Zitácuaro. – Una familia víctima de un conductor imprudente, pasan por un momento difícil, ya que el responsable del accidente y las autoridades municipales de Angangueo los han abandonado a su suerte, dejando a algunos menores gravemente lesionados y con una deuda de más de 220 mil pesos.

Un accidente automovilístico, ocasionado por la imprudencia, cambió la vida de una familia originaria del vecino municipio de Angangueo. Los hechos se dieron el pasado 11 del presente mes, en el mencionado municipio, a la altura del barrio conocido como “El Rescate”, donde al menos tres miembros de una familia resultaron con lesiones graves, consecuencia del accidente.

En un boletín informativo, las autoridades dieron a conocer sobre un accidente automovilístico entre una camioneta Pontiac y un automóvil compacto, tipo Golf. Además de que varias personas habían resultado lesionadas, algunas de ellas de gravedad. La mayoría de heridos pertenecen a la familia que viajaba en el automóvil Golf, el cual fue alcanzado en la parte trasera por la camioneta, con placas americanas.

El padre de familia detalla la manera en que se dieron los hechos y como la policía de aquel municipio dejó en libertad al presunto responsable y conductor de la camioneta. Según explica el afectado, él, en compañía de su familia, venían circulando por el referido lugar, cuando por el retrovisor logró ver que venía una camioneta familiar a muy alta velocidad; por lo que intentó esquivarla, pero ya fue demasiado tarde. El impacto fue imposible de evadir, debido a la velocidad con que era conducida.

Ricardo Márquez detalla que segundos después casi todos sus familiares quedaron inconscientes, incluyéndolo a él. Al recobrar el sentido, se percató que ya su menor hijo y su esposa no estaban en el lugar, informándole que ya habían sido trasladados en ambulancia a un nosocomio para que recibieran atención médica.

Al voltear vio a su hija prensada entre los fierros retorcidos y sin moverse, por lo que pensó lo peor; sin embargo, los rescatistas le dijeron que sólo estaba inconsciente. Fue necesario utilizar herramienta para poder sacar a la menor.

Minutos después él y su hija también fueron trasladados a la ciudad de Zitácuaro para que fueran atendidos de las heridas producidas por el coque. Todos los lesionados fueron internados en una clínica particular de Zitácuaro, incluyendo el conductor de la camioneta que ocasionó el accidente.

El afectado agrega que mientras su familia era atendida, el responsable del incidente se retiró de la clínica, sin que fuera detenido por los policías de Angangueo, que nunca tomaron cartas en el asunto para que el chofer de la camioneta Pontiac quedara en calidad de detenido.

Para ese momento el lesionado estaba más preocupado por la salud de sus hijos, debido a que el más pequeño tenía que ser intervenido de urgencia por un especialista, que tuvo que ser traído de la ciudad de Toluca, dada la gravedad de las lesiones del niño.

Finalmente fue intervenido por un neurólogo y en la operación le quitaron 7 centímetros de cráneo al pequeño, de lo contrario su vida corría peligro. Hasta entonces desconocía que el otro chofer ya se había retirado bajo la anuencia de los uniformados.

Sin haber tomado dato alguno por parte de los uniformados, fueron los mismos familiares los que investigaron de quien se trataba, logrando establecer que el conductor de la Pontiac responde al nombre de Juan Carlos S. y es vecino del municipio de Hidalgo.

Hasta el momento este personaje no se ha presentado para responder por sus actos, indicó Ricardo Márquez, quien dice ya lo fueron a buscar y como normalmente ocurre en estos casos, lo están escondiendo.

Aunque lo que realmente preocupa en este momento al padre y jefe de familia, es la deuda que existe en la clínica particular, la cual asciende a más de 200 mil pesos hasta el pasado domingo.

A pregunta expresa de porque fueron atendidos en una clínica particular y no en el Hospital Regional, Márquez explicó que cuando estaban siendo trasladados por Protección Civil, estos les informaron que en el nosocomio público les dijeron que no los llevara, ya que no tenían nada para atenderlos de manera adecuada.

Es decir, que no había un médico especializado para lesiones de ese tipo. Tampoco tenían aparatos médicos, ni material quirúrgico, dejando al descubierto lo que muchos ciudadanos han denunciado por meses.

Ahora son 227 mil pesos que no tienen y no saben cómo conseguir, por ello suplican la ayuda de la población y les apoye “con lo que puedan y sea su voluntad”, dice el desesperado padre de familia, quien denuncia públicamente a los policías por haber permitido que el culpable se retirara del lugar.

 

https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/03/55661548_378729096057449_7190980352607780864_n.jpg?fit=1024%2C614&ssl=1https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/03/55661548_378729096057449_7190980352607780864_n.jpg?resize=150%2C150&ssl=1Armando Linares LópezAngangueoNota Roja
Zitácuaro. - Una familia víctima de un conductor imprudente, pasan por un momento difícil, ya que el responsable del accidente y las autoridades municipales de Angangueo los han abandonado a su suerte, dejando a algunos menores gravemente lesionados y con una deuda de más de 220 mil pesos. Un accidente...