Zitácuaro. – De nueva cuenta policías de diversas corporaciones son acusados de cometer actos de abuso en contra de la población. Los hechos suscitados en el Lienzo Charro de este municipio, el pasado lunes, dejaron en tela de juicio la capacidad de la Policía Investigadora (Ministerial) para cumplimentar ordenes de aprehensión y detener a presuntos infractores.

Miembros de la Asociación de Charros de Zitácuaro, ciudadanos y usuarios de las redes sociales, denunciaron que los supuestos agentes de la Policía Ministerial realizaron detenciones arbitrarias dentro de las instalaciones del Lienzo Charro de esta ciudad, sin contar con una orden de cateo para ingresar al lugar.

LOS HECHOS

El pasado lunes, agentes de la Policía Investigadora, también llamada Ministerial, ingresaron a las instalaciones del Lienzo Charro, con la supuesta idea de realizar la detención de una persona que hace algunas semanas se vio envuelta en un altercado con escoltas del Gobernador de Michoacán.

La presencia de los agentes tomó por sorpresa a todos los presentes en el lugar, ya que en ese momento se encontraban realizando un homenaje póstumo a uno de los miembros de la Asociación de Charros de Zitácuaro, entre ellos se encontraba el detenido, Daniel X., quien es hermano el finado.

De acuerdo con las versiones de testigos, a su llegada los agentes no se acreditaron como tal; por el contrario, llegaron vestidos de civiles y en una camioneta doble cabina, marca Chevrolet, con placas particulares y sin ningún rotulo o marca que indicara pertenecía a la Fiscalía de Justicia. Además de presentarse vestidos de civiles, los policías portaban armas de alto poder.

En entrevista con algunos de los testigos, todos coinciden en señalar que pensaron se trataba de un secuestro, ya que se sorprendieron al ver a varias personas descendieron del vehículo portando armas largas y queriéndose llevar por la fuerza a Daniel X.

Afirman que al ver lo sucedido, una mujer identificada como familiar directo de Daniel X. se abalanzó sobre la camioneta para impedir que lo subieran, ya que con golpes y jalones lo subieron a la parte trasera de la cabina. Agregaron que, al darse cuenta de esto, el chofer de la camioneta subió el vidrio, dejando atoradas las manos de la mujer, que prácticamente quedó colgada de la camioneta.

En su expresión, uno de los testigos explicó que los presentes en el velorio rodearon el vehículo para evitar que salieran, ya que no sabían de qué se trataba. Los tripulantes intentaron salir realizando algunas maniobras para lograrlo, pero en ese lapso la mujer continuaba atorada de las manos con la presión del vidrio, lo que ocasionó que en cada movimiento la mujer fuera arrastrada.

Uno de los testigos tomó un hacha y rompió el vidrio para liberarla y evitar algún daño mayor. Entre la aflicción del duelo por el amigo perdido y la acción violenta de la detención, los compañeros y amigos de la familia del finado se arremolinaron para evitar se llevaran a Daniel X. Ya que, para ese momento los tripulantes de la camioneta habían comentado que eran agentes de la Fiscalía y estaban realizando una detención, derivada de una orden de aprehensión en contra del arriba mencionado.

La mayoría exigieron se les mostrara dicha orden, así como la de cateo para ingresar al lugar, ya que es una propiedad privada; por lo tanto, se requería el mandato de un Juez para ingresar al Lienzo Charro.

Al no mostrar los documentos que les pedían y al ver la actitud de los agentes, los ánimos se caldearon y algunos de los agentes ministeriales o investigadores, realizaron detonaciones con las armas que portaban, por lo que colocaron algunos objetos para evitar que la camioneta saliera y le estrellaron el parabrisas con piedras, para persuadirlos de que dejaran de disparar.

De acuerdo con la información obtenida, los testigos insisten en que los agentes llegaron de manera agresiva, sacando sus pistolas y amenazando a todos. “Para nosotros esto fue secuestro (“un levantón”), no la cumplimentación de una aprehensión, ya que nunca presentaron una orden ni llegaron identificados debidamente”, explican.

En la entrevista, los informadores indicaron que durante la gresca fueron los mismos agentes los que hicieron los disparos; no ellos, como en su momento se dijo. De hecho, en su retirada del lugar la camioneta por poco arroya a varios jinetes y al salir del recinto golpeó una camioneta de una compañía de lácteos, testifican.

Durante el jaloneo entre ambas partes, llegó el momento en que aparecieron elementos de otras corporaciones, entre las que -aseguran- también había elementos del Ejército y Policía Michoacán, los cuales rodearon el lugar y procedieron a realizar detenciones, donde se incluyeron mujeres y algunas personas mayores.

En un principio se dijo que habían sido 10 los detenidos; no obstante, los informantes aseguran que fueron unas 20 personas las que quedaron detenidas y puestas a disposición del Ministerio Público, mismas que más tarde salieron con la condición de que tenían que pagar 100 mil pesos por los daños causados a la camioneta; de lo contrario, volverían a ser detenidos. Algunos -expresan-, fueron obligados a firmar un documento para garantizar el pago.

La información sobre lo que sucedía con los detenidos, la pasaban por medio de mensajes de WhatsApp. Por ese medio se informaban lo que iba sucediendo y la cantidad que les pedían en la Fiscalía a cambio de su libertad. Esto trascendió también en algunos perfiles de Facebook, donde los familiares de algunos detenidos daban cuenta de las detenciones y la cantidad solicitada.

Minutos después de que se suscitaron estos hechos, diversas versiones comenzaron a circular en las redes sociales y en medios de comunicación; sin embargo, eran sólo especulaciones, ya que se hablaba de una persona secuestrada, hasta un enfrentamiento. Nada era confirmado, sólo lo que se decía de boca en boca.

No obstante, más tarde se comenzó a difundir lo que verdaderamente había sucedido y empezaron a circular vídeos e imágenes del momento preciso de los hechos. En ellos se puede apreciar lo dicho por los testigos, de cómo los agentes iban vestidos de civiles y con una camioneta con placas particulares y sin insignias de que perteneciera a la Fiscalía. Además de como los policías que llegaron en apoyo iban ya entrando por varias partes del lugar. La Fiscalía también dio la información oficial horas después.

LOS ANTECEDENTES

Estos hechos fueron derivados de un altercado, hace aproximadamente tres meses, donde se vieron involucrados dos personas (que después se supo eran escoltas del Gobernador de Michoacán) y la persona detenida (Daniel X.). En el lugar (Lienzo Charro), hubo disparos de arma de fuego, resultando lesionado en las piernas uno de los supuestos escoltas.

La información extraoficial proporcionada en su momento por los testigos, indican que todo se derivó de una discusión suscitada al término de un jaripeo, donde Daniel X. era el organizador. Trascendió que los escoltas estaban de descanso y se encontraban en estado inconveniente; por lo que comenzaron a presionar e insultar al empresario organizador del evento, para que moviera su camioneta, que les estorbaba para salir. Uno de los sujetos que se decían escoltas, accionó su arma disparando dos tiros al suelo, lo que provocó que el civil sacara un arma y disparara contra los presuntos guardaespaldas.

Las autoridades guardaron silencio al respecto; sin embargo, trascendió que se armó un fuerte operativo para dar con el paradero del presunto agresor. No logrando su objetivo, siendo hasta este lunes que lo localizaron en el Lienzo Charro, con los resultados arriba mencionados.

LA VERSIÓN OFICIAL

Cumplimenta FGE orden de aprehensión contra una persona, por lesiones calificadas

*Civiles trataron de impedir la detención y causaron daños a unidad de los agentes investigadores.

Zitácuaro, Michoacán, a 13 de mayo de 2019.- La Fiscalía General del Estado de Michoacán (FGE), cumplimentó una orden de aprehensión contra una persona del sexo masculino, por su posible relación en el delito de lesiones calificadas con arma de fuego; durante la acción ministerial, un grupo de personas trató de evitar la detención, lográndose requerir a 10 involucrados.

Este día, en cumplimiento a un mandato judicial, fue detenido Daniel M., quien, de acuerdo a la Carpeta de Investigación, el pasado 16 de febrero, aproximadamente a las 22:30 horas, presuntamente accionó un arma de fuego en tres ocasiones contra una persona del sexo masculino, generándole lesiones en ambas piernas.

Tras la agresión, Daniel M., se dio a la fuga, mientras que la víctima fue canalizada a un nosocomio de la ciudad de Morelia para que recibiera atención médica.

De estos hechos, se realizaron las diligencias correspondientes y se logró la identificación del presunto agresor, motivo por el cual se solicitó la orden de aprehensión respectiva, misma que esta tarde fue cumplimentada.

Durante la acción ministerial, un grupo de personas trató de evitar la detención y lanzaron piedras hacia la unidad de los agentes, por lo que, con apoyo de elementos de la Policía Michoacán, fueron detenidas 10 personas más que fueron presentadas ante el Ministerio Público.

Por lo que corresponde a Daniel M., éste fue internado en el Centro de Reinserción local y puesto a disposición del órgano jurisdiccional para que resuelva su situación jurídica.

MAS VERSIONES EXTRAOFICIALES

En ese mismo contexto, otros testigos y afectados manifestaron que dentro de la camioneta venía la persona que fue lesionada en el mes de febrero, misma que comenzó a golpear a Daniel X. “Vimos que adentro se estaba peleando con alguien, por eso intervenimos, para que no lo siguieran golpeando”.

Agregaron que en ese momento se les comunicó que el detenido contaba con un amparo, pero eso no fue suficiente, la contestación -dicen- fue que la orden venía de “arriba”; por lo que, les “valía madre” con lo que contara. Así mismo, denuncian que en el lugar había mujeres con niños pequeños, al buscarlos los elementos de la Policía Michoacán las insultaban. “Nos vale verga usted y sus hijos, nosotros venimos a lo nuestro”, expusieron.

En junio de 2016, México implementó en todo el país un nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales que otorgaba a la policía poderes adicionales para llevar a cabo investigaciones. El Código pretendía acelerar las investigaciones penales.

Sin embargo, en la práctica, la ley no se está implementando debidamente y muchos policías no cuentan con formación adecuada y no respetan el principio básico de la presunción de inocencia: un derecho humano fundamental.

 

 

https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/05/lienzo.jpg?fit=1024%2C414&ssl=1https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/05/lienzo.jpg?resize=150%2C150&ssl=1Armando Linares LópezTitularesZitácuaro
Zitácuaro. – De nueva cuenta policías de diversas corporaciones son acusados de cometer actos de abuso en contra de la población. Los hechos suscitados en el Lienzo Charro de este municipio, el pasado lunes, dejaron en tela de juicio la capacidad de la Policía Investigadora (Ministerial) para cumplimentar ordenes...