Abundan puestos de comida chatarra en Zitácuaro

*Ante la falta de empleo y como una alternativa de sobrevivencia económica.
H. Zitácuaro, Mich.- Ante la falta de empleos en Zitácuaro surge el auto empleo, de tal manera que decenas y decenas de familias ofertan sus productos, no importando que sean “chatarras”, por su poco aporte a la alimentación nutricional de niños y jóvenes.
Varias familias buscan en las plazas o espacios públicos de la ciudad ofertar sus productos, como papás o chicharrones. Al grado de que encontraron en la venta de sus productos una alternativa ideal para sobrevivir, no importando a los comerciantes si es comida con poca cantidad de nutrientes que el cuerpo necesita y con un alto contenido de grasa, azúcar y sal.
Desde hace 5 años, de acuerdo a las políticas de la Secretaría de Educación Pública, inició la prohibición de comida llamada “chatarra” en escuelas. Ante este tema, la directora del jardín de niños “Esperanza Olivares”, de esta ciudad, Elizabeth Valle Coria, manifestó que existe preocupación porque los niños en edad escolar no sean parte de las estadísticas de una población con sobre peso.
“La idea es que los niños consuman alimentación saludable, porque estamos viendo a nivel nacional que hay un problema de sobrepeso y obesidad, además hay desnutrición. Por lo menos la idea es que en la escuela consuman alimentos saludables, que no les favorezca el problema del sobrepeso”.
“Esta medida ya ha sido aplicada desde aproximadamente 5, con la idea de que no se consuman estos alimentos llamados chatarra, como papás fritas, golosinas, bebidas azucaradas o bebidas con gas”.
“Aunque hay algunos papás que hacen un poco de trampa con sus niños cuando en sus mochilas o loncheras les llenan sus botellitas con refresco en lugar de agua natural, o en su caso en lugar de echarles un sándwich o torta, las mamás optan por el famoso gansito”, expresó.
“Los papás no han tenido la conciencia de la importancia de la alimentación saludable, entonces muchos piensan que el introducir alimentos chatarra a la escuela piensan que los maestros no se dan cuenta, sin embargo son los padres los que afectan a sus propios hijos”.
“Lo que queremos es que los papás tomen conciencia de que esto no es saludable para sus hijos, y cuando llegan a traer algún alimento no saludable lo que se hace es recogerlo y darle alimentos del que se tiene en la misma escuela, para que el niño no se quede sin alimento. Posteriormente a la mamá o al papá se le entrega el alimento que no es conviene”, puntualizó.
Cabe resaltar que muchos niños y jóvenes ante la situación económica han encontrado un pequeño aliciente o estimulante el consumir alimentos chatarra, debido a que la economía familiar no les ha permitido tener una alimentación de calidad.
De tal manera que ante las escases de dinero y cada vez menos oportunidades laborales, cada familia zitacuarense consume lo que está al alcance de su bolsillo. Intentando mitigar el hambre, aunque sea con comida barata o también llamada chatarra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *