¿Qué opina de la liberación del hijo del Chapo?

H. Zitácuaro, Mich. – Gilberto Soto Jiménez indicó que “como michoacanos nos concierne la seguridad de cada uno de nosotros, el problema que hubo en Sinaloa, es un tema que no es nuevo, sencillamente es una situación, quizás política”.

Agregó que hay muchos intereses de por medio, ya que tienen mucha injerencia los partidos políticos. “El presidente de la república quizás tomó la decisión que no haya sido la más correcta, pero definitivamente es el gobierno federal el que tiene el mando”.

Roberto Ruíz manifestó que a pesar de la distancia que se tiene con el estado de Sinaloa y de los acontecimientos que vivieron los habitantes de esa región en carne propia, se ha escuchado en los medios de comunicación que se trató de un plan mal llevado por el gobierno federal, en la lucha contra la delincuencia.

Añadió Ruíz que no pusieron las autoridades, encargadas de la seguridad, una buena estrategia para llevarla a cabo. Así mismo reiteró que el principal responsable de esta operación fallida es el mismo presidente, por ser el Comandante de las Fuerzas Armadas.

Por otro lado, se refirió a que el entonces mandatario Felipe Calderón Hinojosa sí tenía una estrategia en la lucha y combate contra el narcotráfico. Sin embargo, no lo dejaron que continuará su plan de acción, debido a que tenía las manos atadas, ya que no contaba con la mayoría en la cámara de diputados y senadores.

Mauricio Domínguez expuso que fue una decisión acertada, el haber liberado al hijo del Chapo Guzmán, de lo contrario se estaría hablando de una matanza en aquel estado de la república. Agregó que se hizo lo correcto o de lo contrario se habría librado una batalla sangrienta en la ciudad de Culiacán.

Benjamín Ávila Suárez sostuvo que para emitir una opinión sensata se tiene que estar documentado y allegarse de opiniones al respecto. Indicó que no se vale que el asunto de la seguridad en nuestro país y tomarse de esa lamentable situación, que los mexicanos hemos experimentado en los últimos años, para que algunos lleven agua a su molino.

Subrayó que ha salido mucha información relativa a que la DEA está involucrada, con lo cual atrás también se encuentre la CIA. Indicó que se puede apreciar que hay intereses nacionales e internacionales, los que estén moviendo los hilos en esta situación.

Expuso que hay todo un plan para desestabilizar al gobierno de López Obrador, pero que no es el afán de defenderlo a él, pero si al gobierno al que representa y que fue elegido democráticamente.

Manifestó que son situaciones que se tornan difíciles y lo más fácil en estos temas es únicamente criticar, pero destacó que el presidente de la nación hizo bien al privilegiar la paz y la tranquilidad de la población.

Abundó en que es muy fácil ver los toros desde la barrera y pedir sangre, cuando la gente quiere ver incluso muertos.

Señaló que esa decisión es loable, sin embargo, el gobierno federal tiene que reconocer que la oposición tiene derecho a ejercer la crítica, así como cuando Obrador criticó a Peña Nieto, cuando se puso muy severo en la fuga del Chapo.

Recordó que Andrés Manuel pidió que regresara Peña Nieto a México, puesto que el país no iba a ser el “hazmerreír” del mundo.

Apuntó en que muchos le apuestan a la crítica, y es válido, lo que no se vale es que muchos están en favor de hundir la lancha, incluso de amenazar al presidente de la república, ya envalentonados los alcaldes panistas.

Consideró que el presidente tiene enemigos reales, puesto que está pisando intereses, está pisando callos e intereses muy añejos. Por lo que también debe de cambiar su estrategia de seguridad personal, ya que debe de cuidarse, porque puede “sufrir un accidente”, entre comillas, como lo fue el caso de Clouthier o Colosio.

En la actualidad hay una campaña de desinformación para desprestigiar al gobierno. También se pueden aceptar las críticas sanas y constructivas para que mejore el gobierno, que haya gente adecuada en cada área, ya que el ejercicio en el gobierno implica una responsabilidad mayor, puntualizó Ávila Suárez.

Antonio García indicó que los gobiernos en todos sus niveles no han podido combatir de manera eficaz a la delincuencia, que es muy poderosa, en cambio las autoridades han sido rebasadas.

Agregó que muchos señalaron que fue un acto de cobardía, el haber dejado ir al hijo del capo; no obstante, se pudo apreciar que en esa ciudad se vivió un infierno, de manera literal.

Gustavo Sámano, por su parte señaló que el gobierno federal ha recibido numerosas críticas por sus estrategias de seguridad y el balance ha sido negativo en cuanto a los índices de violencia que se viven en todo el país.

Añadió Sámano que este problema del crecimiento de la delincuencia se ha generado en las últimas décadas, es un cáncer, que seguirá permaneciendo y extendiéndose más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *