¿Prefiere que el regreso a clases sea virtual o presencial?

Por: Marina Vilchis Herrera.

Erica Pérez Gómez: “Las clases virtuales no me gustarían, porque siento que no aprenden como en las presenciales. Pero si no hay las condiciones para el regreso presencial, pues creo que no va a haber de otra, aunque los profesores tendrían que informar cuál va a ser la forma de evaluar, ya que, en la secundaria, por ejemplo, el período que les evaluaron con las carpetas, estuvo súper mal calificado y ni como reclamar”.

Demian Ledezma Orihuela: “En mi opinión, creo que deben de estar trabajando de manera virtual, para no exponerse ni exponer a nadie, hasta que esté más controlada la pandemia”.

Juan Ignacio Urbina Pérez: “Dadas las circunstancias actuales, en las que aún el índice de contagio es muy alto y no se cuenta con las condiciones necesarias en las instalaciones escolares para garantizar la sana distancias y medidas de prevención (gel, jabón en sanitarios, tapetes, etc), considero que lo más factible para salvaguardar la salud, tanto de alumnos como docentes y personal administrativo, propondría que se continúen las clases virtuales, por lo menos hasta el fin de año, y llegando a esa fecha hacer una evaluación para ver si ya existen condiciones para regresar a las aulas”.

“Siempre por delante la salud de los niños y jóvenes estudiantes, maestros, administrativos y personal de intendencia”.

Patricio Segundo Colín: “Virtual, creo que se evitan muchas situaciones con los padres de familia, así ellos se dan cuenta que no es están fácil ser docente, les dedican tiempo, pueden ver los errores que tanto insistimos como docentes y nos tachan de ser malos maestros, cuando la primera educación se recibe en casa”.

Gerardo Quintero: “No tengo hijos, pero si tengo sobrinos. Mi opinión es, va a ser muy importante el color de bandera que tengamos para el 10 de agosto, fecha considerada para el regreso a clases. Si hoy tuvieran que regresar a clases, preferiría la opción virtual. Creo que hoy en día las posibilidades de contagio son muy altas y sigue habiendo mucha gente irresponsable, que no acata las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias. Además, la información y acciones de las autoridades municipales, no es muy confiable.

Pedro Aguirre: “La actual pandemia ha roto miles de paradigmas a nivel mundial y nos ha dado la oportunidad de vivir un cambio en las formas de vida de la humanidad, desde el cuidado personal, la nueva forma de convivencia, hasta las nuevas formas de trabajo a distancia o también denominado «home office».

Esta adaptación nos ha costado muchísimo trabajo (lo reconozco), esto debido a que estábamos acostumbrados a la calidez de un saludo fraterno hasta el cariño que se puede tener por otra persona”.

“Pero ustedes se preguntarán: ¿De qué demonios está hablando? Pues estoy dando un poco de contexto para que usted mi apreciable lector (que cariñoso me pongo cuando escribo), entienda que existe una dicotomía (para los de la prepa…

Podría encargarte una revisión de la ortografía, es que ya no alcance a checar bien por la premura”.

Ram Rosas: “Desde mi respectiva realidad dual intentaré realizar un análisis y argumentación de los pros y contras que conlleva dicha disyuntiva”.

“En primer plano hablaré como padre de familia, preocupado por el incremento en los contagios en este municipio y ante la inoperancia de las autoridades municipales, que congenia a la perfección con la falta de cultura de prevención en gran parte de nuestro pueblo. Ante este escenario, seguro estoy que enviar a los niños de manera presencial a la escuela será convertir a las instituciones educativas en los focos de contagio más grandes del municipio”.

“En contraparte, seguro estoy que el mejor aprendizaje se da en el aula y en presencia del maestro, los compañeros, los materiales palpables y las rutinas escolares que permiten un aprendizaje más integral. De poco sirven las clases virtuales si no se tiene un apoyo real en casa”.

“Desde el punto de vista de mi profesión, por supuesto que preferiría un regreso presencial, ya que no es posible el inicio de un ciclo escolar adecuado sin la dosis humana, que conlleva la enseñanza y el aprendizaje dentro del aula. En los primeros días no sólo se diagnostican los conocimientos del niño, sino sus destrezas, habilidades, pensamiento, actitudes, sentimientos y un cúmulo de relaciones intangibles, pero inevitables se establecen al interior, sentando así las bases del modo de trabajo que se tendrá a lo largo del ciclo escolar”.

“Al igual, se establecen acuerdos, reglas y modo de trabajo con los padres de familia, pero lo más importante y que forzosamente requiere presencia humana, lazos de confianza. Por tales motivos a los profesores, alumnos y padres nos será muy difícil iniciar un ciclo escolar en línea, pero en afán de no arriesgar a ninguno de los 3 ejes fundamentales de la educación no quedará de otra. De ser presencial nos tocará enfrentar en los centros de trabajo la batalla de niños sin cubre bocas, sin medidas sanitarias, enfermos y entregados así a la escuela; autoridades omisas a brindar apoyo o por lo menos proveer insumos, como ya lo hizo ver la SEE hace algunas semanas en un documento, en el cual se deslinda de las medidas sanitarias y dotación de materiales a las escuelas, dejando las cosas con cargo a padres de familia y maestros”.

“En definitiva, por donde lo veamos, se avecina un escenario caótico que tendrá algún costo forzoso (ya sea la salud o la educación), sólo esperemos que la visión seudo concreta de los políticos del estado y municipio no termine llevando entre las patas a la niñez, en aras del inicio de un año electoral, que es lo que en realidad les importa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *