ARENA SUELTA

POR TAYDE GONZÁLEZ ARIAS

EL TESTAMENTO POLÍTICO DE AMLO
 
El testamento es un acto por medio del cual una persona manifiesta libremente su
voluntad para disponer de sus bienes, derechos y obligaciones, y designarlos a una o
varias personas para después de su muerte.
El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo en su
acostumbrada mañanera que tiene un testamento político, manifestando textualmente lo
siguiente. “Tengo la responsabilidad de actuar previendo todo, cualquier circunstancia,
más cuando iba yo a someterme a este cateterismo y tengo desde hace algún tiempo un
testamento y ya siendo presidente le agregué un texto que tiene, como lo dije en el video,
el propósito de que, en caso de mi fallecimiento, se garantice la continuidad en el proceso
de transformación y que no haya ingobernabilidad”.
Su declaración es políticamente incorrecta, no sólo despertó una serie de comentarios,
sino que llevó a recordar el texto de la autoría del mismísimo Führer, Adolf Hitler, el cual
fue firmado al mismo tiempo que su última voluntad, a las 04:00 horas del 29 de abril, de

  1. La primera parte del testamento habla de sus motivaciones en las tres décadas de
    su carrera, desde que fue voluntario en la Primera Guerra Mundial, repitió su reclamación
    de que tampoco él, «ni cualquiera más en Alemania quiso la guerra en 1939». Declaró sus
    razones para cometer suicidio, alabó y expresó su gratitud a las personas alemanas por
    sus apoyos y logros.
    También incluido en su primer testamento las declaraciones, detallando las reclamaciones
    que intentaron evitar la guerra con otras naciones y las responsabilidades atribuidas para
    él a «el judío internacional y su ayudante». Él no quería abandonar Berlín … a pesar de que
    las fuerzas eran demasiado pequeñas para resistir». Hitler expresó su intención de
    escoger la muerte antes que «caer en las manos de los enemigos» y de ser «un
    espectáculo organizado por las masas y los judíos», concluye con un llamado para
    continuar el «sacrificio» y la «lucha». Expresa su esperanza de un renacimiento del
    movimiento nacionalsocialista con la realización de una «comunidad verdadera entre
    naciones».
    La segunda parte de su testamento pone fuera las intenciones de Hitler para el gobierno
    de Alemania y el Partido Nazi después de su muerte y detalla quién era para tenerle éxito.
    Expulsó al Reichsmarschall Hermann Göring del partido y le despidió de todas sus
    oficinas estatales. También anula el decreto de 1941 que nombra a Göring como su
    sucesor en el advenimiento de su muerte. Para reemplazarle, Hitler nombra Gran
    Almirante a Karl Dönitz otorgándole la Presidencia del Reich y el Comandando Supremo
    de las Fuerzas Armadas. El  Reichsführer-SS  y Ministro de Interior Heinrich Himmler era
    expulsado del partido y despedido de todo de las oficinas estatales por intentar negociar
    la paz con los aliados occidentales sin el conocimiento de Hitler y en contra de su

permiso. Hitler acusó Göring y Himmler de traicionarle y trayendo una «irreparable
vergüenza en general a la Nación» por negociar con los aliados.
Hitler nombró el siguiente como el nuevo gabinete para dirigir la nación:
∙         Presidente del Reich (Reichspräsident), Ministro de Guerra (Kriegsminister) y
Comandante-en-Jefe de la Armada (Oberbefehlshaber der  Kriegsmarine ): Gran
Almirante Karl Dönitz
∙         Canciller del Reich ( Reichskanzler ): Joseph Goebbels
Siendo testigos el Dr. Joseph Goebbels, Martin Bormann, General Wilhelm Burgdorf, y
General Hans Krebs.
En la tarde del 30 abril, un día y medio después de haber firmado su testamento, Hitler y
Eva Braun se suicidaron. Dos días después, Goebbels, Burgdorf y Krebs también lo
hicieron. Bormann probablemente murió el 2 de mayo mientras intentaba huir de los
anillos del Ejército soviético en Berlín.
Con toda ésta información no podemos más que preguntarnos, si es que el titular del
ejecutivo mexicano tiene también su lista de funcionarios que se quedarían a cargo del
país, como si no conociera la ley y lo que estipula el Artículo 84 de la Constitución Política
de los Estados Unidos mexicanos que dice que, “En caso de falta absoluta del Presidente
de la República, en tanto el Congreso nombra al presidente interino o substituto, lo que
deberá ocurrir en un término no mayor a sesenta días, el Secretario de Gobernación
asumirá provisionalmente la titularidad del Poder Ejecutivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *