Mujeres de colores

Por Natalia Soledad Melo Alvarado

La Fotografía es para mí un placer, una adicción. Una vez que tengo la posibilidad de captar una emoción, un gesto, una acción, una forma cultural, escucho el latido de mi corazón y no puedo dejar de apretar el botón de mi cámara fotográfica, la cual se ha vuelto la compañera de viajes, la que encierra esencias, la capturadora de emociones, la tejedora de historias, una caja de pandora, una caja de recuerdos y de sueños.

Mujeres de Colores está compuesta por 24 piezas tomadas en los municipios mexiquenses de Temascalcingo, Villa Victoria y Valle de Bravo. El tópico de esta muestra fotográfica es la etnia Mazahua, esencialmente la mujer Jñatrjo, captada en sus actividades cotidianas, con su grupo comunitario. La mujer indígena es la que alberga el cúmulo de conocimientos de su cultura; es la que trasmite la tradición a través de la gastronomía, el bordado textil y la lengua. Las mujeres Mazahua son hijas, son madres, son esposas, son seres que luchan día a día, mostrando al mundo que existen.

Mujeres de colores alude a su indumentaria, a sus bordados, elementos culturales que les dan identidad y sentido de pertenencia. Los matices nos hablan de manera simbólica de un lenguaje oculto, pero presente, en el que reconocemos animales, flores, estrellas, la tierra, el viento, el fuego, el agua, elementos todos que permiten que exista un equilibrio en la vida humana. Son los símbolos que hablan del pasado pero que se hacen presentes en la cosmovisión de las comunidades indígenas.

La presencia de escritores indígenas que acompaña a la muestra fotográfica se debe a que el idioma es parte fundamental de la cultura de todo pueblo. Mediante el uso de la lengua se interpreta la realidad, se expresa y se transmite. Es entonces que ésta tiene sentido.

Mujeres de Colores nos muestra momentos y circunstancias, historias en donde se entretejen las mujeres como cómplices, líderes, artesanas, campesinas, amas de casa… en su búsqueda está la permanencia.

Mujeres de Colores. Mujeres que trasmiten su cultura. Mujeres que llevan su identidad a donde van. Mujeres que dejan su corazón en el andar. Son Jñatrjo a través del tiempo.

Natalia Soledad Melo Alvarado

Egresada de la licenciatura de Antropología Social de la UAEM, en el año 2010 se le otorgó la beca FOCAEM con el proyecto Cuentacuentos: Tradición Oral Indígena. Del resultado de este trabajo se publicó el libro Katejewui Nuni Jani in Bejeta/Cuando Dios Creó la tierra, una versión bilingüe en lengua Matlatzinca.

En el año 2015 presentó una serie fotográfica denominada “Jugando con el Maíz” en el espacio de Ventana abierta en el Museo de Antropología e Historia. Dentro de sus intereses profesionales y personales se encuentra la Difusión Visual y escrita de los Pueblos Originarios del Estado de México en todas sus manifestaciones culturales. Actualmente labora en la Dirección de Servicios Culturales de la Secretaría de Cultura del Estado de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: