No me ayudes compadre, que yo tengo otros datos (Política en lo oscurito )

No me ayudes compadre, que yo tengo otros datos
Don Cedano sentado en su enorme poltrona filosofa, con toda circunspección, hesita, poniendo la cara circunspecta, y se pregunta, levantando el dedo índice frente a sí, todo seriedad, tal y como las circunstancias lo ameritan pues: “¿De qué lado masca la iguana?”, y créanme, Don Cedano lleva años realizándose esa infranqueable cuestión y aún no lo sabe, tampoco quiere saber si alguien ha descubierto ese inefable lado. Al final, en la literatura de marras, sólo hay de dos lados para mascar y millones de matices, para matizar la mascada, aunque las iguanas no masquen pues.
En esas estaba Don Cedano, oficioso como él sabe, ocupado en menesteres harto beneficiosos para la humanidad, pues al final de su sesuda introspección, les enseñará una supina lección y sabrán ustedes sí, de qué lado masca. Así, Don Cedano estaba pues; tirado, pensativo, repantigado, desmadejado cual hilacho. Así es como termina sus días, después de un viaje relámpago de veinticuatro horas nalga.
Viejo, cansado y ojerosos, mirando al infinito, y con harta seriedad, se concentra, poniendo la mente en blanco, sólo para no pensar en el futuro del mundo, que es lo que verdaderamente no le preocupa, y desde luego, mis siete lectores saben que no lo logra, pues su afición infinita, la de filosofar no lo deja, su mente debe estar entretenida en algo serio, y ese algo que hoy no lo deja conciliar el sueño, son los muertos del sexenio. Que es algo serio. No los muertos del sexenio pasado, ni del antepasado, son los de este sexenio, los que debieron haberse muerto en el otro, pero que neciamente lo hicieron en este… se supone que así debió de ser, por eso los chairos de este sexenio culpan a los conservadores del otro sexenio de estos muertos… ya estaban muertos pues pá acabar rápido, bien muertos desde que llegaron a este sexenio, cuestión de matemáticas simples.
Por eso a nuestro líder máximo no le salen las cuentas, pues esos gachos de Animal Político le tienen mala fe o no se ponen de acuerdo con el gabinetazo del preciso para dar un mismo dato, sólo por no estar justificando nuestras tablitas, nuestro preciso se ufana que en lo que va del sexenio ha superado todos los récords de violencia, en eso estoy de acuerdo con San Péjele, si hay que hacer las cosas, hay que hacerlas en grande, que sepan quien manda pues, que si Peña dejó un tiradero de muertos, pues San Péjele lo supera en 48%, ¿Es poco?, pues vean nada más lo sucedido en el mismo período, pero cuando gobernaba Caldedrunk tuvo menos muertos; tanto es así, que fue superado por San Péjele facilito en un 150%, lo dejó de calle.
Es más, hasta a Fax lo superó en un 73%, en el mismo período. Aunque no lo crean, Felipe Caldedrunk tuvo menos muertes en el mismo período de inicio de su sexenio, lo bueno vino después, ¿Eso quiere decir que el cochinero lo hicieron después, o antes? Ya no entendí, lo que si entendí es que Animal Político debe ser fifi, no maneja las mismas cifras del preciso, le tiene mala fe.
En esas cosas se entretiene Don Cedano, cuando su mente razonaba delicadamente, pues cuando se habla de muertes, se debe razonar delicadamente, luego se hieren susceptibilidades. Hay muchos que la muerte ajena les escuece, mientras se tiran de panza en la blanca arena de una playa mañanera, y les escuece doble sólo si los recriminan con números diferentes a los suyos, ja, se sienten heridos en su orgullo, si su responsabilidad es que no haya tantas y en el papel no las hay y no de tan distintas formas como dicen las redes sociales, y mucho menos tantas que lo hagan ser el amo del discurso culposo, hablando de echarle culpas a alguien que desde luego no debe estar presente y debe representar su antítesis personal, o sea todo aquello que odia el populacho, ese alguien ahora es innombrable, “que ironía” ese que rodea los problemas dicen se llama prejidente, ¿Ya le adivinaron? ¿Ájale, no se las puse difícil?
Estos sucesos funestos, lejos del discurso o los datos distintos, me hicieron recordar algunas lecturas de Ambroce Bierce, entre ellas el infalible diccionario del diablo, pues por la cantidad de muertes que están sucediendo en este sexenio pareciera que suceden en otro espacio de tiempo. El gobierno federal, ni suda, ni se acongoja, y en un símil de Bierce Don Cedano diría: “Podrán culparse gobiernos enteros de las muertes que se suceden en el país que gobiernan, podrán decir que es una problemática que se arrastra del pasado o podrán decirse que es un problema que debió solucionarse en los primeros tres meses de gobierno, tal y como lo habían prometido, eso le es irrelevante al muerto que permanece con la mirada fija en el infinito, sin respirar siquiera”, haciendo lo que saben hacer, quedarse quietos, muchos de esos muertitos descubrieron a destiempo el significado de la palabra “abrupto”, en dicción de Bierce sería” adj. Repentino, sin ceremonia, como la llegada de una bala y la partida de un cristiano a quién estaba dirigida.
Ya a esas alturas al muertito no le importará si los políticos discuten si son causa de acciones del pasado, o efecto de inacciones del presente, él se dedicará maratónicamente a estar muerto nada más, haciendo cosas de muertos. Bierce lo señalaba de una manera bastante hilarante, y más cuando se refería al homicidio, decía que era la muerte de un ser humano, realizada por otro ser humano y mencionaba cuatro tipos de homicidios: felón, excusable, justificable y encomiable, aunque al muerto no le importe mucho si lo incluyen en una u otra, la distinción es para uso de abogados. Aunque decíamos en las líneas anteriores, que ahora la definición de los homicidios es tema de debate de la causa y efecto de sucesión entre administraciones pasadas o presentes, así podrán discutir hasta la eternidad si es culpa de una u otra, al muerto no le importa… Si…les estoy recomendando lean nuevamente a Bierce, ya vieron que es muy vigente su temática, pareciera que fue ayer cuando la escribió, aunque si ayer fuese 1906, se llamaría contemporáneo.
Independientemente pues de que las cifras sean o no del agrado de San Péjele, las muertes no paran, Michoacán sigue imparable, 5 en Morelia el día del niño, Cancún mala elección para morirse y de todos modos se muereN, Veracruz, uno de los cementerios más grandes del país, Guanajuato, donde se matan un día sí y otro también, Morelos otro cementerio, Guerrero presumiendo a Aculpunko, da miedo este país, aunque sabemos que por hábito de la mala costumbre el mexicano verá en el futuro no muy lejano los acontecimientos como normales, en una resistencia maratónica, y sentirá que este sexenio pasará rápidamente y una vez pasado dirá que fue el mejor, a pesar de que no crezca en economía a pesar del discurso, a pesar de que ya estuviese decretado.
Y desde luego, el INEGI es otro de los detractores de este gobierno, pues tiene otras cifras muy distintas a San Péjele, que recuerdan que prometió un crecimiento del 4%, y cuando las calificadoras le dijeron que no podría crecer el país en 4%, se cuadró y prometió un 2% al menos, y fiel a romper récords comparándose con los sexenios anteriores, el INEGI le ayudó mientras saca los datos económicos del crecimiento económico del país en el primer trimestre. Esos datos son los que no se pueden cambiar acorde a lo que mi dedito diga, son números y como tales son fríos, y lo que dice el INEGI es que el crecimiento anualizado es de apenas un 0.2%, y el crecimiento en el trimestre es del -0.20% o sea decreció, con Peña creció 3.9% anualizado y 0.8% en el primer trimestre de gobierno, mientras con Caldedrunk creció 5.9% anual y 1.54% trimestral, mientras con Fox, creció 5.79% anual y 2.3% trimestral.
Digo, si los tiempos de San Péjele son otros y seguimos arrastrando errores, vicios y corrupción del pasado, Don Cedano prefiere que haya un sexenio como el de Fox, en cuanto a crecimiento, sólo que la meta del nuevo gobierno esta como el destino de nuestro país el decrecer, entonces vamos por buen camino, tal y como San Péjele señala “vamos bien”, aunque no se vislumbren luces al final del túnel, pues las inversiones se están retirando, la economía no está creciendo, hasta los bancos están dando menos créditos. Quiere decir que ya no hay la misma confianza del consumidor. Aun así, San Péjele dice que vamos por buen camino ¡puah!
Lástima que el que no va por buen camino es Miguel Rincón, que tiene por gracia o desgracia el título de compadre de San Péjele, gracias a eso abandonó la licitación que ya había ganado, con esas ayudas, para que quieres enemigos, ja, ¿Quién sabe en donde se recuperará?, Don Cedano no quiere pensarlo siquiera, lo que Don Cedano si sabe es que la economía está en decrecimiento, tanto que la compañía Telcel sube sus precios, en poco tiempo pasó de durar una recarga de 100 pesos un mes a durar 15 días, eso quiere decir que lo subió un 100%. Lo mismo que subieron los costos de los vuelos en un 2.5%, como subieron las tarifas de las casetas, y así la llevamos.
Don Cedano sin ser ave de mal agüero, vaticina una crisis en menos de un año, debido a la falta de confianza de los inversionistas en este gobierno… ¿Qué? ¿Qué no llame a las energías negativas?, tienen razón, todo será miel sobre hojuelas, me equivoqué, pero el riesgo del país está en 194 puntos según Forbes, lo que ubica al país, en el tercer nivel más bajo desde octubre de 2018, se me hace que San Péjele no se ha dado cuenta de que sus antecesores, ladrones o no, mantenían al país en un grado de confianza de inversión alto, y que su discurso de neoliberales, de fifis o de conservadores sólo lo convierte en un necio que logrará polarizar al país, aunque algunos entendamos que ese tipo de discurso le da votos aún, hasta que se cansen los de en medio, los que ni apoyan, ni critica, que es la mayoría de la clase media, que sólo quieren vivir en paz, poder viajar con seguridad, poder seguir teniendo un nivel de ingresos estable y constante que le de confianza en mover recursos.
Pero San Péjele le apuesta a las ideas que trae desde la primaria, como seguir manteniendo Pemex, que, a pesa de que se cacarea que ya se está combatiendo con eficacia el guachicoleo, la producción ni los ingresos aumentan. Su discurso populista, discriminador y ofensivo, con calificativos que sólo en el barrio experimentábamos, nos llevará a tener problemas como los tiene Venezuela. Si quiere un gobierno popular, podría tomar consejo de los chinos, que con su comunismo son la primera potencia económica en el mundo, en un par de décadas han aumentado su clase media en gran cantidad, que ya se considera que ese solo país tiene el 50% de la clase media del mundo.
Que le aprenda a los chinos, que con políticas populistas están sacando a los chinos de la pobreza, no como Venezuela, que en el discurso dice una cosa y en la practica hace otra; tanto, que pareciera que se acerca una guerra civil con pequeñas sospechas de que Rusia y Estados unidos quieren el botín. Eso si daría mucho miedo, como diría Séneca, “el colmo de la infelicidad es temer a alago, cuando ya nada se espera”, y es que con este gobierno todo se espera, más cuando los números que tiene son otros, siempre diferentes a los reales. Lástima de compadres que no supieron zafarse antes de que les dieran línea, así que le diría yo como país a San Péjele: no me ayudes compadre, que yo tengo otros números y no soy de ningún sindicato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *