Zitácuaro.- Luego de que se denunciaran varias irregularidades en la concesión del rastro municipal a una asociación, un grupo de ganaderos se inconformaron y presentaron ante las autoridades una impugnación para que se revise el caso y se cite a una nueva licitación.

Como es del dominio público, la concesión del rastro municipal se entregó de una manera poco clara. Esto generó opiniones encontradas en diversos sectores de la sociedad, incluyendo algunos regidores y tablajeros que han denunciado el hecho, catalogándolo como el pago de una factura política.

Y es que cómo se recordará, fueron sólo un pequeño grupo de regidores los que decidieron quien sería el que administrara el rastro municipal. La comisión de salud, decidió que los aptos eran la “Unión de Tablajeros y Similares J. Ascensión Orihuela Carmona”, de la que el ex regidor Cuauhtémoc Valdez es socio activo.

Toda vez que la convocatoria en su inciso b, no les permitía participar en esta licitación, por ser el ex regidor miembro activo de dicha unión y por haber presentado su propuesta fuera de tiempo. Aun así se votó a favor de ellos, lo que provocó la inconformidad, toda vez que se presume hubo “línea” para entregar el rastro.

Entrevistado al respecto, el apoderado legal de los inconformes, Abogado Joel Vera Terrazas, indicó que con este procedimiento se pretende invalidar la resolución de la entrega del matadero municipal, toda vez que fue un proceso viciado, donde se violentaron los derechos humanos. Se violentó también la legalidad y la imparcialidad al momento de dictaminar, lo que generó afectaciones a terceros, por tratarse de una competencia desleal, al existir conflicto de intereses.

Precisó que el asunto se debe ponderar para que se haga una revisión que suspenda la valoración, toda vez que estuvo lleno de irregularidades desde un principio. Uno de los detalles fue el tiempo para llevar a cabo la licitación, que era de tan sólo 15 días, una vez lanzada la convocatoria. Ésta unión lo hizo meses después, lo que llevó a violentar el proceso al darse la presunción de que en ese lapso se crearon acuerdos políticos o pactos de impunidad.

Vera Terrazas agregó que una vez que se detectaron las irregularidades se mandó una impugnación a las autoridades municipales para que se reponga el proceso y se licite a una empresa con certeza que realmente logre un cambio en el rastro municipal.

Apuntó que éste es un inconveniente más allá de conflictos personales y se convierte en un problema de salud pública, del  que las autoridades están conscientes, sin embargo dados los compromisos que existen y se generan, no se ha solucionado durante muchos años.

Explicó que cuando está de por medio el derecho a la salud se debe examinar con imparcialidad el asunto, es por ello que los tablajeros están impugnando ante el propio municipio. En caso de no atender la réplica y resuelvan lo contrario, promoverán un juicio de nulidad ante el Tribunal Administrativo y agotarán todas las instancias correspondientes que tengan que ver en este caso, incluyendo la COFEPRIS y las autoridades de salud.

En ese mismo contexto, explicó que llegarán hasta las últimas consecuencias, ya que otra irregularidad detectada fue que en el dictamen emitido por la comisión de salud, decidieron quitar la propuesta de Homero Navarrete Reyes, porque según ellos violentar el inciso b de la convocatoria y por no contar con los recursos específicos necesarios para invertir en la infraestructura del rastro.

Vera Terrazas apuntó que la unión a la que le dieron la administración del matadero municipal, están mintiendo y simulando activos fiscales que dicen tienen para invertir en la infraestructura requerida. Aseguró que de ser necesario acudirán a la Secretaría de Hacienda o al MP Federal para denunciar la evasión fiscal o la simulación fiscal.

Hasta el cierre de ésta edición ya se había entregado el documento de inconformidad, pero si dijo que éste asunto del rastro no se debe dejar en el olvido ni tomarse a la ligera por ser grave y delicado en la cuestión de la salud pública.

Lamentó la posición de servidores públicos y representantes, como el ex regidor Cuauhtémoc Valdez, que se prestan a arbitrariedades que sólo benefician a unos cuantos y no a toda la población. “Desde el momento que vio la convocatoria él debió excusarse y presentar un escrito donde había un impedimento para él poder participar en el proceso de votación y selección en esa licitación”, expuso contundente Joel Vera Terrazas.

Finalmente señaló que serán las autoridades municipales las que resuelvan esto, ya que fueron ellos los que “mal hicieron” las cosas y exhortó al presidente municipal para que haga una revisión exhaustiva y objetiva para que se convoque a una nueva convocatoria transparente, en presencia de todo el pueblo de Zitácuaro. “Si ya no es viable para su administración, que se la den a una empresa seria”.

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/5b6d9843127738f8e381c549232a2.jpg?fit=640%2C480https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/09/5b6d9843127738f8e381c549232a2.jpg?resize=150%2C150Armando Linares LópezTitularesZitácuaro
Zitácuaro.- Luego de que se denunciaran varias irregularidades en la concesión del rastro municipal a una asociación, un grupo de ganaderos se inconformaron y presentaron ante las autoridades una impugnación para que se revise el caso y se cite a una nueva licitación. Como es del dominio público, la concesión...