Un día me pregunte ¿Por qué la ley me exige tantas obligaciones y no me respeta mis derechos?, desde ese día, surgió la inquietud de conocer los derechos que debe proteger la ley a todos los seres humanos, y me ha llenado de indignación, porque algunos derechos son contradictorios hasta el día de hoy.
Por ejemplo el artículo 21 de los Derechos Humanos, expresa: “Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos”.
Analizando esta primera parte del artículo, descubrimos que hasta el día de hoy, no debería existir ninguna exclusión para participar en el gobierno de nuestro país, sin embargo, si hay personas que no lo pueden hacer, por ejemplo: los ministros de un culto religioso (fracción VI. No ser Ministro de algún culto religioso. Artículo 55 de la Constitución Mexicana, en los requisitos para ser senador.). Y para ser diputado (IV. No pertenecer al estado eclesiástico ni ser ministro de algún culto. Del artículo 58 de la Constitución Mexicana). Ahora, si revisamos las condiciones para ser presidente de la República Mexicana en el artículo 82 de la Constitución Mexicana
fracción IV. No pertenecer al estado eclesiástico ni ser ministro de algún culto. Como podemos darnos cuenta, aquí hay una incongruencia, puesto que los ministros de culto tienen todas las obligaciones de un ciudadano, pero no se le reconocen todos sus derechos.
“Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país”, este es un párrafo del artículo 21 de los derechos humanos, y que no hace distinción de personas para acceder al servicio público, debemos tener en cuenta que si es un derecho, debería ser protegido sin distinción por la ley, ya que de lo contrario sería una incongruencia de la misma ley. “tengo todas las obligaciones de un ciudadano, pero no tengo los mismos derechos que los demás”.
Ahora bien, quiero relatar algunas de las muchas obligaciones que tiene el ministro de culto, para con la ley, pero antes demos una definición: son ministros de culto para la ley las personas que la propia asociación les de este carácter en la sociedad públicamente. Es de tal relevancia mencionar que la Secretaria de Gobernación y el estado pide a la asociación religiosa, que informe de las personas que han sido asociadas a tal culto, y se ampara en el artículo 12 de la Constitución Mexicana para hacer una imputación, por demás arbitraria, pues hace la consideración de ministros a los que ejercen, a los que dirigen, representan y organizan dicha asociación religiosa.
Si nos preguntamos, ¿cuál es el interés de la Secretaría de Gobernación y el Estado, de contener los derechos de las personas ministros de culto? Pudiéramos descubrir que en el trasfondo de dichas intenciones se mueven intereses muy particulares, puesto que recurriendo al artículo 12 de la Constitución, dice: “En los Estados Unidos Mexicanos no se concederán títulos de nobleza, ni prerrogativas y honores hereditarios, ni se dará efecto alguno a los otorgados por cualquier otro país”. Esto nos deja ver que hasta el día de hoy, nuestra ley protege rencorosamente la memoria histórica de nuestro país, en la que se dieron ciertos conflictos entre la Iglesia y el Estado, que hasta el día de hoy nos sigue afectando y que por ello el Estado sigue desconfiando. Sin embargo, los ministros de culto, le han hecho mucho bien a nuestro país, de ellos nos viene la libertad como país, de ellos nos vienen el seguir cultivando los valores, de ellos nos viene la promoción de la paz y pudiéramos seguir mencionando, muchos más beneficios que nos han traído a la Nación Mexicana.

https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/07/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2.jpg?fit=449%2C300https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/07/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2.jpg?resize=150%2C150Redacción / El DespertarOpinión
Un día me pregunte ¿Por qué la ley me exige tantas obligaciones y no me respeta mis derechos?, desde ese día, surgió la inquietud de conocer los derechos que debe proteger la ley a todos los seres humanos, y me ha llenado de indignación, porque algunos derechos son contradictorios...