En crecimiento el número de indigentes en Zitácuaro.

Las personas en situación de calle se han convertido en un complejo fenómeno en aumento. El cual, combinado con la inseguridad y el ambulantaje, se transforma en un problema que padecen no sólo las personas que circulan por las principales calles de la ciudad, sino prácticamente en cada una de las zonas de nuestro municipio.

El aspecto más preocupante, es que, debido a que la mayor parte de esta población sufre de adicciones o tiene problemas mentales, en voz de los ciudadanos se explica que, “en algunos casos han puesto en riesgo la integridad física de niños y están ahuyentando a mujeres y trabajadores del lugar”.

Existen distintos casos de delitos cometidos por las personas indigentes, que van desde el intento de robo y la agresión física, hasta las faltas cívicas, como realizar sus necesidades fisiológicas en la vía pública, maltratar física y verbalmente a las personas, dañar las pocas áreas verdes de las plazas o áreas de entretenimiento, como parques o jardines, ingerir bebidas embriagantes y distintas drogas, amedrentar con perros a las personas y pedir dinero, indicaron vecinos.

El trabajo de instituciones públicas y privadas para atender el alarmante problema no ha tenido resultados, debido a que las propuestas de intervención no se basan en diagnósticos sociales de carácter integral, que den cuenta de las diferentes situaciones de estos individuos.

Hasta ahora se desconoce el número total de personas que viven en estas condiciones; sin embargo, este problema se ha convertido en una constante de nuestro municipio, ya que prácticamente en cada colonia o en cada esquina nos encontramos a individuos en situación de calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *