El universalidad en tiempos del Peje

Don Cedano quedó tirado cual trapeador viejo, al lado de la chimenea, deshilachado, abandonado, esos días de asueto, parecen más bien de extenuación, realiza más actividades que cuando “trabaja”, porque Don Cedano trabaja, sé que ustedes tienen la leve impresión que Don Cedano vive de la palabra, y pasa sus días en pleno solaz y contemplación, y que su vida económica es de una holgura tipo expresidente de México, pues no, Don Cedano trabaja aún, y eso que está en la edad en la que el noventa por ciento de los mexicanos ya no trabaja, ni les dan trabajo, ¡imagínense!, no nos dan trabajo, no aprovechan que es la edad en la que más sabiduría tenemos, la mayoría de mis siete lectores saben mucho de eso, ya están más pá allá que pá acá, ¡ja, ja, ja!, bueno, están chavos, no se vayan a sentir, les decía que eso de andar vagando por las carreteras del país ya no es para Don Cedano, queda hecho una piltrafa después de algunos recorridos no tan largos, los cuales eran pan comido hace diez, quince o veinte años, si, ya sé que ya llovió dendenantes, ¿Qué le vamos a hacer? Si, ya no se puede regresar al tiempo más que en la memoria y de eso se están encargando las tecnologías de la información, de renovarte la memoria, y de hacértela floja, para que no batalles y te puedas morir sin remordimientos, pues no te acordarás contra qué o contra quién tenerlos, Don Cedano estaba pues despatarrado, tirado cual largo es sobre su enorme poltrona, decidido por completo a no hacer más que lo necesario para sobrevivir, o sea nada más respirar, así tumbado, empezó a dilucidar el pasado y el presente, pensativo pasaba revista a los acontecimientos pasados y decía ¡Ah, jijo!, ¡estamos jodidos todos ustedes!, revisaba el presente u decía: ¡Ay, jolines, estamos rejodidos todos ustedes! Y revisaba el futuro, porqué eso sí Don Cedano es un agorero, y no es pariente de “hulero”, es agorero nada más, y de los buenos, puras desgracias ve, puras desgracias predice, ¿Debería volverse chairo? ¡Oh, qué maravilla!, los chairos ven la vida color de rosa, puro optimismo, insuflado por su majestá,  San Péjele, ¡lástima!, las situaciones que estamos pasando en este país de pesimistas no auguran nada bueno, así Don Cedano tiene éxito en sus premoniciones, lo bueno que Don Cedano cumple con todos los estándares de los ciudadanos mexicanos, su memoria es de corto plazo, e día de mañana no se acordará quién le robó, ni quién lo llevó a la ruina, ni quién tuvo la culpa del desastre nacional, al final como buen ciudadano, tiene al gobierno para echarle la culpa, sabe Don Cedano qué hace una semana despotricaba contra la polarización que estaba provocando un Aeropuerto que ya no va a ser, y que ahora será un lago limpio y azul, cosa que no ha sucedido en doscientos años, y que para que sea un lago limpio y azul, deberá quitar todo el basurero que existe, deberá quitar todo el escombro que se acumuló producto de la demolición de los edificios del sismo del 85, deberá quitar todo el escombro de todos los edificios que se cayeron en el 2017 ¿No sabían que no era lago y que era un basurero?, les acabo de decir que los mexicanos somos de memoria corta, y también de mecha corta lo sé, pero eso es el ex lago de Texcoco, un basurero, y también tendrían que demoler toda la obra que ya llevaba el extinto NAIM, y… ¿Toda esa basura y escombro, a que lago van a eocididiar? Claro, algún terreno por ahí van a tener que parar esos millones de metros cúbicos de basura, escombro y la obra no conclusa para repetir el círculo ese de ahora no me gusta aquí, porque será un ecocidio, y Don Cedano está convencido de que debe evitarse a toda costa los ecocidios, así le llaman, a mí ni me miren, pero lo que no saben los mexichairos es que el mal llamado progreso de eso se trata, de destruir para construir, lo feo o basura lo mandamos al traspatio que antes lo fue el lago, y lo bonito pos lo presumimos, ahora, lo que tampoco quieren reconocer los personajes que anularon la obra del NAIM, es que retirar todo lo construido para hacerlo un lago limpio y azul costará sus buenos millones, y como dictan los cánones priistas la obra puede irse a la basura igualito a las obras que han tirado en cada cambio de sexenio, vean como no se pierde la tradición, por algo la Prieta tiene su fundamento y basamento Priísta, ya casi todas las dependencias tienen su nuevo nombre, como dicta la tradición pues, pareciera que nada les embona, ya ven que SEDESOL ya no será SEDESOL, será la Secretaría del Bienestar y hará las mismas funciones de la SEDUE, que hacia las mismas funciones que la SAHOP, que hacía las mismas funciones que la SOP, así las cocas diría el chapo, con eso de que ya el DF no existe más que en el imaginario colectivo y en la mente de algunos despistados de la Prieta, ahora es disque Ciudad de México, tal y como se llamaba cuando era emperador Acamapichtli, como hace cincuenta años Alfonso Corona era regente, como hace un año era jefe de gobierno Mancera,  ¡Ah, como cambian los tiempos y los títulos, solo don Cedano es Constante, y la constante es hacerse viejo, ¡Snif!, les decía, que al puro estilo de