BANNER POST - 728X90

Los partidos se han partido

Don Cedano ha caído en cama, hubiese querido que fuese acompañado de una despampanante mujer al lado, pero no, la naturaleza pródiga en vida, también lo es en muerte, y a Don Cedano se le estaban muriendo algunas células, y estas lo hicieron recaer, así que adormilado, acostado sudando la gota gorda Don Cedano se lamenta ¡Ay mis hijos!, el desgarrador grito llega hasta su enorme biblioteca de dos y medio por dos y medio, no le alcanza para más, y espera que con la fama que le den sus siete lectores le alcance para robarle unos metros a la sala y se sienta Don Cedano tan cómodo que su poltrona se apoltronará de felicidad en una nueva y amplia biblioteca, y allí en la biblioteca el grito de Don Cedano tomó el primer libro que tenía a la mano, pues han de saber que Don Cedano tiene varios libros a la mano y pos supuesto tiene a la mano aquellos que le son afines en ideas, pensamientos y en menesteres bibliográficos, así que al abrirlo descubrió que era el Diccionario del Diablo, vean nada más amigos lectores, que título tan rimbombante, tan, tan certero, tan expresivo, más de uno de aquellos despistados que no leen a Don Cedano se persignarán y pensarán que Don Cedano es un ser diabólico que tiene tratos con el malvado, que es un ser de oscuridad que gusta de la magia negra, y su cara arrugada y su ceño siempre adusto podrían hacerlo pasar por algún demiurgo del siglo XVII, pero no señores, Don Cedano no solo no es demiurgo, ni brujo, ni nada de esas supercherías, es más, es tan santo que suda agua bendita ¡verdad de dios!, bueno les decía, ese libro tiene un título tan rimbombante como su contenido, es de una mente maquiavélica que ya hubiese deseado maese Rius, Catón, Gilga y Jairo Calixto, y para aquellos aviesos que piensan que de verdad es diabólico les diré que no, que no de mente política, no fue gobernador de Veracruz, ni de Michoacán de esos más diablos que Don diablo del Fer, ya ven que Fausto Vallejo quiere la séptima, eso sí es diabólico, y nada más falta que los morelianos acepten a ese personaje sacado de las novelas más negras de Lovecraft, y musa o muso de Spota, lástima que haya muerto ese gran maestro, sino, tendría mucha tela de donde cortar sus grandes tramas, pero les decía que el Diccionario del Diablo fue llamado así después de que el título no les llenara el ojo a la Santa Inquisición moderna de la literatura, de aquellos que no tienen nada que hacer y que promueven el uso de las buenas costumbres, siempre y cuando esas costumbres le sean propias, así pues antaño se llamaba “El Diccionario del Cínico”, y a los políticos no les gustó, la supremacía del cinismo era de su propiedad, sin embargo Ambrose Gwinet Bierce poco preocupado por los pensamientos de los políticos fue gratificado por un nuevo título, y se lo ganó a la buena, y para que vean a que me refiero, refiriéndome desde luego a aquellos lectores despistados que entran a ver que encuentran de bueno en esta columna y se sorprenden de que está muy, muy buena, les voy a dar unos ejemplos de porque tiene ese título ese libro, a mis siete lectores no les caerá mucho de gracia, se lo saben de memoria, lo tomarán como una simple relectura y reirán un poco de aquellos poco crédulos que apenas se atreven a leer tan extáticas páginas, les decía pues que aquél grito desgarrador que salió del fondo de mi dolor de estar postrado por una gripe de los mil demonios, que no sé exactamente si los demonios tengan la posesión de la gripe, pero se lee fregón ¿A poco no? Tomó el diccionario del diablo y ¿Qué creen? Can… can, can, can… Léase con música del pirruris,  para hacerle énfasis, y al tomar el libro lo abrió en la página 10, cerquita del inicio, y como la vida se basa en coincidencias, leyó esa coincidencia, le llamó la atención la palabra Administración: En política es la ingeniosa abstracción destinada a recibir las bofetadas o puntapiés que merecen el secretario de gobernación y presidente de la república. Hombre de paja a prueba de huevos podridos y rechiflas. Vean cuanta sabiduría hay en esta acepción, recuerden que solo es un diccionario, que deberíamos tener todos de cabecera, y como les decía que las coincidencias son el apellido del destino, ahora que estamos en campañas anticipadas o precampañas que no es otra cosa que empezar a tirar trozos de estiércol contra todos aquellos que no nos sean afines, así que siguiendo pues con las coincidencias y para que vean que no hay discriminación a la hora de hacer política tenemos la palabra Afroamericano: Negro que votó por nuestro partido, en el voto no hay que discriminar, ya ven ahora que empieza el revolcón electoral hay que desempolvar a los campesinos dormidos, hay que meterlos al reflector aunque los candidatos hagan cara de fuchi, harán su mejor esfuerzo histriónico para aguantar los hedores, los apretones, y la ingratitud de la gente que no les cree cuando hablan de abatir la pobreza, ¿Y luego que harían sin pobres? el hueso lo vale pues, hay que tener capital político y caras de angustia y desesperación para que vean que los candidatos son seres de luz que si tiene corazón, pero sigamos con nuestra lectura del diccionario que es una chulada miren nada más: Alianza: En política es la unión de dos ladrones, cada uno de los cuales ha metido tanto la mano en el bolsillo del otro que no pueden separarse; ¿Quién pensaría que se escribió esto desde 1881? Nadie ¿Verdad? Parece escrito por Don Cedano en 2018, pero no, Don Cedano se inclina ante el maestro, ya ven pues que las alianzas están de moda, así que ya saben a qué se refieren los partido con eso, no digan que Don Cedano no se los advirtió con licencia de Bierce, sigamos pues con estos diamantes de sabiduría que ni a Real Academia de la Ciencia ha podido discernir tan sesudamente Ambición: Deseo obsesivo de ser calumniado por los enemigos en vida y ridiculizado por los amigos después de la muerte, y vaya que con la lluvia de calabaza que empieza a caer, creo que ni amigos tienen los políticos, porque les llueve tanto de afuera como de adentro, Anaya lo sabe muy bien, que hasta en los spots lo ensalza, sigamos pues; Amnistía: Magnanimidad de San Péjele para con aquellos delincuentes a los que le costaría demasiado castigar si gana la grande, ahora es sinónimo de purificación, ¡Gracias Jesús!, nos diste el ejemplo de ser sacrificado en lugar de los ladrones, por ahora escóndete de tu segunda venida, no vaiga a ser, con tantos ladrones te sacrificamos varias veces, veamos que más tenemos, ¡Ah, miren que hermosura de palabra! Antipatía: Sentimiento que nos inspira el amigo de un amigo, no hablamos de los amigos de Fox, esos para Fox le eran simpáticos y más cuanto más aportaran, pero esa es historia sobreseída, Anti político: en campaña o precampaña da lo mismo; perverso, intolerable, pagano, ja y más ja… me quedo sin palabras; Apelar: En lenguaje forense, volver a poner los dados en el cubilete para un nuevo tiro, no aplicaba para la roque-señal, o para enemigos poco conocidos de López Dóriga y Loret de Mola, y referente al poder económico también tiene unos haces de luz enormes, por ejemplo: Apetito: Instinto provisoriamente implantado por la providencia como solución al problema laboral: Aplauso: El eco de una tontería, Monedas con las que le populacho recompensa a quienes  lo hacen reír o lo devoran, ¡Vaya! No sé qué decir ante esto, es magnánimo, ¡Mira pues filósofo!, tus siete lectores se sienten consentidos con tan enormes palabras, saben que debes usar el lenguaje correcto para endulzar sus oídos, si algún día dejaras de usarlo, volvería a TV Notas, ¿Nooo? Eso es un insulto a tan insignes personajes, está bien, me retracto, regresarían a leer El Quijote, eso si deja y bien, bueno para terminar esta columna por el momento les dejo otra perla: Arena: El política  se refiere a ratonera imaginaria donde el estadista lucha con su pasado. En otro espacio continuaremos con las acepciones tan certeras de Bierce, por lo pronto solo les comentaré lo que se escucha en la radio en la ciudad de Querétaro, los analistas políticos están preocupados, están usando la palabra congruencia para poder definir a los políticos de hoy y ¿Qué creen? No la encontraron, no sé si es por eso del chiste de las cabezas vacías sin cerebro o porque no la tienen, yo soy de esta última opinión, yo románticamente creía y creo que si me afilio a algún instituto político es porque tengo una serie de coincidencias de pensamiento y comulgo con sus ideales y no me atrevería a romperlos, me sentiría sucio y vacío, porque no podría traicionarlos si es que los protesto, les sería fiel, mi moral y mi basamento ético así me lo dictan, pero al ver el chapulineo, lo único que me da a entender que los ideales valen mierda, bueno, me retracto, valen un poco menos que eso, y lo que demuestran que el país está hecho un asco con ese tipo de acciones y con ese tipo de ideales, ¿Será que nos llegó la globalización? Jajá, fue un chiste para mí solito, no entiendo ¿Cómo se pueden cambiar ideales de la noche a la mañana? ¿Cómo se puede traicionar a la mente? Si soy congruente conmigo mismo, defiendo mi ideal hasta con mi vida, pero ahora, pareciera que lo chic, lo nice, lo de hoy es la chapulineada, los ideales, y los principios serán los mismos para unos a otros, los intereses son lo cool, por eso Don Cedano prefiere su camita y un buen libro: Salve Ambrose, ya estás más allá del bien y de la política mexicana.

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/01/Diapositiva2.jpg?fit=1024%2C515https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/01/Diapositiva2.jpg?resize=150%2C150Don Filósofo de CedanoOpinión
Los partidos se han partido Don Cedano ha caído en cama, hubiese querido que fuese acompañado de una despampanante mujer al lado, pero no, la naturaleza pródiga en vida, también lo es en muerte, y a Don Cedano se le estaban muriendo algunas células, y estas lo hicieron recaer, así...