LA INGOBERNABILIDAD EN GUERRERO Y SU INFLUENCIA EN MICHOACÁN

Igual que en Michoacán, en el pasado reciente, en el vecino estado de Guerrero las autoridades legalmente instituidas sólo representan una estorbosa carga a las finanzas públicas, pues sus estrategias y acciones han resultado insuficientes e inútiles para devolver la tranquilidad a los pobladores.

En Guerrero, igual que en el Michoacán de Lázaro Cárdenas Batel, Leonel Godoy Rangel, Fausto Vallejo Figueroa, Jesús Reyna García, Alfredo Castillo Cervantes y Salvador Jara Guerrero, los que en verdad deciden y mandan, son los diversos grupos del crimen organizados, diseminados por toda la geografía estatal; que, impunemente masacran, secuestran y extorsionan.

Son los delincuentes quienes imponen sus reglas, generan terror y caos, frente a un gobierno empinado, penetrado y ultrajado hasta el cansancio por los jefes delincuenciales que abiertamente lo desafían, sabedores de la postración de las “instituciones” ante el poder monetario y capacidad de fuego de los grupos delictivos.

Esas amargas experiencias mortales que están padeciendo nuestros vecinos guerrerenses, provocadas y toleradas por la corrupción, ineptitud, complicidad y sumisión gubernamental a las bandas criminales que se han adueñado del estado, creando ingobernabilidad, zozobra y muerte, deben hacernos valorar la entrega y sacrificio que los grupos de autodefensas legítimos (de Michoacán) aportaron para liberarnos de la opresión del crimen organizado. Que después fueron infiltradas por delincuentes de Alfredo Castillo, para manipularlas, degradarlas y ponerlas al servicio de los infractores institucionalizados, mientras se asesinaba o ponía tras las rejas a los líderes honestos.

LLAMADA DE ALERTA

   En la región de Tierra Caliente de Guerrero, zona limítrofe con Michoacán, a escasas tres horas y media de Zitácuaro, en el caso de Zirándaro de los Chávez y cuatro respecto a Ciudad Altamirano o Pungarabato, estando de por medio las bellezas del Río Balsas, las bandas que dominan esos territorios son La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios, grupos que surgieron en Michoacán y se han reproducidos en otras entidades federativas, pero que estarían atentos al primer síntoma de relajamiento de las nuevas autoridades, para infiltrar y someter,  primero a las corporaciones policiacas y así, como en el pasado, volver a tener ejércitos gratuitos, financiados por los contribuyentes, pero al servicio del crimen y donde los más favorecidos, al ingresar a la nómina de los cárteles, fueron los mandos policiacos, mientras que la tropa sólo vejaciones obtuvo.

La población que le apuesta a construir una paz duradera, que permita impulsar el desarrollo y tranquilidad de todos los michoacanos, debe estar alerta, no dejarse confundir por autoridades que a cambio de bienes patrimoniales y poderío bélico podrían ceder el territorio del estado y sus municipios; menos podemos permitir se nos engañe, cuando delincuentes, sin la mínima formación doctrinaria y ética, intenten hacernos creer que, aun que pertenecen a organizaciones delictivas, practican una tendencia libertaria y justiciera.

Recordemos que las bandas delictivas que operaron en Michoacán así surgieron, confundiendo a la sociedad para tejer redes sociales de auto protección, escudos humanos, edificando una amplia base popular y difundiendo que se trataba de grupos justicieros, los modernos Robín Hood, que combatirían la corrupción del gobierno y despojarían a los ricos lo mal habido para regresarlo a los desposeídos. Pero cuando los supuestos narcos adquirieron mayor fortaleza, se aliaron con el gobierno, chingaron a los jodidos (más aún) y a los verdaderos acaudalados jamás los molestaron, al contrario, los obedecían, para también en contubernio con ellos ultrajar a la raza. No puede confiarse jamás en quien antepone el precio del dinero, al valor de las virtudes.

                                                   EL CULPABLE SIGUE SIENDO EL PRI

Con respeto a la militancia, que también ha sido víctima silenciosa y en algunos casos hasta complaciente. No debemos olvidar que el PRI inauguró y sigue innovando todas las formas de protección a la corrupción; por eso, es verdad que el crimen más organizado está en la clase política, principalmente priista, está en las instituciones que no investigan, en los fiscales miopes y en los gobiernos omisos. La protección a la corrupción está también en las leyes, a pesar de que se alardea que nuestro sistema jurídico es ejemplar y de primer mundo, tenemos leyes que son implacables con el desvalido y en exceso flexibles con el poderoso, leyes que permiten el conflicto de interés, que no sancionan el enriquecimiento ilícito, legislaciones hechas para permitir el saqueo.

En resumen, el sistema jurídico esta creado para permitir la impunidad institucionalizada, un claro ejemplo es la “investigación” a la Casa Blanca del matrimonio Peña Rivera, indagatoria fallida, que terminó por exonerar a todos los involucrados; entre más de una decena de casos recientes, que han ofendido delicadamente la inteligencia del pueblo mexicano. En Michoacán tampoco se ha castigado a los responsables de la depredación financiera, a uno de ellos hasta lo premiaron con una Sub Secretaría en el gabinete presidencial.

Mientras que en ZITÁCUARO, se acude a todos los contactos y argucias para que los criminales que saquearon nuestros recursos y se aliaron con el crimen organizado, queden sin castigo. Hace unos días la cónyuge del ex alcalde le organizó un ágape a su amigo, el ex gobernador Víctor Manuel Tinoco Rubí (hacedor, impulsor y protector del ex presidente Juan Carlos Campos Ponce), a quien los reunidos en la convivencia solicitaron su intromisión para que la justicia no alcance a los delincuentes.

Información importante les habrá compartido el ex mandatario estatal (tricolor), que algunos comensales salieron optimistas, seguros de la protección y convencidos de que las leyes seguirán sin incomodarlos, que la impunidad continuará siendo total y absoluta para ellos.

Incluso, a manera de chantaje han soltado que el gobernador Silvano Aureoles no se atreverá a tocarlos, por ciertos negocios que presumiblemente realizaron, tanto el ex munícipe como el entonces legislador federal, quienes – a decir de Campos Ponce- se beneficiaron con la desviación de recursos destinados a la terminación del Teatro Juárez.

Seguramente se trata de infundios, producto de tácticas obscenas, como las que Campos Ponce siempre ha utilizado para minar y presionar con injurias. No obstante, le podría resultar contraproducente, pues existen indicios que muestran que el gobernador Aureoles no permite, ni cede al chantaje, y las calumnias de Campos podrían obligarlo a aclarar lo comentado, transparentando el uso de los recursos invertidos en el Teatro Juárez y aplicar la ley de manera estricta, como debe ser, no sólo en este caso, si no en todos en los que la poca claridad genera dudas. Así como en aquellos donde consta existió y persisten irregularidades e ilícitos sin castigo.

Precisamente el tema de la omisión al combate de la corrupción, la arrogancia de sus funcionarios, que demasiado pronto están perdiendo piso, actuando como bestias, cuando no son más que pobres parásitos mantenidos de nuestras contribuciones; así como el posible retorno de la inseguridad a ciertas regiones del estado, representan por el momento el talón de Aquiles del gobierno Silvanista y el más grande obstáculo a su ascendente carrera política.

BERGOGLIO, JEFE DE ESTADO Y LÍDER RELIGIOSO

Mucho se ha criticado la intervención obsequiosa del Estado mexicano… más bien del gobierno de México… en la visita del Papa Francisco, reprochándose  que nuestras autoridades no sean igual de complacientes con líderes de otros grupos religiosos que, incluso, profesan las mismas creencias cristianas; sobre todo, en un régimen que se autodefine democrático, donde las minorías también deben ser tomadas en cuenta.

Al respecto, algunas veces criticamos y condenamos, por que pasamos por alto que, en el caso de Jorge Mario Bergoglio o Papa Francisco, se trata de un jefe de Estado, que debe ser recibido con el protocolo y formalidad política que dicha investidura representa, pues se trata del jefe del Estado del Vaticano, pequeño territorialmente hablando, pero en exceso poderoso, política y económicamente.

Nos referimos a un país donde existe una monarquía absoluta, el Papa reúne el control de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Ahí no existe la democracia, pues los habitantes no eligen a sus gobernantes. No obstante es una potencia económica, que atrae recursos de todo el planeta, y política, pues los representantes del Vaticano se encuentran esparcidos por todo el globo terráqueo y son líderes en cada comunidad donde se profesa la religión católica, apostólica y romana.

FRACASA MISIÓN EVANGELIZADORA

Dos tipos de normas son las que rigen la conducta humana y hacen posible la convivencia de las personas en sociedad, estas son normas éticas (o morales) y jurídicas. Las primeras se adquieren en el hogar y se fortalecen por la iglesia, en nuestro caso la cristiana, sea cual fuere su corriente, facción o expresión. Ahí se nos enseña a distinguir lo bueno de lo malo y se nos prometen paradisiacas recompensas por nuestro buen comportamiento o siniestros castigos si nos inclinamos al mal o a lo indebido.

Las normas jurídicas son elaboradas por humanos, por el poder legislativos, son de observancia general y coercitivas, se castiga con penas pecuniarias o físicas su desacato; no obstante, muchos seres humanos respetan más las leyes divinas, por temor al infierno o por ambición a la gloria después de la muerte, que a las normas jurídicas.

Pero algo ha fallado con la misión evangelizadora de la iglesia en México (al decir iglesia no me refiero exclusivamente a la que dirige Bergoglio, si no a todas las que difunden la moral y las buenas costumbres, el amor o al menos el respeto entre semejantes, las que le dan más valor a la espiritualidad que a lo material), pues la putrefacción es imparable; fomentada especialmente, tanto por jefes políticos corruptos, como por líderes religiosos podridos, capaces de proteger a violadores de niños, a los que deben guiar y cuidar, jamás dañar.

 

 

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2015/12/SINOPSIS-POLITICA.jpg?fit=800%2C534&ssl=1https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2015/12/SINOPSIS-POLITICA.jpg?resize=150%2C150&ssl=1J. Salatiel Arroyo Zamora / El DespertarSinopsis PolíticaTitulares
                           LA INGOBERNABILIDAD EN GUERRERO Y SU INFLUENCIA EN MICHOACÁN Igual que en Michoacán, en el pasado reciente, en el vecino estado de Guerrero las autoridades legalmente instituidas sólo representan una estorbosa carga a las finanzas públicas, pues sus estrategias y acciones han resultado insuficientes e inútiles para devolver la...