ARENA SUELTA

POR: TAYDE GONZÁLEZ ARIAS

POR LA BOCA MUERE EL PEZ

El pez muere por la boca, pues como es conocido debe tragar la carnada, aunque traducido al acto humano de hablar, puede poner en riesgo la estabilidad, credibilidad e incluso la vida del sujeto. Por lo que es sumamente importante cuidar lo que dices, con quién lo dice y en dónde lo dices, debido a que no todo mundo tiene que saber de algunos temas o bien quien lo escucha, lo primero que hará es ir a contar aquello que escuchó.

Adelantarte a las cosas no siempre tiene un buen fin, de tal suerte que hablar sin que sea tu turno puede llevarte desde una amonestación, hasta el que te roben las ideas. Si bien es cierto que, el que es primero en tiempo es primero en derecho, no lo es en la vida del que primero se pone en pie o levanta la mano.

El pasado 12 de junio del año que corre, el denominado Movimiento de Regeneración Nacional, por sus siglas MORENA; partido en el poder del que emana el actual Presidente de la República, quiso mostrar su músculo político en el último reducto de la organización política que gobernó por más de setenta años al país. Sin embargo, está siendo señalado como un evento anticipado de campaña, por sus propios correligionarios

.

Lo que se ve no se juzga, y lo que fue claro en dicho evento político que reunió a los personajes más visibles del partido en el poder, fueron las prácticas que desde siempre han prevalecido en la vida electorera del país, como lo es el acarreo, el dispendio y el uso de los cargos públicos para promocionarse sin el menor empacho de lo que marca la ley. Creerán que por ser domingo se deja de recibir la quincena, o el nombramiento que ostenta deja de surtir efecto y sus funciones terminan.

Si bien es cierto que la misma constitución política de los estados unidos mexicanos permite y garantiza los derechos políticos, así como las libertades para expresarse, resulta valioso considerar que esos mensajes, en los que se señala el camino ideal del país con o la tan trastocada palabra “trasformación”, se presta a la interpretación de direccionar el voto y la elección de la gente, o bien el hecho de presumir datos o información de logros de su jefe, claramente invita a votar por ellos.

Es claro que el discurso, por cierto, bien dicho de la jefa de gobierno, dando a conocer las cifras del Gobierno Federal, de la gente a la que se le ha entregado dinero y se le sigue dando, es más parecido a un informe y a un agradecimiento a su jefe, que a una propuesta de lo que pudiera seguir con ella con su posible eventual candidatura.

Suponiendo que no se usó dinero o recursos públicos para llevar a la gente, que estaba en el corazón del Estado único que ya le queda al PRI, y que fue con sus esfuerzos personales, aunque las gorras y las banderas no se fabrican gratis, éstos, como muchos otros, han de llegar a cobrarse con intereses, lo que pudieran considerar un gasto desde lo que ni siquiera es oficialmente una precampaña.

En lo menos que pudiéramos considerar lo acontecido la mañana del pasado 12 de junio, en Toluca, se trata de una provocación al partido de “Alito”, Alejandro Moreno Cárdenas, que ya no ve lo duro sino lo tupido, y que debe preocuparse y ocuparse en sostener la tierra de López Mateos, Horacio Zúñiga y el grupo Atlacomulco.

Respecto a los largos discursos de Mario Delgado, y Marcelo Ebrard, que he dejado al final de esta entrega, es porque no merecen estar en otro lugar, y es que, ir a decir lo bien que les va, es igual a desaprovechar a tanto público que voluntariamente fue a verlos y escucharlos, es como tener hambre y estar donde hay comida sin agarrar nada.

Somos muchos los que apelamos al castigo social, a la conciencia y libre determinación, de tal manera que no se compre la voluntad con becas o apoyos económicos, tras ser conscientes de que se trata de dinero que viene de vuelta en menor cantidad de los muchos que todas y todos pagamos en impuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *