Podrían policías estar trabajando de manera irregular

Zitácuaro. – Elementos de la Dirección de Policía y Tránsito podrían estar laborando de manera irregular, al no contar con la Clave Única de Identificación Policial (CUIP). Lo anterior se deriva de una denuncia hecha por un ciudadano, hace algunos meses.

La denuncia en contra de los elementos se presentó cuando llegaron hasta una casa habitación y de manera arbitraria detuvieran a una persona que se encontraba afuera de su domicilio, en compañía de su hijo. En un momento determinado los elementos de la policía pertenecientes a este municipio, llegaron y les adjudicaron una falta administrativa.

En ese proceso les fue detenida una motocicleta de su propiedad y fueron trasladados a la barandilla. El abogado defensor de las víctimas presentó denuncia penal en la Fiscalía, por lo que solicitaron informes a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, como parte de la investigación.

La respuesta de la dependencia estatal fue que, después de realizar una minuciosa búsqueda en sus archivos físicos y electrónicos, no encontraron antecedentes o registro alguno de que el policía denunciado, de apellido Soto, estuviera o haya laborado para la Dirección de Seguridad Pública Estatal.

De acuerdo con las leyes mexicanas, todos los policías deben estar debidamente certificados, es por ello que la CUIP (Clave Única de Identificación Policial), no es otra cosa que un número de Identificación único asignado por la institución (es la clave o folio mediante el cual una institución de seguridad pública identifica inequívocamente a la persona mediante el número).

Para obtenerla, la persona que desee pertenecer a una corporación policiaca debe de aprobar los exámenes de control y confianza, de lo contrario no es apto para el cargo. En el 2008, el gobierno federal y los estados acordaron la necesidad de depurar de fondo las corporaciones policiales, para tratar de limitar actos de corrupción y mejorar el combate al delito.

En 2009 se publicó la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que establece que todo policía preventivo o de investigación del país, debe acreditar los procesos de control de confianza. Dicha ley instituye que los policías son trabajadores de confianza y por lo tanto su nombramiento se puede “dar por terminado el cualquier momento”, en caso de que no acrediten las evaluaciones de control de confianza.

A pesar de ello, en este municipio ya comenzaron a aparecer algunos casos como el mencionado líneas arriba, donde se presume que hay un porcentaje de elementos que no cumplen con este requisito; es decir, están laborando sin cumplir con lo que marca la ley; por lo tanto, las detenciones que realizan a ciudadanos son un tema delicado, por ser ilegales.

De acuerdo con algunos especialistas esto podría derivar en diversos delitos, en el que se incluye la usurpación de funciones. Pero también existe el agravante de que los elementos policiacos están armados, lo que quiere decir que  las autoridades municipales pueden estar cayendo en una falta, al tener policías no aptos en las filas de la Dirección de Seguridad Pública, ya que son conscientes de que no han acreditado los exámenes de control y confianza.

El abogado de la persona que fue detenida hace unos meses, explicó que de darse la usurpación de funciones, esto podría alcanzar incluso la prisión para el elemento que está laborando sin estar plenamente certificado.

La acción representativa del delito de usurpación de funciones, viene descrita como el que ilegítimamente ejerciere actos propios de una autoridad o funcionario público, atribuyéndose carácter oficial. Para la concurrencia del delito se exige un elemento personal en el autor de los hechos, que viene representado por la intención de obrar ejerciendo actos propios de una autoridad cuando no lo es, o suplantando o falseando la realidad administrativa que se deriva de la exigencia de un nombramiento ajustado a la normativa funcionarial para poder desarrollar determinadas funciones públicas.

Así mismo, el abogado refiere que las autoridades municipales son responsables de lo que pasa con este tipo de elementos, ya que en las últimas semanas se han detonado de manera impresionante las detenciones arbitrarias en contra de los ciudadano, incluso por su manera de vestir, o porque los policías aplican su criterio en cuanto a definir quién es culpable o no.

Este tipo de detenciones violentan también la Ley General del sistema Nacional de Seguridad Pública en su Título Tercero; artículo 40, que señala lo siguiente:

TÍTULO TERCERO

DISPOSICIONES COMUNES A LOS INTEGRANTES DE LAS INSTITUCIONES DE SEGURIDAD PÚBLICA

CAPÍTULO I

De las obligaciones y sanciones de los integrantes de las Instituciones de Seguridad Pública.

Artículo 40.- Con el objeto de garantizar el cumplimiento de los principios constitucionales de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos, los integrantes de las Instituciones de Seguridad Pública se sujetarán a las siguientes obligaciones:

  1. Conducirse siempre con dedicación y disciplina, así como con apego al orden jurídico y respeto a las garantías individuales y derechos humanos reconocidos en la Constitución.
  2. Preservar la secrecía de los asuntos que por razón del desempeño de su función conozcan, en términos de las disposiciones aplicables.

III. Prestar auxilio a las personas amenazadas por algún peligro o que hayan sido víctimas u ofendidos de algún delito, así como brindar protección a sus bienes y derechos. Su actuación será congruente, oportuna y proporcional al hecho.

  1. Cumplir sus funciones con absoluta imparcialidad y sin discriminación alguna.
  2. Abstenerse en todo momento de infligir o tolerar actos de tortura, aun cuando se trate de una orden superior o se argumenten circunstancias especiales, tales como amenaza a la Seguridad Pública, urgencia de las investigaciones o cualquier otra; al conocimiento de ello, lo denunciará inmediatamente ante la autoridad competente.
  3. Observar un trato respetuoso con todas las personas, debiendo abstenerse de todo acto arbitrario y de limitar indebidamente las acciones o manifestaciones que en ejercicio de sus derechos constitucionales y con carácter pacífico realice la población.

VII. Desempeñar su misión sin solicitar ni aceptar compensaciones, pagos o gratificaciones distintas a las previstas legalmente. En particular se opondrán a cualquier acto de corrupción y, en caso de tener conocimiento de alguno, deberán denunciarlo.

VIII. Abstenerse de ordenar o realizar la detención de persona alguna sin cumplir con los requisitos previstos en los ordenamientos constitucionales y legales aplicables.

  1. Velar por la vida e integridad física de las personas detenidas.

En este mismo artículo, párrafo XV, la ley señala que los elementos deben de someterse a evaluaciones periódicas para acreditar el cumplimiento de sus requisitos de permanencia, así como obtener y mantener vigente la certificación respectiva.

La gravedad del asunto es que las autoridades municipales no han actuado para dar a conocer cuántos elementos policiacos tienen laborando sin que tenga su respectiva CUIP, violentando toda normatividad respectiva al tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *