SINOPSIS POLITICA 16/03/2019

LOS 100 DÍAS DEL ÚNICO GOBIERNO LEGITIMO EN LA HISTORIA DE MÉXICO

La legitimidad, es la capacidad de un poder para obtener obediencia sin necesidad de recurrir a la coacción o amenaza de la fuerza. De tal manera que el Estado es legitimo si existe un consenso entre los miembros de la comunidad para aceptar la vigencia de la autoridad. Entre los elementos de la legitimidad se encuentra la calidad moral de la autoridad, lograda y avalada por la voluntad mayoritaria de la ciudadanía depositada en las urnas, durante una competencia electoral. Y en la historia de Los Estados Unidos Mexicanos jamás se había suscitado un fenómeno social tan arrollador en contra de un sistema político, como el encabezado por el hoy presidente de México.

Sin duda alguna AMLO es el presidente mayormente legitimado (por no decir el único legitimo) y el más popular, al grado de ser considerado por algunos analistas y sectores de la comunidad intencional entre los presidentes lideres en el mundo (primer lugar en América Latina y tercero en el planeta). Pero sus primeros 100 días de gobierno se perciben más dirigidos a fortalecerse popularmente y robustecer la clientela electoral de su partido (MORENA), que en erradicar de fondo los problemas que más aquejan a la población.

Resulta innegable que a su llegada se combatió un lastre, que la mayoría de mexicanos desconocíamos la magnitud del mismo y lo permeado que se encontraba en las estructuras más altas del poder público y empresarial, así como la inmensidad de recursos financieros que se desviaban o eran robados a través de su práctica, como es el robo de combustible. Y que, gracias al gobierno de AMLO, esa actividad ilícita a disminuido. Aunque no han sido aprehendidos los ex servidores, ni funcionarios públicos en activo, que se confabularon o dirigían esas operaciones en perjuicio del patrimonio nacional.

Pero hay otros pendientes también graves, que azotan terriblemente a la sociedad, como es la inseguridad y violencia, que cada día se extiende más por toda la geografía de la república mexicana. Al respecto, se entiende que AMLO no logrará exterminar fácilmente ese problema, alimentado por la putrefacción de los gobiernos, ni a la corrupción misma. Ni siquiera podrá eliminar del todo las malas prácticas heredadas por mandatos anteriores. Lo malo, es que, para ganar, él hizo creer al electorado que sí podría y ahora tendrá que cumplir, pues millones se lo creyeron y no le conviene desilusionarlos.

A 100 días del gobierno de “La Cuarta Transformación” el estado de ánimo de la población es diverso y encontradas las posiciones ciudadanas: en muchos hay desencanto; pero, siguen siendo inmensa mayoría los que conservan esperanzas…contradiciendo la tradicional lógica de que “el poder desgasta”. Y ese, parece ser precisamente el objetivo del gobierno federal, fortificarse para lograr el monopolio absoluto del poder, centralizarlo de manera totalitaria en la figura presidencial.

LAS ESTRATEGIAS MEJORADAS DEL PRI EN MORENA

Para muchos, en vez de ser un verdadero “Movimiento de Regeneración Nacional” (MORENA), este partido político es un monstruo, un Frankenstein, construido con desperdicios de todas las organizaciones políticas temporalmente obsoletas, pero imponiéndose esencialmente la supremacía tricolor. Por eso el mote de la PRIETA, en lugar de MORENA.

Y es precisamente una táctica priista, partido de origen de AMLO y de la mayoría de sus asesores, operadores y colaboradores, la de vilipendiar, intimidar, chantajear y presionar, a través de campañas infamantes, como son los abucheos, a los mandatarios de partidos políticos distintos. Exhibir al adversario, minar su autoestima para debilitar su autoridad, reducirla…para que resurja como un gigante el mesías tropical, con su actuación amorosa, imponiendo un incuestionable liderazgo que exhorta al respeto conciliador. Poseedor, nada más él, de esa fuerza social entusiasta que nadie más podría opacar, ni siquiera con el pensamiento.

Aunque López Obrador cada día parece que se fortalece más, la simulación, las mentiras e hipocresías, tarde o temprano traerán consecuencias negativas. Pues se evidenciará la perversidad de los colaboradores malévolos, que vienen particularmente del PRI y de la iniciativa privada, cuyo único objetivo es saquear el patrimonio de los mexicanos. Tan malvados estos, como quien permita dichas bajezas, aunque simule ignorancia (como suele suceder).  Pero por lo pronto, lo que sería el objetivo principal de AMLO y su partido: la lucha electoral, se fortalece.

Inicialmente creí que la sobrevivencia de MORENA sería efímera. Que, por tratarse de un partido de caudillos, seguiría el destino del PRD: presencia unos 30 años y el exterminio, ante la fuga de sus líderes, que huirían en busca de más y mejores oportunidades. Pro me equivoqué, con la aportación intelectual de algunos consejeros de AMLO y la experiencia maquiavélica de sus amigos y aliados ex priistas, hay MORENA para rato y aunque López Obrador el lunes se comprometa a no buscar la reelección, tiene cinco años para cambiar de opinión y ceder a la voluntad popular que entonces “le exigirá” continúe al frente del gobierno…y él, como buen demócrata, respetuoso de la voluntad mayoritaria de la nación, se “tendrá que sacrificar”.

Son diversos los indicios que hacen conjeturar que lo realmente importante para el mandatario es el monopolio del poder; para lograrlo, además de centralizar esa potestad en su persona, debe crear un partido hegemónico, que utilizará como herramienta personal… no como un instrumento de la sociedad para ejercer la democracia y acceder al poder, sino como un medio de control popular. Así se explica también el sometimiento premeditado, alevoso y ventajoso de gobernadores de oposición.

Otra de las señales de ese afán de concentrar de manera totalitaria el dominio en la figura presidencial, es la modificación de los programas sociales, la entrega directa de los recursos a los beneficiarios…  lo que, cabe decirlo, se adelgazará también la costosa estructura burocrática, pero el propósito real no es ese, si no evitar que los gobiernos estatales utilicen los recursos con propósitos electoreros, para que ahora lo aprovechen los de MORENA.

Y nadie debe, ni puede criticar lo que ellos mismos hicieron o harían, estando en esa posición de mando. Siendo precisamente fundadores de MORENA los que operan dichos programas, desde los encuestadores, empadronadores, los que deciden quienes serán los beneficiarios, hasta los que entregarán los dineros, que con beneplácito recibirán todos los favorecidos, generando o fortaleciendo un sentimiento de gratitud y lealtad con los representantes del poder y su partido.

Que las consecuencias de todo esto vayan a ser buenas o malas, aun no lo sabemos, pero electoralmente si tendrá resultados positivos. Tanto, que el “candidato loco”, está resultando un genio político como presidente. Tomó como bandera el combate a la corrupción, la impunidad y la desigualdad y como mandatario esta dando muestras de pretender aplicar las leyes para consolidar estado de derecho. Lo que debería obligar a sus adversarios, para confrontarlo con éxito, pugnar por la justicia. Así le sacarían un paso adelante. Pues si el va por el derecho, los otros por la justicia.

Pero sus opositores no lo harán, pues, como diría Larry K. Ñonga: “Traen la cola larga bien zurrada” y en una de esas, por andar respingado, llaman la atención del “justiciero” presidente y les da para adentro, vinculándolos a proceso por ratones. Que es lo que más deseamos los ciudadanos, que sea parejo en el combate a la corrupción, en cuanto a la condición partidista y nivel de poderío de los infractores. Que no quede un solo político ladrón sin castigo, del partido que sea y sin importar el cargo, desde barrendero, hasta Ministro de la Suprema Corte.

Quienes creían que en el proceso electoral del 2021 enfrentarían a los candidatos de MORENA sin la influencia de López Obrador, sin ese fenómeno que hace ganar a ignorantes, ladrones, hipócritas, corruptos y delincuentes, “hasta una vaca echada” (como diría él), se llevarán una enorme desilusión, pues el presidente de México también aparecerá en las boletas el día de la jornada electoral, apoyando con ellos a los candidatos de su partido en las elecciones intermedias, pues la Cámara de Diputados, donde MORENA es mayoría y se acata a pie juntillas la voluntad de López, aprobó las figuras de revocación de mandato y consulta popular, para que el mandatario nacional pueda someterse al escrutinio de la voluntad soberana del pueblo “noble y bueno”… que la ciudadanía decida si continúa como presidente o se vaya.

Obviamente se está “trabajando” para que ese éxito sea arrollador, y eso preocupa sobremanera a los partidos opositores, especialmente al PRI, quienes por comodidad intentan ignorar que son precisamente ellos y sus gobernantes los creadores, y quienes han brindado elementos de fortalecimiento a Andrés Manuel López Obrador, con el hartazgo por sus corruptelas y voracidad despiadada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *