Arte y Violencia

“La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve y, por tanto, no conduce nunca a una paz permanente.”
-Martin Luther King

La situación por la que pasa México es punto de partida para que artistas generen a través de sus proyectos fotográficos, escultóricos, de pintura, performance o visuales.  En ellos protestan contra la violencia de toda índole con diferentes propuestas curatoriales al establecer el duelo, el dolor y la destrucción, en un intento de recuperar el nombre de las víctimas.

En los últimos años, sobre todo en Michoacán, existe una ola enorme de violencia y de muertes. Las cifras ubican a México como uno de los más peligrosos.

La violencia afecta a todas las esferas, se filtra en la cultura y el arte. El narcotráfico y la narco-política han incrementa a lo largo de los últimos años, modificando las relaciones personales y colectivas, convirtiéndose en una cultura, la “narco-cultura”. Los feminicidios, desapariciones y asesinatos de periodistas son temas que permean a la producción de arte, los creadores muestran, a través de sus obras, reflexiones de lo que acontece desde su perspectiva.

Teresa Margolles nacida en Culiacán, Sinaloa, es una artista mexicana que utiliza la fotografía, la instalación, el performance y el video para analizar la muerte orgánica desde un punto de vista artístico.

En su obra “Vaporización”, vaporizó el agua utilizada para lavar a los cuerpos en las autopsias; en su serie “Autorretratos en la Morgue”, muestra fotografías de cadáveres sin identificar o que no han sido reclamados por nadie, explorando así las diferencias sociales que existen en México. La muestra “Encobijados” se componía de cobijas con las que se envolvieron los cuerpos de víctimas de ejecuciones.

El argentino Enrique Ježik vive y trabaja en Ciudad de México, desde hace varios años. A lo largo de dos décadas, ha desplegado un complejo trabajo de exploración de las estructuras y dispositivos de fuerza, vigilancia, represión, control y violencia, desde el interior de la práctica polimorfa de la escultura contemporánea.

Para Ježik la escultura es un modo de pensar al poder y la violencia como un terco accionar sobre la materia de los cuerpos. Sus performances, videos e intervenciones específicas, que involucran tácticas que van desde el uso de las balas hasta la escritura en braille, atestiguan una etapa histórica donde los medios de destrucción y las tecnologías de control crean los espacios, metáforas, dispositivos y trayectorias de la política.

La violencia en la literatura, la pintura, la música, la escultura, la danza o a través de cualquier otro medio de expresión, es siempre musa inspiradora, reflejo de la sociedad que amalgama para retomar y exponer la reflexión constante en la que el ser humano se encuentra.

La preservación del arte se debe generar desde  un  lenguaje  que  determine  la identidad  cultural,  donde los  individuos  general  comunicación en un  trinomio  educación-arte-cultura. La semiótica del actual forma parte de un movimiento social en contra del sistema, donde se busca una liberación social. Es así que a través del arte la representación de la violencia permanece en la descripción de la historia de la humanidad.

Verónica Loaiza es arquitecta, artista visual y gestora cultural. Directora de la asociación civil Contenedor de Arte. contenedordearte@gmail.com

 

Contenedor de Arte es una gestoría cultural, una organización joven, que se desempeña como punto de encuentro y creación artística. Twitter: @contenedor_arte / Facebook: Contenedor de Arte A.C. / Correo: contenedordearte@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *