¿Se ha convertido la presea SJNA en trofeo político?

H. Zitácuaro, Mich. – Armando Soto expresó su punto de vista, manifestando que la entrega de esta presea se debe hacer con apego a los méritos de los postulantes, ya que tiene un peso histórico dicho reconocimiento, por los hechos relevantes de esta fecha.

No en el caso de una persona que recibe dinero a cambio de su trabajo, por el solo hecho de hacer gestiones, sino de la iniciativa personal de cada uno de los merecedores a este galardón.

“Yo esperaría que imperara el mérito y creo que el mejor recipiendario en esta edición 2019, es el maestro Armando Soto Huerta”, finalizó.

Hermila Gómez Maya indicó que, desde su perspectiva, debe de quedar vacía. Ya que ninguno de los candidatos a recibir este galardón tiene los méritos suficientes para ser acreedor a tal distinción.  “Ninguno de los propuestos vale la pena, se debe de declarar desierta”.

Tomás Hernández Gutiérrez consideró que este galardón representa una distinción valiosa para aquellos que han destacado en el ámbito social. Recalcó que debe ser reconocido aquel personaje que en verdad hizo una labor social para la sociedad y que esta presea no sirva como un reconocimiento a la clase política.

Juan Carlos Guzmán Jalili manifestó que el mismo es un premio con significado político y se menosprecia al ciudadano. Los que participan como candidatos sirven de “relleno” para justificar la entrega de este galardón.

“Desgraciadamente es cien por ciento político. Se devaluó. El mayor reconocimiento que otorga el municipio, como es la presea Suprema Junta Nacional Americana, se devaluó mucho por los políticos”.

Abelardo Rubio Ortiz señaló que la presea es un reconocimiento de manera simbólica y la fecha tiene relevancia a nivel nacional, por lo que se debe de buscar otorgar este premio a una persona con los méritos suficientes.

En el pasado se otorgaron estos reconocimientos a personas que ni siquiera sabían leer ni escribir y otros personajes políticos.

Subrayó que hay gentes merecedoras, como intelectuales, maestros, médicos, ingenieros, sin embargo, siempre hay quienes se agencian este premio para fines particulares.

Pablo Esquivel Miranda exhortó a la búsqueda de personas adecuadas y que tengan el mérito suficiente para hacerles este tipo de reconocimiento, como a paisanos zitacuarenses. Aunque muchos no radican en esta ciudad.

“Desafortunadamente se ha otorgado a gente que ni es de aquí y no han sobresalido. Una cosa es tener una profesión y otra cosa es sobresalir dentro de esa profesión, haciendo méritos con las personas, haciendo labor social”.

Agregó que ésta distinción se ha hecho con carácter político, ya sea porque ocuparon un puesto en el servicio público o gobierno, pero no se demostró su mérito para poder evaluar si es merecedor al mismo.

Añadió que hay muchos profesionistas que actualmente no viven en esta ciudad, pero que están laborando en instituciones públicas, como maestros en Universidades, así como servidores dentro del Supremo Tribunal de Justicia. “Gentes de valía que han sido sobresalientes en los puestos públicos”.

Hay también escritores de libros que se han encargado de trasmitir sus conocimientos y eso también es algo inolvidable y especial, que dejan un legado y enseñanzas para la sociedad.

“No en ocupar un puesto político donde se desangra al pueblo, haciendo actividades ilícitas en su beneficio”, puntualizó Esquivel Miranda.

Gonzalo Valdivia Herrera expuso que una presea se puede prestar a varias interpretaciones a quien se le otorga. En su punto de vista resaltó que el otorgársela a un personaje político es entrar en controversia.

Un personaje reconocido por su trayectoria en cualquier ámbito de desarrollo humano, es mucho más universal que destinarlo a un político. Aunque, si se destinara al segundo, debe ser destinado a alguien que haya hecho una labor bastante destacable.

Y no otorgarse, como fue en un principio desde su fundación, como un premio político a alguien a quien se le debe pagar un favor.

Lo ideal también sería otorgarse a una institución de beneficencia pública o personaje destacado. No a alguien que es más o menos importante y por alguna componenda, pago o beneficio.

Los jueces deben tomar en cuenta a alguien representativo de la sociedad y no a cualquiera por los motivos arriba mencionados, puntualizó Valdivia Herrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *