Firman convenio Arquidiócesis de Morelia y el Sistema Penitenciario de Michoacán

Zitácuaro. – Fue en el penal Hermanos López Rayón, donde se firmó el convenio entre la Arquidiócesis de Morelia y el Sistema Penitenciario de Michoacán, con la finalidad de unir esfuerzos en favor de la comunidad penitenciaria y su reinserción a la sociedad sea más positiva y su estancia dentro de los centros penitenciarios sea menos difícil de llevar.

La mesa de trabajo estuvo presidida por la titular de la dependencia estatal, Citly Velazco Martínez; el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Morelia, Monseñor Víctor Alejandro Aguilar Ledesma y el coordinador Diocesano de la Pastoral Penitenciaria, Vicente López Hernández, así como el director del CERESO de esta ciudad, Rafael Salazar Esquivel.

Monseñor Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, explicó que tiene conocimiento de lo que viven al interior de los centros penitenciarios las personas que se encuentran privadas de su libertad, ya que no es la primera vez que trabaja con ellos. Por ello manifestó, necesitan una palabra de aliento y de fe, que los ayude para que realmente se rehabiliten y reciban el perdón de Dios y se perdonen a sí mismos.

Agradeció a las autoridades penitenciarias la disposición que existe para ayudar y ofrecer el servicio de fe a “los hermanos que están en prisión”, a través de la labor pastoral que realizan los miembros de la Arquidiócesis de Morelia.

Apuntó que, si bien las terapias psicológicas ayudan, la fe en Dios es primordial para que puedan alcanzar la paz interior, porque sus cuerpos pueden estar presos, más no así sus corazones ni sus almas, por ello juntos hacen maravillas, ya que sólo Dios puede dar la fuerza para la conversión.

La labor pastoral dentro de los centros de readaptación dio inicio en esta ciudad y continuará en los demás penales, donde la Arquidiócesis de Morelia tiene presencia. Ante esto, conminó a los involucrados a hacer las cosas bien y asumir la responsabilidad que a cada uno les toca, como un deber de misericordia.

Calificó este trabajo pastoral como un acto de fe para ayudar a las personas privadas de su libertad, “ya que no es coincidencia la presencia de cada uno de los presentes para ayudar a nuestros hermanos”. Reconoció que aún hay muchos retos en el sistema penitenciario; sin embargo, considera que con el esfuerzo de todos los reclusos podrán salir reconciliados con la sociedad.

Por su parte, Citly Velazco coincidió con el clérigo y confió que con la intervención de la iglesia y sus representantes, las personas privadas de la libertad puedan cambiar su perspectiva de vida y su estancia dentro de los penales sea menos complicada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *