El medio ambiente y la formación de núcleos de población generan sus peculiares medios de sustentabilidad y crecimiento, al hacer uso de los factores de la producción, de manera exclusiva o particular.

Si bien es un anhelo de todo hombre contar con la riqueza suficiente para poder acceder a un nivel que garantice el goce de prestaciones sociales, como lo son el alimento, la vivienda y el abrigo, para él y para su familia. Este mismo anhelo o tarea indiscutible debe ser el de un buen gobierno, formando así una región próspera, equitativa y no un reducido grupo de la sociedad como receptor de los beneficios de las oportunidades de crecimiento e inversión, formando de esta manera un pueblo próspero o rico en términos de suficiencia económica para abastecer sus requerimientos de supervivencia y salud, que garanticen la convivencia armónica con los demás miembros de la sociedad.

Nos referimos a los factores de la producción como peculiares de la región en cuestión, pues en cada una se adecuan a las condiciones geográficas, climatológicas y productoras que vienen a formar el factor TIERRA, la laboriosidad y destreza manual y física, así como el desarrollo intelectual y la explotación de estos recursos nos determina el factor TRABAJO, factores abundantes en todo grupo social y el complemento de estos para poder transformar los recursos mediante diferentes o diversos procesos es el CAPITAL, el cual no se encuentra de manera natural, como los otros dos, pues este se tiene que formar o generar.

 

El CAPITAL se identifica con la riqueza y esta como una acumulación del otro y en términos coloquiales como la acumulación de dinero, bienes o factorías; pero su dependencia de los otros dos factores es absoluta, ya que el dinero no sirve de nada si no hay nada que adquirir o productos ofertados, al igual que no resuelve ninguna necesidad si no hay alguien que desempeñe la tarea de elaborar el producto o servicio requerido y esto es por resultado el equilibrio de los tres factores y porque la naturaleza de este no se da de manera natural como los otros, sino como un excedente  en el correcto uso de los dos primeros factores.

 

Este excedente lo podemos denominar como riqueza, que cuando han sido remunerados correctamente los factores de la producción, da como resultante una sociedad próspera  e igualitaria, garante de recibir y disfrutar los servicios de salud, vivienda, educación y alimentación indispensables para garantizar la sustentación y perpetuidad de la sociedad misma, por lo que debemos encontrar ese equilibrio entre los factores de la producción.

 

Así, al encontrar cadenas de producción integradas a las capacidades regionales, formaran empresas verticalmente integradas, que generen trabajo y formación de capital o riqueza.

El sector primario debe ser el punto de arranque de empresas, dando oportunidad de un correcto y equitativo reparto de utilidades a todos y cada uno de los participantes en estas cadenas de producción/industrialización de bienes de uso cotidiano dentro del sector alimentos, conservas y maquila de derivados.

Esta es la manera en que se puede transferir el factor capital a la sociedad de manera más directa y transparente, creando empleo y producción.

Los sectores a desarrollar y sus alcances serán motivo de estudio particular una vez determinado el proyecto a respaldar o desarrollar.

Los gobiernos actuales intentan distribuir los recursos pecuarios mediante dádivas (programas sociales), que se diluyen en entregas de estos recursos de manera discrecional, difícilmente auditables, en vez de generar políticas económicas que garanticen o busquen la correcta explotación de las actividades productivas que generen la riqueza suficiente para compensar equitativamente a los factores tierra y trabajo, fundamentales en cualquier proceso productivo, y validez social al uso de los recursos financieros perfectamente medibles, controlables y por tanto auditable, dando la transparencia que hoy exigimos los gobernados y de los excedentes de la producción que se generen, las diversas rutas o cadenas comerciales, siendo  este sector o actividad el medio distribuidor de la producción.

Al comienzo de la presente administración se hicieron importantes y ambiciosos anuncios de proyectos, en los que poco o nada se ha avanzado y si hemos visto el dispendio de recursos en festejos, eventos cívicos o promocionales con muy pocos o pobres resultados, prueba de una nula planificación o producto de una ocurrencia populista.

La correcta aplicación de los recursos deben de ser transparentados mediante estas técnicas administrativas y contables, de tal forma que la sociedad las sienta tangibles y correctamente razonadas, evitando los abusos que el fuero o el desempeño de algún puesto, dentro de la administración, pueda hacer de estos, como sucede con los edificios recientemente colapsados que presentaron serias fracturas y fallas en su construcción desde el año 1994, por lo que no son o deben de ser contempladas como receptoras de fondos de rescate urbano alguno, dada su mala construcción por todos vista y acentuada su problemática con los escurrimientos de los invasores de los terrenos limítrofes con la barranca del diablo, hospiciados por el expresidente Campos Ponce y sus socios.

https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2015/12/eldespertar.jpg?fit=500%2C334https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2015/12/eldespertar.jpg?resize=150%2C150José Manuel Valdez GonzálezOpiniónTitulares
El medio ambiente y la formación de núcleos de población generan sus peculiares medios de sustentabilidad y crecimiento, al hacer uso de los factores de la producción, de manera exclusiva o particular. Si bien es un anhelo de todo hombre contar con la riqueza suficiente para poder acceder a un...