relativos a la supervivencia de la humanidad ante factores que le sean amenaza para esa supervivencia, como el cambio climático, las tecnologías emergentes y enfermedades, las manecillas están paradas en las 23:58 horas, a dos minutos del fin del mundo debido a que la amenaza más fuerte sigue siendo una guerra nuclear.

Los miembros del grupo en su reunión anual, coincidieron en mantener el reloj en las 23:58, expresaron su grave preocupación por los riesgos de la guerra nuclear, incluida la posibilidad de que países entren en conflagración de ese tipo, la única vez que se estuvo cerca del fin del mundo según los científicos fue en 1953, cuando los Estados Unidos y la Unión soviética probaron sus bombas de hidrógeno. La anterior evaluación se realizó en 2007, allí se integró la variable cambio climático al reloj, y el gobernador de California Jerry Brown, hace una alegoría referente a la situación, señalando que el mundo es como el Titanic, que no ve el iceberg al frente por estar disfrutando la comida y la música dentro del salón.

Los científicos están preocupados por encontrar la fórmula que nos ayude a revertir la teoría del día final, y saben que la complicación está en la subjetividad del razonamiento pobre del individuo colectivo, pues este último no tiene interés en modificar su patrones de conducta, no le es cómodo, por lo tanto no es factible, eso ayuda a que sus gobernantes decidan la vida o muerte de sus gobernados, por inacción o por acción directa. Mientras los científicos están lanzando las luces rojas de la alerta del fin de esta era, la tierra también se esfuerza en darnos señales del mismo fin, y el comportamiento de todos los seres vivos está relacionado o ligado entre sí, deberíamos de sentir la misma urgencia de la tierra. Estamos en el punto álgido de la intersección entre las teorías científicas, las conspiracionales y las profecías, en este punto todos coinciden que son los tiempos del fin de mundo, comentábamos que no es que el mundo físico vaya a desaparecer, es solamente el cambio en la estructura de la tierra que la va  a hacer una nueva tierra sobre la misma, una cara renovada, los científicos con el reloj del Apocalipsis señalan un inminente fin y lo explican de la manera racional como la conocen y creen que la podríamos entender, y explican que podría deberse a una guerra nuclear, o al efecto del cambio climático, teorías que podríamos soportar sin chistar y sentirnos culpables al final del destino fatídico de la sociedad en esta tierra, pues el cambio climático está siendo provocado principalmente por la acción del hombre contra el mismo hombre y contra los seres vivos, eso no quiere decir que no seamos culpables en mayor parte de nuestro devenir, ¡lo somos! aunque existan factores externos a la tierra que influyen en el comportamiento inusual de la tierra actualmente, somos los principales autores y destructores de nosotros mismo y de nuestro entorno. La tierra está teniendo reacciones extremas muy consecuentes, cada vez más constantes y más fatídicas para el hombre, y el hombre está siendo tratado como la rana en la fábula de la rana hervida, estamos tan cómodos en nuestro estilo de vida, que poco nos importa cómo se comporte la tierra, y aunque nos importe si algunas personas mueren, en todas partes se mueren, es el destino del hombre, y como somos muchos millones de personas habitando esta misma tierra, ni se notan si desaparecen, pronto alguna otra persona ocupará el espacio vacío, ¿Qué pasará cuando los fenómenos se magnifiquen tanto que las muertes nos lleguen a los pies? Cuando se mueran millones y no cientos como ahora, ¿Diremos lo mismo? ¿Es solo la mala suerte de esas personas, que les tocó estar en el lado equivocado del planeta?, tendrán razón o no, los sucesos se están acumulando muy rápidamente, la tierra está modificando su comportamiento y este comportamiento ya está siendo muy inusual, a partir del 2012, fecha en la que los mayas registraron el cambio de era, no el fin del mundo, empezaron a manifestarse muchos fenómenos naturales, como: explosiones de volcanes, huracanes, temblores, heladas,  e inundaciones, y día con día se están rompiendo los records en aparición y fuerza estos fenómenos, esta semana que termina junto con la anterior fueron particularmente especiales, pues se sucedieron fenómenos naturales con bastante prolijidad, en casi todo el mundo, principalmente en el anillo de fuego; erupción o movimientos inusuales de volcanes como el Popocatépetl,  el de Colima, estos en México, tres en Guatemala, El de Fuego, Santiaguito y Pacaya, el Masaya en Nicaragua, el Turrialba en Costa Rica, el Reventador en Ecuador, el Sabancaya en Perú, el Planchón y el Nevado de Chillán en Chile, el Erebos en la Antártida, más los grandes de Indonesia y Filipinas, los de Kamtchatka, en áfrica el Nyiragongo en Ruanda y el Erta Ale de Etiopia y el Etna y Estrómboli en Europa,; en este mismo período de escasa semana y media han sucedido múltiples temblores, siendo la zona de Colombia, Chile, Ecuador y México los que presentaron mayor actividad, lo mismo pasa en Indonesia y Japón, los Colombianos principalmente están preocupados por la cantidad e intensidad de los temblores que han tenido, pues ellos no habían tenido ese tipo de experiencias que sí suceden en México, Japón o Indonesia, esa situación los llevó a lanzar una débil llamada de auxilio al mundo, señalando que algo no estaba bien, que algo sucedía en su territorio, que no se sabía de tantos movimientos en tan poco tiempo, situación como ya dijimos si sucede en México, principalmente en Oaxaca o Chiapas, zona con mayor cantidad de temblores en el continente americano. En México recientemente se han sumado a los temblores otros fenómenos no tan comunes ni por las fechas, ni por los lugares donde suceden, por ejemplo en las costas de Quintana Roo en el caribe Mexicano después de la tromba de hace unos días, el 10 de Enero de 2019 en Isla Mujeres, esta semana el 29 de Enero de 2019 sucedió otro fenómeno, llamando “norte” producto del frente frío 31, que produjo una vaguada que les sacudió e inundó parte de la isla Holbox y dejó frío y lluvias inusuales en la zona, en el mismo Caribe, el mismo 29 de enero, en la isla del Cuba se produjo un fuerte tornado que provocó cuatro muertes y múltiples daños, en Cuba, donde no son comunes estos fenómenos, todos estos eventos aunados al derretimiento de los glaciares en polo norte y polo sur, así como el desplazamiento de los polos magnéticos, nos señala que la tierra está sufriendo un cambio drástico y que el hombre va a sufrir bastante por ello, las teorías conspiracionales señalan que la llegada del planeta X a nuestro sistema solar está generando una reacción magnética que produce los movimientos geográficos en la tierra, como el mismo desplazamiento de los polos magnéticos y los eventos climatológicos, pues ejerce atracción al núcleo de hierro de la tierra y conforme se acerque más provocará cataclismos más devastadores, los conspiradores señalan que la NASA y prácticamente todos los observatorios conocen ya la ubicación y trayectoria del planeta X, pero no tienen autorizado difundir información para evitar que la población entre en pánico, si esto realmente sucediera, se confirmaría que La Atlántida y Lemuria desaparecieron en un ciclo como esté que según los conspiracionistas dura 3600 años, tiempo que tarda en hacer su elíptica el planeta X, que podría no solo tratarse de un planeta, sino de otro sistema solar que interactúa con el nuestro, esto permite la continuidad de la vida, pues acaba con la mayor parte de la vida conocida en la tierra, pues cuando el ciclo del planeta X se retira, solo habrán sobrevivido los más aptos y listos para reiniciar la siguiente raza, o continuar con la vida en la tierra, pues si estos ciclos  no existieran, la tierra podría desaparecer como consecuencia de los actos egocéntricos del hombre de destruir la tierra para su “beneficio”.

