INCERTIDUMBRE E INSEGURIDAD POR VACIO DE AUTORIDAD

La indefinición, respecto a la salida de Carlos Herrera Tello de la alcaldía de Zitácuaro, ha generado un vacío de autoridad. Ese hueco, o debilidad gubernamental, ha traído como consecuencia lógica un relajamiento en todas las áreas de la administración municipal. Incluida, primordialmente, seguridad pública.

En la obligación de garantizar condiciones de seguridad a la población, el fracaso es grave; pues, además del linchamiento múltiple que permanece impune, a pesar de que se alardeó que se castigaría a los responsables por acción y omisión, se está volviendo alarmante la cantidad de desaparecidos y asesinados. Incluso se han suscitado enfrentamientos, y no precisamente con la policía, sino entre grupos antagónicos.

Situación que trae a la memoria la etapa más negra en la historia reciente de nuestro municipio y del estado, cuando la policía sólo fungía como recolectora de cadáveres, cuando no realizaba funciones de informante o era parte de los “ejércitos” que el estado y municipios proporcionaban al crimen organizado. Obviamente financiados con nuestros impuestos.

En Zitácuaro, en la actualidad, además se han incrementado los asaltos y robos, ni siquiera lugares sagrados, dedicados al culto religioso, al cuidado de infantes y a la salud, se han escapado. Por ejemplo, en los últimos días, delincuentes se introdujeron a robar a una iglesia y a un Kínder en la colonia La Joya, así mismo asaltaron un sanatorio a unas cuadras del centro de la ciudad. Entre otros muchos atracos, producto del desgobierno.

A esa anarquía, que se ha intensificado en las últimas semanas, contribuye la incertidumbre de un eventual abandono de la presidencia municipal por parte de su titular; quien, de acuerdo a su dicho, se incorporaría como Secretario de Gobierno, en lugar de Pascual Sígala Paez y desde que se difundió dicha pretensión, la presidencia de Zitácuaro ha permanecido abandonada, inoperante, paralizada.

Si a alguien le urge, por así convenir a sus intereses, salir huyendo del gobierno municipal, es al todavía presidente en funciones; pues, además de recorte presupuestal al municipio, que implica menos dinero para este ejercicio fiscal, disminuirá también el apoyo financiero del gobierno del estado. Lo que limitará el margen de maniobra para realizar obra pública y por consecuencia la posibilidad de hacer negocios, cumplir compromisos y promesas de campaña.

Quedando todavía pendiente satisfacer la urgente necesidad del nuevo panteón municipal, la reubicación del relleno sanitario (que no contamine con material peligroso los mantos freáticos que abastecen La Presa del Bosque), la re instalación en un lugar digno a los pequeños productores del rumbo de la Central de Autobuses, que obstruyen vialidades y ponen en riesgo su integridad, y muchas otras promesas de campaña, como la “vialidad verde” que partiría de la desviación al Instituto Tecnológico y convergería con la carretera a Tuzantla, cerca del “Rancho San Cayetano”, entre otras “obras de impacto social” ofertadas a cambio de votos.

OTRO ZITACUARENSE QUE SE VA

Otro zitacuarenses que deja la representación popular, en busca de un espacio de mayor responsabilidad, es el diputado local Adrián López Solís. Quien, ante la “desaparición” en la escena del distrito de la legisladora de MORENA, Zenaida Brígido (que sólo aparece para dar malas notas), nuestra demarcación se quedaría prácticamente sin representación real en el Congreso del Estado, el gobernador sin un eficiente y leal operador en el legislativo; en tanto el PRD, sin su mejor cuadro para representarlo en dicho poder. Pero aún así, Adrián López ha decidido registrarse como contendiente al cargo de Fiscal General de Justicia en el Estado de Michoacán.

En el caso de López Solís, además de él, serán otros 34 aspirantes que se disputarán la Fiscalía, entre los que se encuentran perfiles con amplia trayectoria en la carrera judicial (Magistrados y ex Presidentes del Poder Judicial), otros experimentados en el ejercicio de la procuración de justicia, ya que han sido titulares de la PGJE; incluso hay quien a ocupado ambos cargos, así como abogados postulantes de prestigio, Notarios, etc. En total son 35 experimentados Abogados los que pretenden ocupar la estropeada y denigrada dependencia que ostenta, desde la llegada del “Virrey” Alfredo Castillo Cervantes, José Martin Godoy Castro.

La cantidad, diversidad y calidad de algunos perfiles le esta dando legitimidad a esta contienda y, aunque no lo parezca, es Adrián López Solís quien mantiene cierta ventaja sobre los demás aspirantes:

Primero, es el único diputado, ex líder de fracción (mínimo contará con el respaldo de la misma); segundo, la cantidad de postulantes hará que los diputados, en el Congreso Local, se fraccionen, logrando acceder a la segunda etapa quien mayor número de legisladores tenga o conserve a su favor; tercero, Adrián ha realizado trabajos previos de cabildeo, tal vez no con este propósito, pero ha logrado acuerdos con las respectivas bancadas, tiene acercamiento con los diputados, lo conocen, han pactado con él y no se ha conocido de reclamos al respecto; cuarto, el Congreso elegirá de los 35 un grupo de 10 y de ahí una terna que presentará al titular del ejecutivo estatal, quien decidirá.

Resultaría ilógico que el gobernador no se decidiera por su ex consejero, ex Secretario de Gobierno, quien además tiene carrera dentro de la Procuraduría, donde comenzó de Ministerio Público (así llegó a Zitácuaro) y escaló a Sub Procurador, por méritos propios.

Ahora bien, en un escenario apocalíptico para el grupo en el poder estatal, que como partido llegaran a su fase terminal en el próximo proceso comicial, ese espacio: la Fiscalía General de Justicia, serviría como una trinchera, el ultimo reducto de poder y sobrevivencia en el servicio público por un periodo de 9 años: los tres que restan del presente gobierno y todo el sexenio que viene, sin importar el partido político que triunfe en el próximo proceso electoral, que seguramente no será el PRD.

Al respecto, los de MORENA no podrán impugnar argumentado que se trataría de un “Fiscal carnal”, ya que a nivel nacional están haciendo lo que podrían objetar en Michoacán: poniendo a un Fiscal General de la Republica a modo e incondicional a los intereses del Presidente de México, pues la terna propuesta por el mandatario nacional para que sea Fiscal General de la República incluye a colaboradores cercanos a López Obrador, como son Bernardo Bátiz Vázquez, Eva Verónica De Gyvéz Zárate y Alejandro Gertz Manero. Así que los “izquierdistas” tendrán que dejar de emplear dicha terminología, si no quieren incurrir en incongruencias.

En el caso de Michoacán, una de la prioridades en la designación del nuevo Fiscal, es que sea Michoacano (y de ser posible egresado de nuestra Máxima Casa de Estudios UMSNH), que mínimo haya abrevado el humanismo de Vasco de Quiroga; que, si no siente amor por sus coterráneos, al menos tenga apego por su tierra y quienes en ella habitamos ostentemos la posibilidad de saber quién es, donde vive y la probabilidad de que nuestra repulsión lo alcance, si no actúa con apego a la justicia. Evitar la incursión de más parásitos voraces, que ven en esa representación social un espacio de poder para satisfacer egos, frustraciones y su insaciable apetito de bienes materiales.

El nuevo Fiscal debe realizar también, con urgencia, una profunda reestructuración del personal, en lugar de más reformas legales y estatutarias, que nada más quitan el tiempo y de poco sirven cuando existen funcionarios contaminados de corrupción, incompetentes y haraganes. Sujetos, hombres y mujeres, insensibles e inhumanos, que, ante los frecuentes casos de desaparecidos en la región, no sólo desatienden a los familiares de las víctimas, si no que se burlan, prejuzgando que todos los desaparecidos son delincuentes o vinculados a actividades ilícitas y por ello fueron “levantados”. Además de ineptos para cumplir sus obligaciones de procurar justicia, representar eficientemente a la sociedad y de manera diligente perseguir el delito y a los infractores, ofenden todavía más a las víctimas de ilícitos, convirtiéndose ellos mismos en lo que dicen combatir. Y eso no puede, ni se debe seguirse tolerando.

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/01/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201.jpg?fit=300%2C201https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/01/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201.jpg?resize=150%2C101J. Salatiel Arroyo Zamora / El DespertarEstatalesOpiniónPolíticaTitularesZitácuaro
INCERTIDUMBRE E INSEGURIDAD POR VACIO DE AUTORIDAD La indefinición, respecto a la salida de Carlos Herrera Tello de la alcaldía de Zitácuaro, ha generado un vacío de autoridad. Ese hueco, o debilidad gubernamental, ha traído como consecuencia lógica un relajamiento en todas las áreas de la administración municipal. Incluida, primordialmente,...