MENTIR POR SISTEMA, CARACTERISTICA DE UN GOBIERNO

Hoy que se cumple el primer trimestre del nuevo gobierno zitacuarense, no quise omitir rememorar lo que sucedió hace tres años y ocho meses, más o menos.  Apenas habían transcurrido tres meses de gobierno, cuando el entonces presidente municipal, Juan Carlos Campos Ponce, evidenció los primeros síntomas de la mutación que padecen la mayoría de “políticos”, cuando ascienden un escaño en el “servicio público (la generalidad no cuenta con la madurez y ecuanimidad suficientes para tolerar la seducción del poder, terminando por perder la cordura y en lugar de transformación evolutiva, lo que consiguen es la perturbación).

El entonces alcalde faltó a su honor de caballero, ultrajó la palabra empeñada a quienes en él confiaron, mancillando  compromisos establecidos previamente, en el sentido de que gobernaría con rectitud y transparencia. De inmediato integró a la nómina a familiares cercanos a él y su esposa y dio de alta como proveedores a empresas de sujetos incondicionales a él, a socios y prestanombres. Se le sugirió corrigiera su actitud y lo ignoró. Se le exhibió en estas páginas e hizo berrinche. Se le advirtió que la contratación de espacios en este medio no significa sumisión, ni nos convierte en incondicionales tapaderas de corruptelas.

Se le explicó que el patrimonio más valioso de un medio de comunicación, es la credibilidad y esta no se pondría en riesgo por su voracidad. Se le invitó a que recapacitara, que él estaba mal, no quienes difundíamos sus “desaciertos”; que nosotros, después de casi veinte años de luchar contracorriente, no cambiaríamos nuestra forma de hacer periodismo. Que ya habíamos superado el hostigamiento y persecución de su creador y benefactor, Víctor Manuel Tinoco Rubí y los intentos de sus antecesores de también imponernos “línea”.

Se le percibió que si no rectificaba, tendríamos que rescindir el convenio de publicidad, a pesar de la importante suma que se nos ofertaba. Creyó que sería imposible, pues ningún otro medio de difusión le contradecía. La responsable del área de publicidad acudió con el alcalde para cancelar el contrato verbal que existía con El Despertar, lo que Campos Ponce de momento no percibió mal; ya que, –según él-, de todos modos le “estábamos pegando”.

Conforme avanzaba su gobierno, crecía el desaseo y se intensificaban los señalamientos; por lo que, en un arranque de ira, contrató los servicios de todos los compañeros periodistas y de las empresas para las cuales laboran, para, con recursos públicos, ejecutar una campaña de linchamiento en nuestra contra, argumentando ser víctima de extorsión. Pretextó que los colaboradores de El Despertar, particularmente quien esto escribe, le pedía fuertes sumas de dinero a cambio de no criticarle. Hubo ciudadanos que fueron capaces de creerle, tal vez por ignorancia, ingenuidad o por así convenir a sus intereses.

Ante tal embestida y considerando su estado de salud mental, que se encontraba ofuscado ante la existencia de alguien que se atrevía a desafiar su poderío y lo exhibía, no caímos en la provocación, más bien le dimos por su lado y también publicamos en este semanario el oficio, en el que afirmó que lo estábamos extorsionando; pues, aun que no estábamos de acuerdo con su opinión y forma de expresarla (pagando con recursos públicos para denostar), es nuestra obligación respetar su derecho a expresarse con libertad… lo que él no hizo con nosotros, respetar nuestra libertad de pensar y opinar…

Deplorable también fue la manera tan insolente de mentir, del entonces gobernante Campos Ponce, lo hacía con tanta seguridad que resultaba convincente. Si alguien se atrevía a señalarle algo, por insignificante e irrelevante que fuese, de inmediato utilizaba a la radio, no para aclarar, menos para aceptar sus equívocos e intentar enmendar, si no para inventar y despotricar en contra de regidoras, periodistas, ciudadanos y todo aquél gobernado que osara dudar su transparencia en el ejercicio público. Hasta hoy, con los trabajos de fiscalización de la Contraloría municipal, se empieza a aceptar que siempre mintió y lo hacía por sistema.

Tampoco nos degradaríamos a debatir con un desquiciado por el poder y víctima de un hambre atroz por apoderarse de los bienes ajenos. Solo respondimos que “el tiempo y nuestros actos serían los que ubicaran a cada quien en su lugar”. Me equivoqué, pues el tiempo transcurre y para muchos yo sigo siendo el mentiroso, mientras Juan Carlos Campos Ponce y su banda, con libertad absoluta y toda la protección de políticos de su partido y funcionarios de todos niveles, disfrutan los bienes indebidamente obtenidos.