La teoría conspiracional del cambio de ejes de la tierra, es la probable situación que le sucedió a la Lemuria y a la Atlántida coincide pues con las señales que los científicos están reportando y coincide también con lo que las profecías señalan, por ejemplo; en el apocalipsis de San Juan, se señala que existirá un gran terremoto, que sucederá después de la apertura del quinto sello y dice: Este terremoto será tan terrible que “cada monte” y “cada isla” será sacudido y cambiado de posición (Apo. 6:14). Así, si la tierra cambia de eje, cada monte, cada isla será sacudido y cambiado de posición, se están encontrando estas tres fuentes de información veraz o no en un mismo punto, las tres visiones están llegando a un punto de no inflexión, las tres coinciden en el final de esta era, la poda del hombre y seres vivos viciados está empezando, y se mostró a partir de 2012 y pronto estas teorías no tendrán más que una sola directriz, así que debemos ir revisando las posibles pistas que nos señalan los adelantados, para mitigar el cambio, existen canales de información que ya han propuesto mapas de la nueva tierra, mapas donde estarán las nuevas tierras que emergerán, y las nuevas tierras que quedarán después de pasado el final, allí se observan las tierras que se inundarán y tierras que seguirán secas, mientras el eje magnético de la tierra se siga moviendo hacía Siberia, podríamos tener un panorama más o menos adecuado de a dónde dirigir nuestros pasos, falta que identifiquemos la abscisa en el ecuador, el cual desaparecerá tal y como lo conocemos, para formar los nuevos trópicos; ¿Emergerán nuevas tierras en los nuevos trópicos? ¿Hacia dónde dirigir nuestros pasos?, la interrogante sigue en el aire mientras tanto lo más congruente es estar informados y evitar los lugares de riesgo.

Los sismos que no paran.

En nuestro país, los sismos se siguen sucediendo ininterrumpidamente, seguimos con el record de 15 temblores con intensidades mayores a 4 grados, siendo Oaxaca el que presenta la mayor concentración con 11, y sigue siendo la costa del pacífico la que presenta mayor intensidad de movimientos, junto con Oaxaca está Guerrero, Chiapas, Michoacán, Colima y las costas de Sinaloa. En el continente americano, Colombia y chile son los países que presentan mayor cantidad de movimientos sísmicos con intensidades mayores a 4 grados, la semana que está pasando fueron más 6 sismos seguidos en 28 de Enero de 2019, sucesos que movieron las alarmas del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *