CAMBIOS, QUE NADA CAMBIAN

   La palabra “cambio”, en política significa o representa transformación en el sistema y en sus componentes, donde se puede generar una comparación entre las condiciones que existían y las sucesivas, que deben ser mejores. Es decir, los cambios son para mejorar, y los michoacanos anhelaban con urgencia que estos se dieran en la administración pública estatal, especialmente en las áreas más sensibles y cuestionadas, donde los resultados a favor de los contribuyentes son totalmente adversos.

Pero los reemplazos efectuados el pasado lunes, en el gabinete del gobierno del estado, son irrelevantes para los michoacanos, no así para los especuladores económicos y políticos. Pues el único relevo de consideración se dio en la Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas, a donde llegó un ex empleado de las empresas constructoras del alcalde de Zitácuaro, lo que presumiría un conflicto de interés o “sospecha” de posibles negocios al amparo del poder público, por la relación de subordinación del hoy Secretario de Estado con su “ex” patrón y jefe político.

En relación al tema de la reestructuración en el gabinete Silvanista, con insistencia se ha difundido que el munícipe de Zitácuaro, Carlos Herrera Tello, dejará (después de diciembre) la presidencia municipal para incorporarse a una Secretaría de Estado, presumiéndose fuese SCOP o la Secretaría de Gobierno. Pero hoy, con el nombramiento de su subordinado en SCOP, se desdibuja el escenario para el presidente de la Heroica; pues, aunque cuenta con el perfil para dirigir la política interna, coordinador el gabinete y los trabajos de seguridad del estado, los grupos al interior de la corriente gobernante no verán con simpatía que permute una alcaldía por dos Secretarias de Estado, sobre todo siendo una de ellas la de mayor preeminencia y poderío.

No obstante, los michoacanos con ansiedad esperaban que los cambios se dieran en la Procuraduría General de Justicia y en la Secretaría de Seguridad Pública, donde la relación entre la ciudadanía y sus servidores (empleados) resulta insostenible y desde hace meses se esperaba que dichos mandos fuesen vinculados a proceso, o al menos expulsados del estado, por la evidente ineptitud para exterminar la inseguridad y violencia, sus posibles vínculos con los grupos delictivos que deberían combatir; pero, particularmente, por ultrajar inmisericordemente los derechos humanos de quien tenga la desgracia de cruzarse en el camino de esas bestias insaciables, que han encontrado en los michoacanos un botín inagotable de riqueza monetaria.

No obstante las numerosas denuncias y 53 quejas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, nada más contra la Policía Michoacán, sólo en Zitacauro; la protección criminal a los mandos, que más ganancia aportan a sus superiores, ha impedido que la ley se aplique, poniendo en riesgo el estado de derecho y la futura gobernabilidad de la región, frente a un paulatino desgaste de la imagen del titular del ejecutivo estatal, a quien la sociedad culpa de todo y él seguramente ni enterado está de los estragos que sus colaboradores permiten hacer y “pasar”, con tal de llenarse los bolsillos de dinero mal habido, arrancado con sangre a sus paisanos, como lo revelan los videos publicados por el portal de El Despertar.

LOS VIDEOS INCRIMINATORIOS

En las páginas de este medio de comunicación tenemos meses denunciando los excesos en que incurren los mandos de la Policía Michoacán y el alarde que hacen de ser protegidos por el nivel más alto del poder ejecutivo estatal; pero lo que sí es verdad, es la protección cómplice que tienen de funcionarios de la Fiscalía Regional de Justicia y la “coordinación” que también sostienen con funcionarios de la PGR, establecidos en esta ciudad, para extorsionar y saquear a los pobladores de la región, con el pretexto de luchar contra la criminalidad… que ni combaten, pero si aprovechan para torturar y robar.

Como hemos sido insistentes en el tema, pues constantes han sido las quejas y denuncias recabadas por El Despertar, los mal pensados y peor intencionados han especulado y difundido que se trata de un asunto personal del medio de comunicación contra las corporaciones policiacas en mención, incluso se ha llegado a pensar en la falsedad de la información difundida, o percibían ya como algo cotidiano el ultraje a las garantías elementales del ser humano. En tanto para las autoridades infractoras y sus protectores representábamos un fastidio, que no pasaba de ahí, pues a algunos de los denunciantes se les “persuadía” con promesas o amenazas para que no dieran seguimiento a sus denuncias o quejas, pero quienes confían en nosotros nos hicieron llegar información invaluable.

