ARTE PARA TODOS COMPARTE LOS SECRETOS DE LA ALIMENTACIÓN PREHISPÁNICA

Los secretos de la alimentación prehispánica, basada en el culto a la madre tierra y el aprovechamiento de lo que nos provee, fueron compartidos en el Festival Arte para todos (Re) Pensar Colectivamente (en) el Espacio Público, en un taller práctico teórico impartido por Areli Murillo, Ramírez. Artista escénica, ingeniera bioquímica, y maestra en nutrición por la UAB-Barcelona.

Para introducirnos en el tema, la representante de la Representante de la FELANPE y del Colegio Mexicano de Nutrición Clínica y Terapia Nutricional; premiada, describió la Dieta Prehispánica está constituida por alimentos nativos, y es precisamente el consumo de la combinación de proteínas de origen vegetal, ácidos grasos omega 3, fibra soluble y compuestos antioxidantes.

A partir de las tendencias mundiales de alimentación, ha surgido un especial interés por el consumidor por los alimentos que aportan beneficios extras, adicionales a su valor nutritivo; lo que a su vez ha generado estudios y prácticas que nos remonten a las bases de la alimentación ancestral.

Según datos y estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, en el año 2015 se reportaron 17.7 millones de decesos por enfermedades cardiovasculares (ECV), lo que representa el 31 por ciento del total de muertes registradas en el mundo. En ese mismo año, 8.8 millones de defunciones a causa del cáncer.

Más de mil 900 millones de adultos tenían sobrepeso en el 2016, y más de 650 millones eran obesos; mientras que en 2014 aumentó a 422 millones de personas fueron diagnosticadas con diabetes.

En ese sentido, “La alimentación hoy en día, ha dejado de ser un simple sistema para satisfacer nuestras necesidades de sobrevivencia y se convierte en un instrumento que garantiza nuestro bienestar y salud”, señaló la también galardonada por  investigaciones sobre genética de las enfermedades y desarrollo de alimentos.

La dieta prehispánica básica de los Aztecas, Mayas, Olmecas, Chichimecas, Purépechas e Incas, colocó como alimentos sagrados al maíz, cacao, amaranto y agave, cultivados en chinampas o hidrocultivo (método de cultivo extensivo más avanzado), y cultivos inteligentes.

Otro elemento de la dieta importante es la nixtamalización que proviene de la palabra nixtamal del náhuatl nextli, («cenizas de cal»), y tamalli (masa de maíz cocido); hoy observada como las técnicas milenarias más adelantadas de la época.

Pero ¿qué comían los pobladores de las culturas prehispánicas?, en principio Cereales: maíz, amaranto, quinua (quinoa) y cañihua; Leguminosas: frejol (frijol), popayan, protón o pajuro; y chocho; Tubérculos: papa, melloco, oca, camote, maca, jícama, mashua y yuca; Fruta: mora, uvilla, naranjilla, taxo, aguacate, tomate de árbol, granadilla, chirimoya, cacao, piña, mango y guanabana.

También vegetales como: zanahoria blanca, zapallo, tomate y achojcha; Carnes: sajino, venado, zorros, monos, llamas, peces del mar, ríos y lagos, y cuy o (cuyo); además de hiervas aromáticas: toronjil, manzanilla, culantro, hinojo, berros, paico y hierba luisa.

Areli explicó sobre los beneficios nutrimentales de cada uno de estos alimentos, donde el maíz azul que destaca por ser la base de la alimentación mexicana que, ayuda al organismo a que se sinteticen correctamente los ácidos grasos que se absorben de los alimentos que se consumen, además su composición en almidón procura una buena salud de la flora intestinal y de la mucosa gastrointestinal.

En ese sentido, el perfil nutrimental de la época era una dieta ligeramente hiper proteica y con la suposición de que comían tres veces al día, llegamos a la discusión de que aproximadamente consumían entre 1400-1600 kilocalorias.

Técnicas de cocción y conservación, menús tipos, representan una rica y nutrida gastronomía en la que encontramos platillos como escamolies (el caviar mexicano), caldo de piedra, barbacoa, mixiotes, salpicón de venado y pozole.

En Michoacán, la herencia gastronómica nos obsequia comidas como Churipo

Charales, Atapakuas, Kurundas, Chapata de maíz, Pozole de frijol, Ponteduro, Quelites, Tamales y Uchepos; así como bebidas como Chocolate, Pulque, Agua miel, Tepache, Balché y Pozol.

DEVENIR NUTRIMENTAL

Sin embargo, derivado de la conquista la alimentación se transformó exponencialmente, con la ingesta de harinas y grasas que aumentaron el consumo calórico a un rango al que el mexicano no estaba acostumbrado, por encima de por encima de 1800 a2000 Kcal.

Para 1800-1900, la influencia francesa trajo consigo el consumo de nuevos postres y preparaciones donde predominaba el azúcar, un nuevo incremento calórico de 2000 a 2200 kcal.

Otras cocinas también impactaron en la transformación de la alimentación de los mexicanos, como la africana, la china, la italiana y del medio oriente.

ASPIRACIONES ALIMENTARIAS

Areli Murillo obsequió a los una guía de menú tipo, basada en la dieta prehispánica, como una alternativa de alimentación que garantice la obtención de los nutrimentos necesarios, que con pequeños cambios de hábitos podrían proporcionarnos efectos positivos en la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *