Acusan a médicos de negligencia

  1. Zitácuaro, Mich. -María Elena Rodríguez Gómez, de 23 años de edad, perdió la vida el día 10 de agosto de 2013, luego de que acudiera a un sanatorio de esta ciudad para atenderse de un parto. Pero hubo complicaciones, ya que presumiblemente los médicos habían incurrido en negligencia. Ese había sido el dictamen de galenos de la ciudad de Morelia.
  2. Jesús Rodríguez Olivares, vecino del municipio de Tuzantla, llegó acompañado de su hija María Elena para llevarla a una clínica particular de esta ciudad de Zitácuaro y acudió al sanatorio ubicado sobre la calle de Hidalgo, que lleva el mismo nombre. Esto ocurrió en el mes y año arriba señalados.

Ahí, uno de los médicos le informó que su hija en el parto estaba sangrando mucho, por lo que era necesario que le quitaran la matriz, lo que su hija no quería. Seguía pasando el tiempo y luego habló con el médico para que le entregara con vida a su hija.

“Entréguenme a mi hija como se la llevé, mi hija no vino de gravedad, ella entró por su propio pie, ya después se subió a la cama y el médico la preparó para hacerle la cesárea, según, del niño”, explicó.

“El niño sí estuvo bien, pero ella duró cuando según le había quitado la matriz como unos 20 minutos, que la sacaron del Sanatorio Hidalgo para llevarla al Regional, porque allá había más herramientas para hacerle otra cirugía de urgencia”, expuso el padre de María Elena.

Añadió que habló con Julián Rodríguez y pudo gestionar un helicóptero para llevarla de urgencias a Morelia; sin embargo, el médico de apellido Piña no quería subirse a la aeronave.

La familia se fue en carro y hasta que llegaron a la capital michoacana fue cuando la comenzaron a intervenir quirúrgicamente, ya prácticamente en estado de coma. Posteriormente falleció.

Tiempo después el vecino de Tuzantla contrató los servicios de abogados para demandar a la clínica y a los médicos, quienes únicamente le pedían dinero para resolver el caso, pero no realizaron el proceso jurídico.

Rodríguez Olivares dijo que a ambos litigantes les dio la suma de 14 mil pesos, pero nunca le arreglaron su caso, incluso le comentó uno de ellos que era cuestión de llevar la denuncia a nivel federal, para que les resolvieran favorablemente.

“Nunca me dio información y cuando fui con una persona a la procuraduría me dijeron que el caso estaba cerrado, que ya no había nada que hacer, que todo estaba terminado”, apuntó el denunciante.

“Yo a los doctores los llamé a platicar y nunca tenían tiempo y nunca dejaron de ejercer. Estaba la demanda y ellos trabajando”, expuso.

“Fui a ver al gobernador Silvano para que me apoyara y me dijo que sí, le dio la queja al fiscal de Zitácuaro (de apellido Maldonado), a lo cual contestó ya lo conozco, llevo su caso y me habló al mes y lo único que dijo fue que dejara a la licenciada, que porque ellos me iban a dar un dinero y la licenciada me lo iba a quitar todo y que si él quería me mandaban a un juicio penal con el juez, pero que yo iba a perder el caso”.

Anotó Rodríguez Olivares que tiene un papel que le enviaron de la ciudad de Morelia donde acusan de negligencia a dos doctores de este sanatorio. Uno de ellos de apellido Piña y otro de apellido Miranda.

Añadió que tampoco le querían entregar al bebé recién nacido, hasta que pagara la cantidad de 12 mil pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *