POR: LUIS FELIPE ESTRADA JACOBO
En México hay 2 países distintos
Los políticos dividen al país en dos: uno, el país para ellos cuenta con un servicio de seguridad completa, un buen servicio médico y un flamante y costoso servicio educativo para sus hijos.

El otro país es para el pueblo, en donde los jodidos nos chingamos sin contar con una verdadera seguridad pública, nos rechingamos con un servicio médico de quinta, ya sea el seguro social o el llamado seguro popular, el cual ni es seguro y menos popular; y los hijos del pueblo también se chingan, yendo a las escuelas de gobierno.

Lo cierto, es que el gobierno construye varias escuelas en todo lo largo y ancho del país, pero quisiéramos ver en esas escuelas a los hijos de los funcionarios públicos y políticos.
Quisiéramos ver a los altos funcionarios llevando a sus hijos y esposas a consulta en el seguro social o que lleven a su esposa para que dé a luz en el hospital de la mujer, ¡Ni madre! Toda la familia de los elegidos se atiende en clínicas particulares muy caras y por cierto, se paga con dinero de nuestros impuestos.

Es tiempo de recapacitar al elegir a un gobernante, no hay que escoger un gobierno que nos ayude, ya que el gobierno no está para ayudar, el gobierno está para crear las condiciones para que los ciudadanos podamos trabajar; crear las condiciones para que nuestros hijos puedan estudiar; condiciones para que podamos aspirar a tener una vivienda digna y buena salud, pero con el producto de nuestro trabajo. Si el gobierno nos ayuda con dadivas, entonces siempre viviremos pobres y esclavizados al sistema en turno.
En México no existe la palabra pobreza en el círculo de los políticos, ya que, si se habla de un político pobre, entonces ese güey es y será un pobre político.

Ese país de los elegidos por el pueblo es la cueva de Ali Baba cuyo director es el rey midas. En ese lugar todos se hacen ricos, saqueando al otro país de los pendejos que todo les permitimos.

Los mexicanos tenemos la obligación de exigirles a los políticos y funcionarios públicos que le sirvan al pueblo y no a que se sirvan del pueblo, dejemos de aplaudirlos y agradecerles cuando entregan una obra terminada, ya que para eso les pagamos, para que trabajen en beneficio del pueblo.

Dejemos de acudir como acarreados a tal o cual mitin sólo por la pinche torta y el refresco
que nos dan, esos políticos y funcionarios públicos se convierten en fabrica de pobres, ya que siempre nos conformamos con lo que nos dan. ¡SE ACABO!, mandémoslos a la chingada y vamos a exigir lo que tenemos derecho para vivir mejor.
ESAS SI SON CHINGADERAS
Entre las más de mil pendejadas que se les ocurrieron a las autoridades de tránsito, está ésta, que es la más chingona: se obliga a los conductores de automotores a usar el cinturón de seguridad, ya que con eso se le protege su vida en caso de accidentes.
Aquí cabe la pregunta ¿Porque solamente se obliga al conductor para que use el cinturón de seguridad y no así al resto de personas que viajan a bordo del auto, camión de pasajeros, combis colectivas y microbuses? ¿Acaso a las autoridades de tránsito les importa más la vida de los conductores que la del resto de personas que van a bordo de las unidades? Más bien han de pensar que con el cinturón de seguridad puesto, los conductores manejan mejor.

¡Ha! Pero este estricto reglamento se formó exclusivamente para chingar al ciudadano común, ya que deja exentos a quienes conducen vehículos oficiales, como patrullas y camionetas de altos funcionarios.
OTRA MÁS CHINGONA
Memo valencia renuncia a su movimiento social
Don Guillermo Valencia, luchador social que luchó incansable en contra de los delincuentes, se ve obligado a renunciar a su movimiento de protección a la sociedad michoacana ante las amenazas vertidas por el presidente municipal de Morelia, Raúl Morón.
Tal parece que a las autoridades municipales no les conviene que un hombre de la sociedad civil se vista de héroe, haciendo el trabajo que los cuerpos policiacos no han podido o no han querido hacer y que durante mucho tiempo realizó Memo Valencia y con la captura de varios delincuentes pone en total evidencia la incapacidad policiaca.

Cuando los organismos encargados de brindar seguridad a su pueblo no lo hacen o simplemente les importa una madre, entonces es la sociedad quien tiene que tomar la justicia en sus manos, con el fin de proteger a sus familias y sus bienes.

No dudo ni tantito de que en los cuerpos policiacos existen buenos policías, lo grave, es que los mandos son tomados de la calle y por lo tanto carecen de los conocimientos básicos para el manejo policiaco y así se les ayuda, valiéndole madre al munícipe en turno si su policía funciona o no.

Las corporaciones policiacas deberían ser manejadas por verdaderos policías, hechos con cincel y marro, formados en el campo del trabajo policial y no por disque diplomados en tal o cual país o simplemente egresados de la pinche academia, la cual solo sirve para 10 cosas: para nada, para nada, para nada y para 7 chingadas.

Algunos munícipes piensan que un buen abogado pudiera ser un buen jefe de policía ¡Que no chinguen! Más bien pudiera ser un muy buen asesor jurídico del director policiaco.

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/03/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2-1.jpg?fit=449%2C300https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/03/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2-1.jpg?resize=150%2C150Redacción / El DespertarOpinión
POR: LUIS FELIPE ESTRADA JACOBO En México hay 2 países distintos Los políticos dividen al país en dos: uno, el país para ellos cuenta con un servicio de seguridad completa, un buen servicio médico y un flamante y costoso servicio educativo para sus hijos. El otro país es para el pueblo, en...