Se trata de dos videos que exhiben lo que constantemente hemos denunciado: la manera criminal de operar de la Policía Michoacán, la forma como “siembra” evidencias o fabrica pruebas para imputar delitos a sus víctimas. Las grabaciones visuales muestran a un conductor que es detenido frente a las instalaciones de la PGR (en Zitácuaro), por alrededor de diez elementos de la Policía Michoacán, quienes al revisar el vehículo del requerido le colocan dos bolsas con polvo blanco, que luego sustraen de la unidad, para de inmediato someter y esposar al civil; a quien, después de más de cinco horas, pusieron a disposición del Ministerio Público Federal, a pesar de que dicha fiscalía se encuentra a unos pasos de donde fue detenido el supuesto infractor.

Al respecto, son diversos los ilícitos que la Policía Michoacán cometió en perjuicio del ciudadano requerido y contra la sociedad; primero, no debió ser parada ni revisada la unidad motriz si no se encontraba reportada de haber cometido un hecho delictuoso o en flagrancia; segundo, la siembra de evidencias incriminatorias; y tercero, no ponerlo a disposición de manera inmediata. Extraoficialmente se ha tenido conocimiento que ese periodo de tiempo fue utilizado para torturar al detenido, quien golpeado fue presentado ante el MP federal, de donde le arrebataron 350 mil pesos por su libertad. No obstante haber sido extorsionado, meses después volvió a ser detenido y sujeto al mismo “tratamiento”.

Pero ni con el video, que confirma la corrupción policiaca en la región oriente, las autoridades dan crédito a lo que sucede. Mientras el desprecio hacia el gobierno crece en las victimas de los criminales disfrazados de policías.

CRECE EL RECHAZO POPULAR CONTRA EL GOBIERNO

Lo anterior contribuye a que, en el imaginario colectivo, se fortalezca la idea de que en la actualidad no haya un solo gobernante o político que goce de la simpatía del pueblo. Al contrario, existe un repudio creciente e incontrolable hacia la clase política y gobernante, y esa repulsión no es nada más porque sean corruptos, nefastos, autoritarios, déspotas, vende patrias, mentirosos, criminales e insaciables; lo que pasa, es que no es concebible que, a nombre de los valores más elevados y sagrados para una nación, estado y municipio, haya una élite que viva con grandes canonjías y privilegios, mientras el pueblo se sumerge en la miseria.

Si a ese insultante derroche de los políticos en el poder (incluso fuera de él hacen dispendio de lo que saquearon), se le suma la ineficacia para combatir y eliminar las prácticas, conductas y acciones que más ultrajan y ofenden a la sociedad, como la alianza, sociedad o colaboración entre autoridades y grupos del crimen  organizado, que impulsan la inseguridad y violencia en la geografía que se gobierna, se entenderá porque los ciudadanos contribuyentes han perdido el respeto a la autoridad y se comienza por llegar, indebidamente, al insulto personal y familiar sin consideración alguna.

                                        MENTIRAS E INGRATITUD POLITICA

Mentir, engañar, aprovecharse de las situaciones de necesidad de los demás, para manipularlos con promesas de mejorar sus condiciones de vida, con pleno conocimiento de que no se les cumplirá, es no tener madre…y si acaso se tiene, no se mamó de ella algunos valores.

Esto viene en relación a que algunos funcionarios de la anterior y presente administración de Zitácuaro, para la ganar la elección del pasado primero de julio, prometieron empleo a seguidores y operadores políticos, entre otros beneficios, pero luego de estarlos explotando durante tres quincenas no les han pagado, presionando para que renuncien o abandonen sus ocupaciones, para realizar otras tareas que les permita llevar sustento a sus familias, en tanto les llega su pago como trabajadores del municipio. Acción que resulta de lo más ruin, en perjuicio de quienes trabajan esperanzados en tener la posibilidad de proveer comida a los suyos.

Esto demuestra que en el presente gobierno perredista también existen funcionarios iguales, tal vez peores, que el del priista Juan Carlos Campos Ponce. Tal vez por eso no actuaron en su contra, pues son lo mismo: lacras indeseables, parásitos, depredadores de la sociedad. Por ello, en lugar de presionarlo para que devolviera lo que robó, se han dedicado a imitarlo y superar sus técnicas de saqueo.

Pero como siempre, los “amarillistas” malvados seremos nosotros, los medios de comunicación y los ciudadanos que se atreven a denunciar y a transformar en serio lo que no nos gusta de nuestros gobernantes.

 

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201.jpg?fit=300%2C201https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201.jpg?resize=150%2C101J. Salatiel Arroyo Zamora / El DespertarEstatalesSinopsis PolíticaTitularesZitácuaro
CAMBIOS, QUE NADA CAMBIAN    La palabra “cambio”, en política significa o representa transformación en el sistema y en sus componentes, donde se puede generar una comparación entre las condiciones que existían y las sucesivas, que deben ser mejores. Es decir, los cambios son para mejorar, y los michoacanos anhelaban...