lo que son o sea del casi extinto Prit “dios mioiga”, en cuanto llegan al gobierno, desechan todo lo que está en ejecución por la administración anterior y hacen sus ejecuciones, y todos los programas que ya están medio funcionando solo les cambian nombre para hacerlos suyos, eso es purito egoísmo, pero es que eso del aeropuerto lo traigo atorado, desperdiciar lana a lo puro pen… sandolo bien, no es mi lana ¿Qué sí es mi lana?, ¿Entonces? Dijo san Péjele que defendería mi lana, que la defienda, la tengo invertida en el extinto NAIM, mi afore es Sura, y los millones ¡ajá! Que tengo están en Banorte, los mayores inversionistas de ese aeropuerto, no es que Don Cedano esté en contra de uno o de otro, lo que está en contra es del desperdicio y de las ideas cortas, un aeropuerto de seis pistas que sustituiría al de dos suena bastante lógico, ¿Santa Lucía tendrá las seis?, desde luego que no, nosotros los mexicanos no las merecemos, merecemos varios aeropuertitos, eso sí, bien comunicados, total lejos ya vivimos, de eso se jacta Don Cedano, sin dar pormenores, ni citas ¡Eh!, ja, les decía pues, aquellos que añoran un lago en Texcoco, deben tener buena memoria, deben rondar por allí de los doscientos o doscientos cincuenta años, y no hicieron nada para parar el ecocidio que apenas hizo la construcción del extinto NAIM, y cuando vieron limpio dijeron “ecocidio”, un dos tres por el lago, que hay huellas muy remotas de que aquí existió, bueno la historia también lo señala, y ¿Aportarán algo de dinero para hacerlo limpio y azul? O ¿Sólo se quedará en la protesta, en la marcha y el día de mañana aparecerá una casa de campaña de la Prieta, algún gris edificio comunitario para los pueblos originarios que ya fenecieron o algún museo?, no han hecho cuentas de cuánto costará revivir el lago, hablan pues porque deben hacer congruente el discurso del líder máximo de la nueva mafia del poder, ya cuando el progreso le golpeé la cara a San Péjele y vea que ya no podemos vivir aislados del mundo, cuando sepa que él será la institución que tanto golpeó, espera Don Cedano despierte y deje de hacer sus discursos populistas o podría sufrir un revés como ahora Trump con las intermedias, y que vaya perdiendo poco a poco feligresía, pues muchos de los que votaron no participan del crecimiento del país, son vividores de programas sociales, personeros que esperan justicia de una revolución que no lucharon, que ven en el gobierno a un nuevo papá, justiciero, que correrá a los ladrones del templo… ¿Esa es otra historia?, ténganle paciencia, Don Cedano ya chochea, como dicen que chochea San Péjele, ya saben mis siete lectores, que Don Cedano sigue puesto para apoyar a San Péjele en el buen pensar, y en el buen dejir, para que su gobierno tenga su razón, no zurrazón, y buen juicio, pues Don Cedano se jacta de tener buen juicio, que bien le falta a San Péjele y a su equipo, ¿O solo a su equipo?, bueno, lo que sea, ya ven que ahora no se le puede dedicar ni una buena portada como lo hizo Proceso, señalando que AMLO se aísla, porque se lanzan a la pelea sus férreos seguidores, en especial Beatriz Gutiérrez Müller, que señala a la revista de un conservadurismo de izquierda o de derecha, nubla el juicio y da pie a conjeturas fantasiosas, digo, para no fallar, le falto un conservadurismo de centro, y si queremos ser precisos, pos a ponerle de entre izquierda, de entre derecha o de en medio, o de un ladito, total, nada nos embona, como tampoco les embonará a todos aquellos nostálgicos del viejo Prit represor, enemigo de la cultura y de la educación de la cual es amante San Péjele, que prometió unas cuantas universidades para que ningún mexicano se quede sin recibir educación, esas unas cuantas serán como cincuenta, no menos como cien, ¿le atiné? ¡Ah!, pos prometió cien universidades así como lo leen, que no es poca cosa, la poca cosa es el ¿Cómo, el cuándo y el dónde? El ¿Por qué? Si lo sabemos por sus polainas, y saben Don Cedano está de acuerdo y apoya a San Péjele, y se apunta para ser rector de una de las universidades, que ya tiene nombre todo ese aglomerado o conglomerado de universidades, se llamará “Benito Juárez”, ya ven como se queman las cejas con los nombres, al puro estilo Prit, nombre de prócer, para el relumbrón, lo dijo Esteban Moctezuma el próximo secretario de Educación Pública, lo que si le gustó a Don Cedano es que propongan que la rectoría de estas universidades estará en Pátzcuaro, cuna de nuestros ilustres reyes Purépechas, lo que no le gustó a Don Cedano es que ya esté comprometida la rectoría y la tenga Raque Sosa Elizaga, Don Cedano exige una consulta ciudadana para que le den la rectoría y que voten mis siete lectores y uno de la Prieta, por eso de la legitimación y la inclusión, o exigirá recuento de votos y de botes, pues suena a nepotismo o dedismo, ¿Qué solo impartirán dos carreras en esas universidades? Entonces ¿No serán universidades o sí?, ¿Sí? Todo eso es raro, no había visto Don Cedano en su longeva vida universidades de dos carreras, aunque las dirijan al potencial de la región a la que van dirigidas y serán erigidas, casi se imagina Don Cedano llegando a su rancho:

  • Toc, toc, ¿Quién es?
  • Don Cedano, ¿Puedo pasar?
  • Pásele ilustre filósofo, amante de la naturaleza, arquitecto, guapo y bienhechor del pueblo a esta su humilde casa.
  • ¿Cómo está Doña Lencha? ¿Vende dulces aún?, si Don Cedano, todavía vendo dulces, tengo unos muéganos nuevecitos, recién hechos, ¡Ah que días aquellos, que te comías de a dos de un jalón!, ¿Todavía te gustan?
  • Claro Doña Lencha, solo que ya no tengo muelas para comerlos, a lo mejor una chupadita.
  • ¿Qué pasó, órale, órale? ¿Así nos llevamos?
  • No Doña Lencha, no es llevadera, es que solo eso podría hacer ahora.
  • Está bien, nomás porque sé que eres serio y bien portado, y a todo eso ¿A qué debo tu visita del día de hoy, después de todos estos años?
  • Pues ando buscando la universidad Little Duck, recién hechecita de San Péjele, me dijeron que estaba por aquí y no la veo, pensé que usted que es muy comunicativa y tiene contacto con el total de la población del rancho, podría decirme dónde encontrarla.
  • Faltaba menos muchacho –sonreí, pues Doña Lencha es mayor que yo unos veinte años, es toda una institución en historia de la cultura del rancho, algunos mal pensados le dicen chismosa, Don Cedano no es capaz de decirlo- pásale pá dentro, aquí atrasito, en los cuartos que rento están las aulas, nomás ocupa tres cuarto, dos aulas y la rectoría ¿Vas a ser el rector?

Así se imagina Don Cedano las cien universidades de San Péjele, tanto que Gil Gamés, ya piensa que podrían confundirse con talleres mecánicos, torterías, o vulcanizadoras, el gobierno de la cuarta transformación en todo su esplendor ¡Ajúa!, y ¡Viva México!, la pregunta es ¿Serían universidades de verdad con solo dos carreras? ¿No quedarán cortas en su universalidad?, Solo San Péjele en toda su sabiduría podrá modificar el léxico y la gramática para que sí sean universidades, o ¿Con solo el nombre basta? Supongo que sí, sí se puede cambiar el nombre a las dependencias ¿Por qué no a las universidades? Agüigüi, diría el Juanillo, Don Cedano pide encarecidamente, sin que le exija agacharse, le den la rectoría de alguna universidad, se siente capaz de controlar dos salones, tiene la estatura cultural para hacerlo, si había médicos en CAPUFE, ingenieros en el IMSS, ¿Qué le dura una universidad en cata de Charanda a aun filósofo?, es más propone instalarla en su casa, espacio sobra, lo que sí Don Cedano no acepta en su universidad es al presidente de Venezuela, ese no, y le pide a San Péjele que por el amor de “dios” lo des invite, no vaiga a ser, un personaje que no logra darle bienestar a su pueblo, merece ser defenestrado, con patín incluido en salva sea la parte, queremos venezolanas, sí, pero a Maduro no, ojalá y haya aprendido de Chente Fax y le diga “Comes y te vas” por el bien de nuestra ética, de nuestra moral, de nuestro poco prestigio intestino, déjelo allá en su casa, Don Cedano se va, pues tiene que limpiar los salones, por si San Péjele acepta su propuesta, debe encontrar la casa limpia y dispuesta a impartir catedra, para que la máxima de Lucio Anneo Séneca se haga realidad “nuestro defecto es aprender más por la escuela que por la vida”, así Don Cedano tendrá negocio redondo.

 

 

https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/Diapositiva2-300x151.jpg?fit=397%2C200https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/Diapositiva2-300x151.jpg?resize=150%2C100Don Filósofo de CedanoOpinión
El universalidad en tiempos del Peje Don Cedano quedó tirado cual trapeador viejo, al lado de la chimenea, deshilachado, abandonado, esos días de asueto, parecen más bien de extenuación, realiza más actividades que cuando “trabaja”, porque Don Cedano trabaja, sé que ustedes tienen la leve impresión que Don Cedano vive...