ARENA SUELTA 

POR TAYDE GONZÁLEZ ARIAS  

HOY VOY A CAMBIAR 

Los cambios son procesos continuos en la vida, que advierten resistencia muchas veces. Otros por fortuna llegan siendo esperados. Los hay también aquellos que llegaron sin darnos cuenta, pero están en proceso. Pensar que el mundo no gira, que la sociedad se estanca, o que el dinamismo no es propio de la naturaleza social, pueden ser concepciones que hagan que vivamos a destiempo con el mundo. 

Cuando en el trabajo se llega a correr el rumor de que habrá cambios, se comienza a vivir en un estado de zozobra, de desequilibrio, por desconocer lo que vendrá o lo que pueda pasar. Pues si se llega a mover de lugar o a despedir a la cabeza de un equipo probablemente pase lo mismo con todo el equipo. Frente a estas situaciones lo único que tiene que imperar es la confianza de la comunicación, el cumplimiento de las labores bien hechas que garanticen su permanencia, ascenso o seguir siendo del equipo o bien el emprender nuevos proyectos. 

En los cambios, suele suceder que hay a quienes mayor beneficio obtienen y aquellos a quienes tienen que apretar el cinturón de los gastos, de apego o de limitaciones,obligando un ajuste inmediato. Si cuentas con lainformación respecto a que habrá cambios debes tomar las previsiones de inmediato y hacer el plan que te garantice estabilidad frente a cualquier movimiento que halla de ocasionar, el termino o el cambio del ciclo, pues los cambios suelen ser oportunidades que la vida nos brinda, para de este tiempo, aprender, respecto al ahorro, el esfuerzo, la amistad y hasta el carácter con el que se deba ver la vida. 

Todo cambia, hasta la temperatura, pues el cambio climático por ejemplo es un fenómeno que debe ser atendido con urgencia bajo los protocolos nacionales e internacionales previstos, pero el cambio de alimentación es algo que corresponde a usted mismo, pues ello le garantizara mantenerse en óptimas condiciones de salud. 

Los cambios de estrategias sirven para direccionar campañas, pero cambiar de jefe, le permitirá conocer a uno o una nueva, con un carácter que algo le ha de traer a su aprendizaje, al igual que cambiar de área, y aunque antes su tarea era archivar y ahora sea redactar, lo único que debe hacer es mostrar dedicación y entrega, y pronto será diestra en estas dos o algunas otras labores que pudiera realizar. 

En el tema de la política se ha mencionado que han sucedido cambios, o lo que algunos denominaron transición, especialmente en el año dos mil, y para otros solo fue producto de una negociación,  según se quiera ver, y que puede ser real o  no ser así, lo cierto es que el gabinete central del poder ejecutivo se cambió, y no fueron los mismos funcionarios (con sus especiales salvedades) que aunque pudieron seguir una línea o forma de gobierno no pensemos en que ninguno de ellos no tuviera una forma de ver las cosas y un carácter personal, para así direccionar las políticas en cada área. Suponer de los cambios un calificativo de bueno o malo, conviene hacerse respecto al antes y después y es una cosa que puede saberse en el corto y mediano plazo, los cambios entonces en esta área social deben llevarnos a la madurez de toma de decisiones concisas sobre los mejores proyectos que detonaran más que cambios, transformaciones de un malo o regular estado, al bienestar. 

No debemos de temer a los cambios, antes al contrario hemos de estar preparados para enfrentarlos, pues resulta que no es algo que se pueda parar, como lo son en nuestras vidas muchas cosas, por eso bien puesta la razón y bien medida la calma, hemos de prepararnos, apoyarnos, sin censurarnos, incluirnos sin limitarnos y respetarnos sin discriminarnos, es decir estar preparados mentalmente a lo nuevo, y de ser necesario en el primer momento para que lo que venga tengamos una lona grande, que diga bienvenida, un proyecto de éxito y un final feliz. 

Si la mariposa antes de poder abrir las alas tuvo que esperar al suceso natural de un cambio, y si como humanos disfrutamos cada etapa que nos llevó a jugar con lodo sin pensar en los microbios, mojarnos sin preocupación de las enfermedades respiratorias, y sorprendidos nos auto descubrimos a los placeres de la vida acompañándonos en este tiempo del cambio de voz, y el  paulatino crecimiento de la barba y el bigote, y estas etapas de cambios las disfrutamos, sigamos en vida en cualquier momento que nos esté tocando vivir, siendo los héroes de nuestra historia, y frente a lo que pueda venir saquemos de la fortaleza heredada de los nuestros, el carácter y el temple. 

Que la premisa y el pensamiento con respecto a los cambios sea, por ejemplo, la siguiente: El cambio está por venir y estoy preparado para lo que venga. Esa debe ser nuestra consigna, y la entrega diaria del corazón en lo que hagamos es lo primordial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: