Quiero pensar

He despertado tarde, como de costumbre, siempre evocándote en silencio, consultando a la conciencia, retando a la memoria, queriendo saber si existes,

Si eres, sí estás… Conmigo…

Sueño despierto, muchas de las veces, tratando de deshacerme de tu imagen,

Deshacerme de tu prestancia de perseguidor, pero sé que es inútil, te llevaré siempre como una carga…

Pero… Es un peso agradable, amable y sutil, es mi penitencia y la llevo con el orgullo del iluso.

 

He querido hoy, he querido siempre… Tenerte, he querido desearte, y lo he logrado, ¿Pero?… Te escapas de mis manos, fluyes lánguida ante la luz que pasa a través de mis manos y el polvo que acumulan mis ojos, son señas del tiempo que espero, con impaciencia infantil a tu sonrisa, con morbo juvenil  a tú figura, y con un deseo maduro de ser un compañero amable, de ser parte de ti…

He podido sostenerte en un hogar propio, porque he inventado el lago, con ambarinas aguas, donde tú, Ninfa encantada, seduces mi débil alma, y soy presa de tu deseo y de tus caprichos, pero estoy conforme con ello, es una muerte dulce, es un abismo sin fondo oscuro, es caer al sol de pie, subiendo a la sima por el hecho de caer, mientras los nenúfares se baten temerosos de saltar, de creer que se va su inspiración, ¿Qué sentido tienen ellos sin tu presencia?,  ¿El mismo sentido que tengo yo?… Ni uno.

Si me postrara a tus pies sería desagradable, al menos ahora y en público, Pero… ¿Qué me impide hacerlo en tu altar? ¿Qué me impide hacerlo en nuestra intimidad? Y estando juntos, estando solos, sin importar el escenario, lo sabemos, nada nos impide hacernos pleitesía, nuestra experiencia lo ha demostrado, vayamos pues a fundir sueños, como un quijote desfaciendo entuertos, dibujando colinas y molinos con las manos al viento, correteando dragones de la mano, esparciendo bendiciones con la mirada, seamos nuestros dioses y me desplazo en el tiempo y el ensueño para buscarte, sabes bien que eso hago, porque eso deseo, es una tarea ardua, y no siento el cansancio, quizá sea un preludio, o una loa épica, ¿Qué importan pues las acepciones?, ¿Qué importa el querer decir?, ¿Acaso no pueden demostrar más acercamiento los actos?, ¿Acaso no es más reconfortante un cerrar de ojos en plena conspiración.. Que un descifrar mis sentimientos?

Sabes…. En mis desvaríos, te veo lejana, ¿Eres irreal? ¿Eres espejismo?, lo eres, porque he querido que fueras así, por qué me he querido engañar a sabiendas que no puedo, solo para que mi mente no estuviera inquieta, solo para que mi cuerpo no estuviera en suspenso, solo para no quererte demasiado, para que no se termine esta laxitud, para que no se desgasten las intenciones, solo para quererte un día más.

Sería reconfortante saberme elegido, pero el silogismo es una faceta desconocida, y las charadas del destino se sitúan de tu lado, como un guardián de esperanzas, desconectando mis nervios, desplazando mis deseos a segundo término, con la levedad de ser un objeto, algo que se sitúe a tu lado día a día, sin importarme si lo sometes a juicio, solo con la idea de una mirada, de un roce, con la ilusión insana de un beso.

La alegría infunde valor, y estoy alegre, pero me acobarda tu imponencia, eres bella, y lo sabes, y tu belleza la utilizas para encantarme, para hacerme guiñapos la memoria, para dejar de buscar comparativas, para dejar la búsqueda de tesoros en materia, me quitas el ánimo de conquista, me das la opción que necesito, eres por completo mi destino, eres mi isla, mi potaje… Eres todo…

Sé que peco de inmodestia, pero no sé cómo dirigirme a ti, cada palabra quiero sea medida, pero pierdo la escala, y no sale exacta, solamente sale, natural en mi ineptitud, solo espero ser lo bastante crédulo para creer que no lo tomarás en cuenta, y que me dieses la oportunidad de desahogar mi ímpetu en tu imagen, solo necesito la oportunidad de estar contigo un segundo en el tiempo, descomponer al universo en pequeñas estrellas, y establecerlas en la cabecera y deslumbrar tu rostro en una sonrisa, y tocarte con un beso simple y llano, para decirte que eres la mujer que inspira mis locuras.

 

Este escrito es un poema que se encuentra en el libro: Canto al tiempo, lo comparto a petición de quienes disfrutan su lectura y quieren que sea compartida. N del autor.

 

https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/Diapositiva1-1.jpg?fit=1024%2C515https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/Diapositiva1-1.jpg?resize=150%2C150José Luis Valencia CastañedaOpinión
Quiero pensar He despertado tarde, como de costumbre, siempre evocándote en silencio, consultando a la conciencia, retando a la memoria, queriendo saber si existes, Si eres, sí estás... Conmigo... Sueño despierto, muchas de las veces, tratando de deshacerme de tu imagen, Deshacerme de tu prestancia de perseguidor, pero sé que es inútil, te...