¿Cree que el Coronavirus cambiará nuestra forma de vida?

Por: Marina Vilchis Herrera.

Licenciado en Administración, Cesar Guzmán: “Por supuesto. Definitivamente este tema cambiará la vida, no sólo mía si no de muchas personas. Principalmente el golpe tan fuerte que le va a dar a la economía, donde repercutirá en nuestros bolsillos. La convivencia social no será igual, todo con una sana distancia. Actualmente en mi empleo (educación), el sistema cambiará totalmente, apostando 100% en la seguridad de los alumnos, las aulas ya no estarán llenas, etc. Indiscutible la vida cambiará mucho”.

Joaquina Jordán: “El COVID 19 ha cambiado mi forma de vida, por las siguientes razones: el trabajo a distancia, afecta considerablemente, debido a que aún no hay la cultura de que las personas utilicen plataformas o redes para solicitar información, realizar trámites e impartir o recibir una clase en línea. Ya se estaba trabajando en ello, pero no con los resultados deseados”.  

“En relación a la compra de alimentos, me gusta ir al mercado, comprar frutas y verduras frescos y no lo puedo hacer. Reunirme con familiares y amigos por Zoom no es lo mismo. El uso del cubre boca es muy incómodo, uso lentes para leer, se empañan y no veo nada. El lavado de manos constante se reseca la piel, hay cremas hidratantes muy buenas, pero de que se reseca, se recesa. Salir de viaje, me gusta viajar-salir y ahora estoy encerrada, sólo por mencionar algunas. Cuando esto pase considero que habrá cambios, valorar e invertir mejor el tiempo, administrar mejor los recursos, convivir más tiempo con familiares y amigos”. 

Crispín Duarte Soto, Jefe Regional de Servicios Educativos del Oriente: “Mientras no exista una vacuna o un tratamiento que inhiba el virus, las personas tendremos que observar medidas que preserven nuestra salud y la de los demás. El pretender hacer cosas distintas, puede provocar una crisis sanitaria de incalculables consecuencias”. 

“El coronavirus ya ha cambiado nuestra vida y lo va seguir haciendo. La actividad económica debe compatibilizarse con el cuidado de la salud, en consecuencia, las prácticas laborales ya se ajustan a esa realidad; el trabajo en casa, por parte de empleados del sector privado y público se ha implementado para conservar la sana distancia. Espero que después de esta traumática experiencia, el hombre valore su existencia en este plano terrenal, para aspirar a ser verdaderos seres humanos: justos, solidarios, enamorados de la naturaleza”.

Licenciado en Derecho Joel Vera Terrazas: “El Covid-19 cambió nuestros hábitos, la forma de trabajar, nuestro trabajó, la forma de relacionarnos con los demás, porque se están tomando otras mediadas que antes no se tenían, pero ante toda crisis siempre hay un beneficio y adaptarnos a este mundo”.

Neumólogo Médico José Luis Meblina Exzacarías: “Definitivamente sí, debemos aprender a vivir con éste y con cualquier otro virus que se pueda presentar. Adoptando y tratando de mantener medidas de seguridad sanitaria y respetar sana distancia. Este y todos los virus llegan para quedarse. No es nuevo. Debemos aprender a vivir con ellos”.

Doctor Tayde González Arias: “Cambió mucho la forma en la cual se vive, porque no estábamos preparados para una pandemia. Creo que el gobierno no dimensionó lo que podía pasar, los gobernantes fueron tomados por sorpresa; ya que, en algunos lugares del mundo, a pesar de tener los mejores sistemas de salud, fueron los más golpeados. Creo que la manera ahora va hacer a distancia. No se le invirtió a la tecnología, cuando ni siquiera se tienen las condiciones para que funcione este  sistema educativo y el sistema de salud está muy descuidado”. 

Doctor Jaime García Hurtado Jefe de Jurisdicción Sanitaria: El coronavirus ha cambiado la forma de vivir, debemos adoptar medidas de sana distancia, lavado frecuente de manos, no estar en eventos masivos, ni en espacios con muchas personas.

Mtro.  Ram Rosas Ruiz:  Desde los anuales de la historia en nuestro planeta se ha fijado un  postura  clara  en  nuestro planeta se ha  fijado una postura clara en la naturaleza, se ha establecido claramente que la máxima será adaptarse o desaparecer como especie. Desde los mares tóxicos primitivos pasando por glaciaciones y múltiples extinciones en masa por las más diversas razones la constante sigue siendo la misma.

Centrados en la realidad estrictamente humana, las múltiples epidemias demuestran que la parcialidad sobreviviente de nuestra especie ha tenido que adaptarse a las nuevas realidades y retos que la empresa requiera, aquellos individuos que sosteniendo la tesis antidialéctica de la permanencia inmutable de las cosas ha pagado con su vida la osadía de no comprender el funcionamiento de su entorno.

En esta actual pandemia y en las que estén por venir, es menester de todos nosotros aprender a adaptar nuestras condiciones a la nueva realidad para así poder subsistir en ella y por final transformarla.

Desde el punto de vista cotidiano nuestras vidas quedarán marcadas para siempre por esta pandemia, generando nuevos hábitos y formas de convivencia, mismos que como en tiempos de la peste eran impensables para la mayoría, pero debieron ser aceptados hasta convertirse en la actualidad no sólo en hábitos diarios sino en bases inequívocas del desarrollo de nuestra civilización.

En fin, no dudo ni por un momento que mi vida y la de mi especie sea transformada por la pandemia, solo falta esperar para responder la pregunta ¿a qué costo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *