Zitácuaro. – Profesores que laboran en las preparatorias del proyecto educativo del Partido del trabajo (PT), están en riesgo de no recibir el salario que desde hace más de un año les adeudan. Sin contratos que cumplan la ley, con bajos salarios y sin acceso a los mínimos derechos laborales, los docentes continúan esperando que los encargados de este proyecto les paguen lo que por ley les corresponde.

Las preparatorias, ligadas a los Centros de Desarrollo Infantil (CENDIS), que son patrocinadas por el PT, han venido arrastrando una larga fila de quejas e inconformidades por parte del personal que labora en dichas instituciones. Recientemente, en la capital michoacana, decenas de ex profesores y personal de los CENDIS y preparatorias técnicas populares, que conforman el proyecto educativo, entregaron al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, un documento donde piden su apoyo para que se solucione este problema.

El documento fue entregado durante su reciente visita a Michoacán. El pliego denuncia las anomalías que se vienen dando dentro de las preparatorias técnicas y los CENDIS en el Estado. En el pedían el apoyo, gestión e intervención para que las escuelas adscritas al proyecto educativo del PT efectuaran el pago del adeudo de salarios; que ya ascendía a 12 meses en ese entonces, por la prestación de servicios profesionales docentes de los semestres 1 y 2, del año 2018, por los cuales fueron contratadas más de 200 personas.

El problema no es de ahora, existen antecedentes de que cada ciclo escolar pasa lo mismo, a pesar de que el gobierno federal etiquetó 300 millones de pesos en el 2018 para este proyecto. De acuerdo a una nota periodística, publicada por el diario ContraReplica, se explica que los recursos de los CENDIS que opera el PT, aliado de Morena en los comicios del 1 de julio de 2018, sumaron 200 millones de pesos más de los que ejerció en 2018, al pasar de 300 a 500 millones, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019.

La designada por el presidente de México para hacerse cargo de los 75 CENDIS que hay en el país, fue Guadalupe Rodríguez Martínez, quien en 2017 fue acusada por presunto lavado de dinero, terrorismo y delincuencia organizada; sin embargo, meses después la Procuraduría General de la República retiró los cargos, a pesar de ello los maestros siguen sin recibir el sueldo de más de un año.

El asunto va más allá de una simple falta de pago, ya que la petición de liquidación -según con los afectados-, se ha hecho infinidad de veces, pero no hay respuesta. Solo le dan largas al asunto, esperando a que se desanimen o simplemente se aburran y renuncien. El problema radica en que después de un determinado tiempo, el contrato finiquita y los docentes son despedidos para contratar a nuevo personal, sin que se les haya cubierto su pago y las prestaciones que por ley les corresponden.

Independientemente de la injusticia laboral que se comete con el personal, los estudiantes se ven seriamente afectados por el circulo vicioso que se da por la alta incidencia en la rotación laboral entre el personal; que, como ya se dijo, cambia constantemente, dejando grupos completos de alumnos con una educación deficiente, al no cumplir con el plan de estudios.

Las quejas y denuncias no se han hecho esperar y al menos en la preparatoria Ignacio López Rayón, ubicada en Zitácuaro, ya están en puerta varias querellas en contra de la institución y de quien resulte responsable por la falta de salarios a los empleados.

Entrevistados, un grupo de profesores de esta preparatoria, que recientemente fueron despedidos, denunciaron que el director de la institución, Pablo Cruz García, les informó que su contrato con la escuela y el proyecto había terminado y no serían recontratados. Del sueldo de más de un año no se habló y no les dio solución; no obstante, la escuela ya está contratando nuevos jóvenes profesionistas.

El personal docente de la prepa Ignacio López Rayón informó que el sueldo no es por nómina, sino en efectivo. De hecho, tienen que checar su horario para que las horas laboradas les sean cubiertas. El pago les llega por medio de una Asociación Civil denominada “Más por Michoacán A.C.” pero siempre les ocultaron el contrato laboral para saber bajo qué condiciones estaban trabajando.

Para la mayoría el contrato expiró el 25 de enero y esperaron hasta el último momento para avisarles que ya no serían recontratados, solo les comunicaron que por algunos detalles que había con ellos no sería posible la recontratación. Los afectados aseguran que las evaluaciones a que son sometidos las han pasado de manera satisfactoria, por ello están seguros que su despido se debe principalmente a la exigencia que han hecho para que se cubran los salarios, de ya 13 meses atrasados.

Aunque no existe una información clara, de quien es en verdad el que tiene que cubrir los salarios de los docentes, se sabe que las escuelas si reciben una jugosa cantidad de dinero que les etiqueta el gobierno federal para estos rubros; incluso, queda la incógnita si las preparatorias son privadas o son la bandera para el beneficio de algunas asociaciones como la mencionada arriba y a sus representantes, entre los que destacan Reginaldo Sandoval Flores, quien fuera diputado local por el PT y actual diputado federal y María Auxilio Flores García, que en mayo del año pasado tomó protesta como diputada suplente de Brenda Fraga.

Desde hace años, Reginaldo Sandoval y su esposa, María Auxilio Flores, han estado gozando de los privilegios de ser diputados y parte de la política mexicana. Una obscura sombra ha acompañado a estos personajes por los posibles actos de corrupción alrededor de los CENDIS y las preparatorias técnicas cobijadas bajo la bandera del PT.

En el año 2013, la revista Proceso dio a conocer que la militancia del PT acusaba a Reginaldo Sandoval del desvío de varios millones de pesos; entre los que se encontraban, por ejemplo, la distracción de recursos de 12 CENDIS y de malversar los fondos destinados a apoyar a mexicanos que estudian medicina en Cuba y hasta de falsificación de facturas y documentos oficiales para acceder a una candidatura.

De acuerdo con Proceso, Héctor Valencia López, ex coordinador de campaña electoral en Zamora, y Luis Patiño Pozas, exdiputado local petista, refirieron en ese entonces, que Sandoval Flores administra tres asociaciones civiles –Más por Michoacán AC (esta es la que paga a los maestros de las preparatorias); Más por Michoacán S.A. y Más por Michoacán ACS–, a través de las cuales recibe recursos públicos sin pagar impuestos.

La crónica de Proceso, en el mes de diciembre del 2013, da cuenta de un oficio marcado con el número DIE 2013 de la Secretaría de Administración y Finanzas del gobierno estatal que exhibe diversos pagos a las cuentas bancarias (a cinco cuentas bancarias) –217006927, 21706164, 121605164, 1209306043 y 1217003927– por un monto total de 197 millones 402 mil pesos en 2012, a través de 17 cheques de BBVA Bancomer.

Agrega que la Asociación Más por Michoacán recibió cuatro depósitos por 110 mil pesos, uno por 15 mil, dos por 20 mil y uno más por 55 mil. Pese a que el dinero fluye a las agrupaciones que manejan los políticos, Reginaldo Sandoval siempre argumentaba que no había dinero para pagar los sueldos de los empleados de los CENDIS y preparatorias que son coordinados por su esposa, María Auxilio Flores García.

En ese contexto, se ha denunciado también la construcción de una mansión en el Estado de Zacatecas, en el municipio de Guadalupe, la que fue construida (según los datos publicados), por el mismo arquitecto que edificó los CENDIS, quien es hermano de su chofer Eugenio Juárez Arregui. La denuncia pública fue hecha por Valencia López.

En ese año Héctor Valencia reveló que a causa de los malos manejos los CENDIS estaban en riesgo de desaparecer. Dos años después de que Héctor Valencia López lo hiciera público, la misma María Auxilio Flores aceptó que cada año tienen problemas con el presupuesto, pero esto no influía en el servicio que se brinda.

La coordinadora reconoció que cada ciclo escolar si perjudica a los trabajadores, los cuales pueden no llegar a cobrar sus pagos por varios meses. Es decir, el tema de la posibilidad de que el proyecto educativo cierre sus puertas ha sido la bandera con la que navegan Reginaldo Sandoval y su esposa María Auxilio Flores para seguir recibiendo “apoyos económicos”, sin pagar un solo peso de impuestos y dejó la responsabilidad a las voluntades políticas.

De hecho, no es la primera vez que los ex diputados enfrentan demandas laborales por parte de los trabajadores, que han acusado de retrasar el pago sólo por retrasarlo, ya que recurso si hay -argumentan-.

En su momento Héctor Valencia López se “descoció”, en cuanto a la información que dio a los medios de comunicación. Valencia aseguró que el entonces legislador petista “Jineteaba” los recursos de las becas de más de mil mexicanos que estudian en Cuba, Colón, Ciego de Ávila y otras poblaciones de la isla. Los educandos se quejan de que no les llegan los recursos.

No conforme con ello, el legislador tiene “becados” a su hija Karen Sandoval Flores y a su esposo Salvador Flores, dijo el ex coordinador de la campaña del PT en Zamora Michoacán, según destacó el artículo de Proceso.

Con años de malos manejos en los recursos que se etiquetan para esta “causa”, el matrimonio de Reginaldo Sandoval y María Auxilio Flores han logrado amasar una fortuna, amparados en las asociaciones que manejan. En noviembre del 2016, el periodista Marco Antonio Duarte dio a conocer el desvío de 80 millones de pesos a través de la fundación Más por Michoacán A.C. en la que se vieron involucradas dos ex Secretarias de Educación, en el periodo de Leonel Godoy como gobernador de Michoacán. Tiempo también en el que Reginaldo y su esposa se vieron muy beneficiados.

En el año 2016, la Auditoría Superior de Michoacán (ASM), inhabilitó a las ex Secretarias de Educación, Graciela Andrade García Peláez y Aída Sagrero Hernández, a quienes ordenó resarcir al erario público un total de 80 millones de pesos que presuntamente desviaron a través de la fundación “Más por Michoacán”.

“Información de la ASM precisa que este órgano detectó que en el periodo de ambas ex funcionarias hubo diversas irregularidades en el informe de la entrega de recursos a la fundación Más por Michoacán, que operan María Auxilio Flores García y su esposo Reginaldo Sandoval Flores, ex diputado local en dos ocasiones y líder estatal del Partido del Trabajo (PT) en los últimos 14 años”. Dijo en su nota Marco Antonio Duarte.

En defensa de las ex funcionarias, salió Juan Manuel Macedo negrete, quien estaba al frente de la Sección DIII6 Michoacán, quien en su argumento dijo que las ex funcionarias sólo fueron víctimas de las circunstancias, ya que las órdenes vienen de arriba y los funcionarios no son autónomos.

“Todo el recurso se tiene que solicitar a la Secretaría de Finanzas y Administración y es justamente el gobernador quien autoriza o no la salida del mismo, de manera que ni el propio titular de la SFA puede disponer de los recursos a su conveniencia”, dijo Macedo Negrete.

Pero el asunto por el desvío de 80 millones de pesos se torna confuso, en cuanto a la inhabilitación de las funcionarias; ya que, mientras la ASM decía que sí estaban inhabilitadas, la Secretaría de la Contraloría del Estado de Michoacán desmentía el hecho en un comunicado donde explicaban que no existía ninguna inhabilitación en contra de Graciela Carmina Andrade García Peláez.

Anterior a su nombramiento como Secretaria de Educación, al inicio del gobierno de Leonel Godoy -en el 2008-, Aída Sagrero destacó por su activismo político en la sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

No obstante, Graciela Andrade ocupa en la actualidad el cargo honorario de delegada para Michoacán en el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), de Andrés Manuel López Obrador, con quien simpatiza Reginaldo Sandoval Flores.

“Más por Michoacán” es una asociación que la familia de Reginaldo Sandoval utiliza para gestionar recursos para operar 12 Centros de Desarrollo Infantil, distribuidos en 9 municipios. Información del portal ptmich.mx/wp-content/uploads/2012/04/dossier-pa-entrega-municipal2.pdf identifica a Reginaldo Sandoval y a su esposa María Auxilio Flores como coordinadores estatales de los CENDIS, y la supervisora de estos era la entonces diputada local petista, Brenda Fraga Gutiérrez, quien cedió su lugar como diputada suplente a la esposa de Reginaldo, María Auxilio Flores García, en mayo del año pasado.

Reginaldo Sandoval Flores es originario de Zacatecas y llegó a Michoacán en medio del proceso electoral extraordinario de Zamora en el 2003, donde también fue acusado de “desaparecer” la mitad del dinero de la campaña. Actualmente Reginaldo es diputado federal plurinominal por el PT, a pesar de los señalamientos que hay en su contra desde hace años.

Los maestros que han laborado en estas preparatorias y en los mismos CENDIS, demandan que sea el gobierno federal quien les haga entrega de los sueldos que les corresponden, ya que sencillamente los recursos han sido presupuestados para ese fin, de lo contrario  no se podrá continuar brindando el servicio que ofrecen los diferentes centros que funcionan en la entidad y que ellos dirigen.

Pero hay algo que llama la atención, y es el hecho de que los centros educativos están bajo la tutela de Asociaciones Civiles, pero cobran una colegiatura; es decir, funcionan como instituciones privadas que dan la vista de escuelas particulares al cobrar una colegiatura de 400 peso mensuales y 50 pesos más si no realizan el pago los primeros días de cada mes.

Así mismo, la reinscripción es de 468 pesos cada semestre, lo cual afirman es para el pago de colegiaturas, sin contar el pago de exámenes extraordinarios a los alumnos; pero pareciera ser una falacia el dinero para el pago de rentas de los inmuebles que ocupan las escuelas preparatorias.

Al menos en Zitácuaro, los arrendadores han tenido serios problemas a la hora de cobrar las rentas, mismas que se acumulan por meses, entonces, ¿A dónde va a parar ese dinero? Si el pago de rentas se atrasa y el pago de sueldos no existe.

Entonces bien, se puede entender que los maestros y trabajadores de las preparatorias tienen un patrón que les debe pagar el sueldo, ya que no es el gobierno quien cubre estos sueldos; es entonces que surgen las siguientes interrogantes: ¿Quién o quiénes contrataron a estas personas? ¿Qué tipo de contrato o relación laboral existe? Porque finalmente las escuelas no cubren las necesidades laborales más básicas de los empleados.

Y es que al cobrar una colegiatura, los centros educativos ya se pueden ver como negocios particulares, pues los padres de familia pagan por la “educación” de sus hijos. El proyecto nació en la época del Salinato y fue apoyado por el panismo mientras estuvo en el poder.

El tema de la falta de sueldos al personal de estos centros ha despuntado en los últimos meses, por lo que se esperan demandas en contra de los representantes del proyecto; sin embargo, conociendo los antecedentes, los afectados dicen no tener muchas esperanzas, aunque no quitarán el dedo del renglón y seguirán adelante para que los sueldos ganados sean cubiertos.

 

 

https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/02/51374387_376263616491541_2552837232557817856_n.png?fit=1024%2C577https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/02/51374387_376263616491541_2552837232557817856_n.png?resize=150%2C150Armando Linares LópezZitácuaro
Zitácuaro. - Profesores que laboran en las preparatorias del proyecto educativo del Partido del trabajo (PT), están en riesgo de no recibir el salario que desde hace más de un año les adeudan. Sin contratos que cumplan la ley, con bajos salarios y sin acceso a los mínimos derechos...