Zitácuaro, Mich.- Alberta García Mercado es originaria de la quinta manzana de Crescencio Morales, Macho de Agua, ha recibido múltiples reconocimientos como defensora de los derechos de las comunidades y las mujeres indígenas de Zitácuaro.

Se ha caracterizado por ser una mujer de hogar, madre de familia, emprendedora y sobre todo ha procurado defender a hombres y mujeres desde el terreno de la abogacía, sin serlo de título.

Alberta García fue reconocida por su trayectoria como defensora de las comunidades y las mujeres indígenas, así como por haber participado en foros internacionales.

Siendo una mujer con preparación académica de bachillerato, desde su trinchera ha trabajado por la eliminación de la violencia contra las mujeres, a través de una red de abogadas y promotoras indígenas que luchan por una vida libre de violencia en la entidad.

Ha recibido su formación desde diferentes foros, como Visión Mundial en su comunidad, Macho de Aguas, ha participado en diferentes talleres, como el de “Ser y hacerse mujer”, “Derechos de los niños, niñas y adolescentes”, “Derechos de salud sexual y reproductiva de adolescentes”, “Derechos de la maternidad y de las madres adolescentes” y “Detección oportunidad de cáncer de mama”, por mencionar solo algunos.

En el 2010 recibió mención honorífica por su historia de vida, en el Castillo de Chapultepec, al participar en el concurso de “Historias orales de mujeres indígenas”, bajo el seudónimo “La Gaviota”, en la Ciudad de México.

En el 2013 participó en el diplomado para fortalecer el liderazgo de mujeres indígenas, realizado por el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los pueblos indígenas, ONU Mujeres y la Alianza para mujeres indígenas de Centro América y México.

En el 2014 recibió un reconocimiento de la radio difusora XETUMI, la voz de la Sierra Oriente, por su “Invaluable trabajo en pro de los derechos de las mujeres indígenas Mazahuas y Otomíes de la Región Oriente de Michoacán.

World Visión o Visión Mundial le otorgó un reconocimiento por su labor como “representante de la niñez michoacana y de las mujeres indígenas mazahuas en la promoción y protección de sus derechos”.

Desde el año 2006 se ha encargado de impartir diferentes talleres de promoción de los derechos de las niñas en diferentes comunidades, como San Mateo, Macho de Agua, La Dieta y Manzanillos.

Ha abordado temas importantes que tienen que ver con la integración y valores en la familia. Ha impartido también talleres para abordar temas sobre enfermedades de transmisión sexual, VIH-SIDA y embarazo en la adolescencia.

De igual manera ha participado en otras actividades para la conservación y cuidado del medio ambiente, en la elaboración y gestión de proyecto de un vivero de jitomate con un grupo de jóvenes, gestión de material para la elaboración de pilas, viviendas térmicas, cemento para piso, entre otros.

En el 2008 se encargó de coordinar la búsqueda de una niña secuestrada en una boda, se solicitó a las autoridades el arresto del secuestrador cuando fue localizado. Se realizó el cierre de la carretera federal para exigir a las autoridades tomaran cartas en el asunto, ya que el presunto delincuente estuvo a punto de ser linchado en la comunidad de Macho de Agua.

Ha sido representante de la comunidad de Crescencio Morales para la gestión de planta de aguacate, durazno y zarzamora, la gestión de un proyecto de borregos y despensas para las mujeres, entre otros apoyos.

Como promotora de los derechos humanos le tocó, en el 2010, demostrar la inocencia de un joven que la acompañó a reforestar y que fue acusado por el ejército de portar arma de grueso calibre, mismo que fue detenido y llevado al penal de Almoloyita de Juárez, en Toluca, Estado de México.

Durante 3 años fue presidente del grupo de mujeres Ndishu-Tzitzeje (mujeres estrella) del proyecto productivo para mujeres indígenas en Macho de Agua.

Del 2009 al 2014 fue tesorera de la asociación Casa de la Mujer Indígena, Mazot, periodo en el que se realizó la gestión del comodato del terreno para beneficio de las mujeres mazahuas y otomíes.

En el 2008 fue invitada a participar a un programa de televisión en Tele Fórmula, donde abordó el tema de la violencia que vive la mujer en las comunidades indígenas, en la Ciudad de México.

En el 2011 participó en un intercambio de experiencias con mujeres indígenas de la casa de la mujer, con el propósito del quehacer, de los retos, logros y la problemática que viven las mujeres indígenas en cuestión de salud sexual y reproductiva, en Chalchihuitan, Chiapas.

En ese mismo año también participó en un encuentro internacional de mujeres líderes indígenas para tratar temas como discriminación, violencia, problemáticas en salud sexual y reproductiva. Evento organizado por la CDI y la ONU en Guatemala.

Fue seleccionada por la Organización de las Naciones Unidas y la Universidad Nacional Autónoma de México para asistir a El Cairo, al foro sobre la problemática de mujeres indígenas.

Cabe resaltar que Alberta García fue empleada doméstica durante dos años, para la señora Rosa Soto, dueña de un puesto de pescados al interior del mercado. En ese periodo se encargó también ser agente de ventas de la empresa Tuper-Ware y Avón.

Fue asimismo empleada de una vinatería, se dedicó a la venta de flor de noche buena en temporada invernal. Años después fue Directora del Instituto de la Mujer Zitacuarense y regidora.

https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/01/alberta-garcia-mercado.png?fit=410%2C672https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/01/alberta-garcia-mercado.png?resize=150%2C150Gabriel Gómez RodríguezPersonaje de la SemanaZitácuaro
Zitácuaro, Mich.- Alberta García Mercado es originaria de la quinta manzana de Crescencio Morales, Macho de Agua, ha recibido múltiples reconocimientos como defensora de los derechos de las comunidades y las mujeres indígenas de Zitácuaro. Se ha caracterizado por ser una mujer de hogar, madre de familia, emprendedora y sobre...