Zitácuaro, Mich.- José Luis Gonzaga de la Trinidad, mejor conocido como el sacerdote Luis Gonzaga Cerda (1886-1966), ha sido considerado entre la comunidad zitacuarense un religioso que practicó el verdadero amor al prójimo. Su actividad siempre la hacía con esmero y vocación, de tal manera que en ocasiones no había descanso por atender el aspecto religioso.

Nació en La Piedad, Michoacán, el 20 de junio de 1886 y ese mismo día fue bautizado en la parroquia del lugar por el presbítero Antonio Montero, con el nombre de José Luis Gonzaga de la Trinidad.

Fue el primero de seis hijos del matrimonio conformado por Román Cerda y Juana Meza. A la edad de 8 años hizo su primera comunión, en la misma iglesia de la localidad, el 25 de diciembre de 1894.

Cuando tenía cumplida la edad de 15 años ingresó al seminario de Morelia, en el año de 1901. Tras cursar de manera exitosa sus estudios fue ordenado sacerdote por el Excmo. Y Rvmo, doctor don Leopoldo Ruíz y Flores, el 21 de enero de 1912.

Cantó su primera misa en la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México, el 3 de febrero del mismo año de su ordenación sacerdotal. Por cierto, su primera misión fue el municipio de Tuxpan, donde fue el párroco del lugar y su estancia fue de 1912 hasta 1923.

Fue el 2º de enero cuando llegó a la ciudad de Zitácuaro como auxiliar (también llamado coadjutor) del “señor cura” y párroco don Wenceslao Ruíz, quien luego de fallecer quedó como encargado en esta localidad.

Tuvo también otros encargos, entre ellos resalta que fue “prefecto espiritual en el seminario”, además (por razones desconocidas) estuvo en Baja California, Ensenada, Mexicali, Tijuana y La Paz, en la misma entidad mencionada.

Cabe hacer mención que fue comisionado a laborar en la parroquia de San Martín Otzoloapan, por un lapso de dos años y nuevamente regresó a la Iglesia de “Nuestra señora de los Remedios”, a la cual dedicó su vida y el crecimiento espiritual. Participó en la construcción de los templos de “San José”, “Santísima Trinidad”, “San Juan”, así como el panteón “San Carlos”.

Logró también que se llevara a cabo la donación del terreno del “Colegio Lumena” y además fue el precursor de “La Adoración Nocturna” en esta ciudad.

Es considerado por los zitacuarenses por su amplia generosidad y caridad. De igual manera fue un hombre sabio y prudente en la toma de decisiones, practicó siempre la oración de intercesión para llevar a la comunidad al camino hacia a Dios.

Fue correspondido en el amor, porque practicaba siempre el amor al prójimo. De acuerdo a las palabras del presbítero Juan Vázquez Torres: “vi morir a un Santo, pero antes lo vi actuar y vivir como un Santo”, dijo al morir el padre Luis.

El historiador Crispín Duarte Soto lo describió así en uno de sus libros: “El sacerdote Luis G. Cerda, que vivió entre los zitacuarenses por más de 40 años, es de esos seres humanos que poco abundan sobre la faz de la tierra, fue un hombre desposeído de sentimientos negativos, para él los celos, la envidia, el dio, el egoísmo, no existían”.

“Él se encontraba en otro plano, había logrado una evolución espiritual; su alma era limpia, inmaculada, sin mancha. Sus actos, sus actividades cotidianas estaban inspiradas por el amor a su prójimo”, expresó.

“Se distinguió por su bondad y nobleza de espíritu. Nunca atesoró bienes materiales, los pocos que llegaban a sus manos los repartía entre las personas con carencias económicas”, anotó.

“El sacerdote Cerda desempeñó su ministerio con amor profundo a sus semejantes, fue un ser humano a cabalidad. Su actividad pastoral la realizó con esmero, siempre veló porque en las diferentes comunidades no faltaran los servicios religiosos y periódicamente asistía personalmente a ofrecerlos a sus habitantes”, precisó.

“En reciprocidad los zitacuarenses le profesaban profunda admiración, amor y reconocimiento a su entrega, por su labor pastoral en beneficio de la grey católica y la sociedad. Quienes le trataron y le conocieron, le muestran profunda gratitud”, puntualizó Duarte Soto.

https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/10/44331989_1717727941669103_6675602431914541056_n.jpg?fit=528%2C960https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/10/44331989_1717727941669103_6675602431914541056_n.jpg?resize=150%2C150Gabriel Gómez RodríguezPersonaje de la SemanaZitácuaro
Zitácuaro, Mich.- José Luis Gonzaga de la Trinidad, mejor conocido como el sacerdote Luis Gonzaga Cerda (1886-1966), ha sido considerado entre la comunidad zitacuarense un religioso que practicó el verdadero amor al prójimo. Su actividad siempre la hacía con esmero y vocación, de tal manera que en ocasiones no...