Pero el intento de linchamiento mediático no fue la única estrategia para silenciar nuestra información y callar nuestras voces, posteriormente procedería de la forma más ruin y cobarde, de una manera inhumana, peor que una bestia. Se denunció, pero los criminales siempre se protegen entre sí, más cuando hay fuertes cantidades de dinero de por medio, la justicia la prostituyen los responsables de procurarla y administrarla.

                                     EL PRI Y SUS GOBIERNOS DESGASTADOS, A PESAR DE ELLO GANAN

Al cumplirse tres meses del nuevo gobierno municipal y tres años ocho meses del inicio de las hostilidades y la consecuente decadencia priista en Zitácuaro. Esto nos conduce a recordar también que el pasado primero de diciembre se cumplieron tres años del mandato de Enrique Peña Nieto como presidente de la república, la mitad de su periodo gubernamental y el arranque de la carrera por la sucesión.

De acuerdo a una encuesta publicada el martes por el diario Reforma, el mandatario priista es el presidente más repudiado por sus gobernados. El influyente rotativo afirma que en el último cuatrimestre (extrañamente), la “aprobación” de Peña Nieto se incrementó del 34 al 39 por ciento. No obstante el dueño de “La Casa Blanca” de Las Lomas, en el DF, continúa como el presidente peor evaluado de los últimos sexenios. A la mitad de su mandato, Ernesto Zedillo contaba con una aprobación del 6.7, Vicente Fox 6.5 y Felipe Calderón 6.3.

Al cumplirse el martes, tres años del régimen peñanietista, la corrupción, ineptitud, violencia, represión y pobreza es la característica que identifica a dicho gobierno, situación que ha detonado la indignación ciudadana.

Sucesos como los de Ayotzinapa, Tlatlaya, La Casa Blanca, la fuga del Chapo, las ejecuciones masivas y extrajudiciales en Tanhuato, Apatzingán y Ostula, en Michoacán; así como la fabricación de delitos y siembra de evidencias para enviar a prisión a los verdaderos libertadores de nuestro estado, como el Doctor José Manuel Mireles Valverde, Semeí Verdía Zepeda y el hostigamiento en contra de Hipólito Mora Chávez, que contrasta con la impune protección a quienes han saqueado las finanzas públicas del estado, sin importar la filiación partidista, cuya rapiña se incrementó con los tres últimos gobernadores priistas y un comisionado que sometió a los primeros, quienes a su vez toleraron los atracos de las dos anteriores administraciones estatales encabezadas por el PRD y protegieron a alcaldes aliados con el crimen organizado.

Pero los deméritos de los gobernantes y funcionarios surgidos de sus filas, parecen no perjudicar al PRI, ya que en los comicios intermedios de junio logró conservar la mayoría en la Cámara de Diputados federal y consiguió el control territorial con la mayoría de las gubernaturas.

Mañana domingo habrá elecciones extraordinarias a la alcaldía de Sahuayo y la diputación por el distrito de Hidalgo y el PRI es el adversario a vencer, a pesar de todo lo sucedido. Incluso, Ciudad Hidalgo ha sido escenario también de sucesos violentos lamentables, como el asesinato de tres jóvenes estudiantes a manos de la policía municipal, bajo las órdenes de quien ahora es candidato. Tampco pueden minimizarse las muertes del joven fotógrafo, ni del líder maderero; pero los partidos políticos, particularmente el tricolor, le siguen apostando como estrategia electoral, a la sumisión de conciencias, a través de las dadivas para comprar votos, pero sobre todo a la memoria corta y escasa dignidad de los electores, que les impide despertar  para rebelarse y liberarse.

  

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2015/12/SINOPSIS-POLITICA.jpg?fit=800%2C534https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2015/12/SINOPSIS-POLITICA.jpg?resize=150%2C150J. Salatiel Arroyo Zamora / El DespertarSinopsis PolíticaTitulares
MENTIR POR SISTEMA, CARACTERISTICA DE UN GOBIERNO Hoy que se cumple el primer trimestre del nuevo gobierno zitacuarense, no quise omitir rememorar lo que sucedió hace tres años y ocho meses, más o menos.  Apenas habían transcurrido tres meses de gobierno, cuando el entonces presidente municipal, Juan Carlos Campos Ponce,...