¿Qué opina de los desaparecidos en Zitácuaro y la región oriente?

Juan Martínez Miranda expresó que nunca se va a poder hacer nada contra la delincuencia (organizada), con lo cual no se observan resultados, no sólo con lo que ocurre en este municipio, si no a nivel nacional.

Agregó que acerca de este tema, que se ha enterado a través de los medios y de las vivencias en la comunidad, acerca de secuestros o desapariciones; sin embargo, nunca hay detenidos y el problema sigue vigente en nuestros días.

Epifanio González indicó que: “¿Ya qué puede uno opinar? Si ya uno ya lo sabe, ya estamos enterados de tantas situaciones que estamos viviendo, ya las palabras salen sobrando, vivimos al margen”.

“Nos asustamos… somos muy hombres, pero también tenemos miedo ¿Por qué? Porque también tenemos familia, como ustedes, como todos los zitacuarenses que tratan de vivir bien. Esa es la situación tan difícil que tenemos y ojalá que algún día se componga esto”.

Sobre los desaparecidos o extraviados que intentan cruzar la frontera, opinó que “esta gente que quiere cruzar la frontera tiene mucha necesidad, no se va nada más porque sí. Entonces yo abogo por ellos, aunque yo sé que es difícil, porque muchos quedan en la aventura por intentar sobrevivir”.

Francisco Álvarez Díaz expresó que, ser médico “me pone en contacto con el dolor y el sufrimiento, se supone que para eso estudié. En realidad, la enseñanza formal para ser médico poco instruye acerca de estas cuestiones humanas, más se trata de conocer el cuerpo y sus patologías que el impacto emocional y hasta espiritual de la enfermedad, como si en la persona que tengo frente a mí, esta trilogía fuese susceptible de separaciones”.

“Hoy recuerdo a mis pacientes que lloran sin tener reposo en una tumba, cuando su familiar ha desparecido sin dejar huella, desapariciones forzadas por la delincuencia o por la autoridad, encargada de la seguridad de las personas, me estremezco ante esta dolorosa realidad”.

“A veces pienso que las alteraciones emocionales son como las heridas físicas, el primer día que ocurren te inmovilizan, poco a poco van sanando hasta llegar a cicatrizar; el evento traumático no desaparece, se transforma y se hace tolerable”.

“Es cierto, hay heridas que nunca cierran y es el caso que nos ocupa, personas con la herida abierta, ante la desaparición de un ser querido, sin respuestas”.

“Ahora mucho se habla del perdón, noble sentimiento; sin embargo, el perdón no se da en abstracto, se construye alrededor de un hecho ¿a quién perdonar cuando se ignora que pasó, cuando no se sabe nada del ser querido, cuando no hay una tumba a la que se pueda ir a derramar las lágrimas, hijas de la ausencia?”, cuestionó.

“No debemos olvidar que el perdón irremediablemente debe transitar por la justicia. Cuando la autoridad habla de perdonar, sin ofrecer justicia, está cometiendo una omisión injustificable. Cuando una persona otorga el perdón engrandece la condición humana”, finalizó el médico.

Samuel Ruíz expuso que es necesaria la creación de nuevas fuentes de trabajo para que los jóvenes se pongan a trabajar, ya que muchos se dedican a ganarse la vida de manera fácil y se convierten en delincuentes, robando e incluso matando.

“Podemos hacer muchas cosas, naturalmente que hace falta orientación, sobre todo hay centros de rehabilitación para llevar a estos muchachos que están en las drogas, en los vicios”.

Expresó que una puerta de ayuda son los centros de doble A, Alcohólicos Anónimos, donde no se cobra o se lucra y donde se busca la rehabilitación de las personas hundidas en los vicios. “Si no, mi hermano, haz tú vida como tú quieras”.

José (Y) señaló que en todo el país hay desapariciones y el gobierno no se preocupa por este tema, lo único que dice es que todo está bien, pero la realidad es otra.

Desapariciones, secuestros, asesinatos, son el pan de cada día. Hay una ola de violencia desmedida en varias zonas del país y también un sinfín de ciudadanos no localizados, puntualizó.

Cirilo Dino Victoria manifestó que “hay mucha gente que se desaparece ¿Y dónde están? Esa es la pregunta ¿Dónde están? Lo cierto es que se perdieron y ¿Qué le vamos hacer?

“Donde quiera hay extraviados, a muchos se los llevan y es la “neta”, a veces vemos cómo se llevan a alguien y ¿Qué hace uno? Nada, no se puede hacer nada, mejor se esconde uno para que no le vaya tocar a uno también”, finalizó Dino Victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *