el teléfono celular toda una adicción (a raja madre)

Es alarmante ver como los seres humanos nos dejamos arrastrar por los adelantos de la tecnología.

En estos tiempos todo mundo dependemos del cabrón celular, importándonos madre nuestras obligaciones. Así también hemos llegado al grado de ignorar a nuestros seres queridos, ya que nos mantenemos embobados en el whats ap.

 Ya no tenemos tiempo para platicar con nuestra pareja, no hay tiempo de escuchar a los hijos, nos vale madre si hicieron tarea o no. Para las mujeres es más complicado, ya que a la hora de la comida lo mejor es salir corriendo y comprar comida hecha, porque el cabrón celular le quito el tiempo a la señora, y para ella ahora es más importante estar chateando con la comadre o con sancho.

Ya se nos olvidó que el teléfono celular en su inicio fue inventado exclusivamente para recibir y hacer llamadas, pero al paso del tiempo se le fueron agregando un chingo de cosas para poder tenernos cautivos y enajenados.

La terrible adicción al celular nos ha perjudicado, dejando al lado las cosas que verdaderamente valen la pena, como platicar con nuestros hijos y poder darnos cuenta de sus problemas e inquietudes; darles amor y comprensión, antes de que amigos les den lo que nosotros como padres no les quisimos dar, por estar pegados al cabrón celular.

Los amigos suplen el cariño y comprensión que nosotros no les damos, proporcionándoles droga. NO LO PERMITAMOS.

Vamos a salvar a nuestra familia, usando sólo el celular para lo que verdaderamente ocupamos y vamos a superar ese enorme problema aceptando que somos adictos en grado superlativo al cabrón celular

Ya dije y duélale a quien le duela. Me vale madre ¡!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *