Despertar de la tierra

Despertar de la tierra
El Sendero
La tierra está sufriendo, y el hombre como ser que pertenece a ella, sufre de la misma manera, la tierra convulsa como está, se prepara para el siguiente paso: mover los polos a lo que hoy es trópico, y mover el trópico hacia el sur, eso trae como consecuencia enormes cambios, que se van acentuando, cada día se ven más fuertes, más universalizados, más fatales, de la misma manera, el pensamiento del hombre va cambiando radicalmente, y no es que quiera, los acontecimientos lo obligan, se está sintiendo culpable de la virulencia de los eventos, aunque aún sigue llamándose cambio climático, lo que está sucediendo en la tierra, es algo distinto, y parte del proceso se refleja en la modificación de los climas, por tanto el cambio climático es solo la causalidad de algo más sutil que los científicos no se atreven a darle nombre, porqué la conciencia colectiva no está preparada para recibir dicha información ,y muchos de los científicos, aun no la digieren, la tierra como ente energético, tiende a buscar un equilibrio entre todas las dimensiones que la componen, siendo una de sus dimensiones, la que está tomando el control, y de allí baja toda la información a las capas inferiores, en esa dimensión, la tierra se llama Urantia, que algunos la conocen como nuestra tierra en los cielos, es el cuerpo superior de la tierra, es la chispa divina de la tierra, es la monada de la tierra, aquello que la mueve, es la conciencia propia, que reúne a todas las conciencias que la habitan, entre ellas la del hombre, Urantia es la suma de todas las energías que habitan la tierra, Urantia es la que lidera el movimiento y la conciencia del planeta, sus energías unificadas con el hombre provocan el equilibrio, aquellos hombres que no logren adaptarse a esta energía sufrirán, unos morirán por decisión propia, decretando su muerte, que se mostrará en aquellos suicidas, en aquellos que mencionan continuamente que no quieren vivir, en aquellos que ya están fastidiados de los problemas y no encuentran una aliciente para vivir, en aquellos que sienten que están tomando aire de más, y más drástico se mostrará en aquellos que buscan pelea por todo y por nada, en los asesinos, en los sicarios, en los policías, en las milicias de todo tipo, en las bandas que desdeñan la muerte, ellos la madre Urantia los irá separando y les irá quitando el aliento de vida, para que cumplan sus deseos internos, se quedarán aquellos que busquen a toda costa vivir, aquellos que busquen de cualquier manera unirse a la tierra, equilibrarse, fundirse en un abrazo, en aquellos que vayan comprendiendo el sentido de la vida, el que entienda quién es y cuál es su destino, ellos también serán separados de los violentos, para que el plan universal sea plasmado, por ello vemos en estos días como los violentos se están haciendo uno, los oficiales y los no oficiales, se están camuflando tanto, que ya no distinguimos quien es quien, se manejan de la misma manera, son idénticos en su actuar, unos con anuencia gubernamental, otros sin ella, pero trabajan de la misma manera, mientras que los no violentos, están siendo reunidos, aunque sean de distintos grupos de pensamientos, yoga, meditación, gnósticos, rosacruces, cristianos, agnósticos, terapeutas, biomagnetismo, naturistas, naturópatas, todas las corrientes llamadas alternativas están empezando a emerger y a fundir su conocimiento para un mismo fin; la pervivencia, no de la tierra, sino del conocimiento, los hombres deben unificarlo y transmitirlo, en ambas vertientes, la del mal, como la del bien, hay charlatanes, hay hombres que lucran con la fe, con el saber, con las herramientas que se les entregan para servir, con este auge, vemos que tanto los dedicados a la maldad tienen sus propias corrientes filosóficas, los que caminan sobre la bondad, que se llaman a ellos mismos seguidores de la luz, tienen sus propias corrientes filosóficas, y estos señalan que siguen el sendero de la luz, el sendero de la iluminación, o el camino hacia la cristificación, más el sendero no siempre es entendido de la manera adecuada, ¿Pero…? ¿Qué es “el Sendero”? es una palabra empleada corrientemente por los estudiantes o personas estudiosas de las diferentes escuelas religiosas, metafísicas y gnósticas, pero rara vez bien interpretada, debemos entender primero: qué NO ES el Sendero. El Sendero no es el solo estudio de libros y difusión de enseñanzas transmitidas por otros. Por más noble que sea esta actividad, no implica directamente “estar” en el Sendero. El Sendero no es practicar a diario diversas técnicas de meditación, porque si internamente no está la actitud correcta de por qué y para qué se medita…
El Sendero no es servicio a los de más, si el mismo no proviene de un contacto real con la Fuente Interna Solar (el yo interior, el mí mismo); porque muchas acciones que en apariencia se ven como auténticas y de servicio desinteresado, provienen de escapes psicológicos al dolor personal, a la soledad, o de la incertidumbre. El Sendero no es perseguir algún objetivo con gran esfuerzo y perseverancia, por más digno o elevado que consideremos que es; porque todo lo que es muy deseado y anhelado proviene aún de espejismos psicológicos, que deben ser descubiertos y superados antes de seguir con la búsqueda. En este punto se ubican todo tipo de caminos, técnicas y formas para lograr poderes extrasensoriales, para lograr facultades ocultistas, para el despertar de la kundalini. El Sendero no es tampoco simplemente vivir y esperar que todo suceda por sí mismo. Por último, el Sendero no es como lamentablemente es entendido en muchos círculos esotéricos; “un camino que transitan solo los discípulos de ciertos Maestros”.
El Sendero es un proceso escalonado de apertura de conciencia. El Sendero es armonía entre la vida objetiva en el mundo de las formas, y la vida anímica, donde existe un silencio reflexivo permanente. Puede estar en esta situación durante vidas, y cada uno de estos dos extremos. Tal es el caso de aquellas almas que, después de una vida llena de travesías y de “idas y vueltas” en el mundo de los sentidos, su siguiente encarnación la dedican a la vida monacal. Estos largos períodos entre la experiencia y el reposo reflexivo comienzan a acortarse a medida que el alma va madurando y la Flor de Loto interno se abre; hasta que en una misma vida el peregrino va armonizando naturalmente ambos aspectos de su ser. Vive su vida en el mundo de los cinco sentidos y goza de la existencia, pero intercalando con momentos de reflexión profunda, que le permite distanciarse de las experiencias y ver todo más claramente, como si pudiese ubicarse cada tanto en la cima de una montaña para ver más claramente ‘el valle de la vida’. Comprende entonces el estudiante que él está en el “valle”, pero no se apega a nada, y sabe y siente que en las alturas de la “montaña” interior está su guía. Es recién en este instante de comprensión, donde podemos decir que el estudiante ha hallado el Sendero, entrando en “la corriente”. Él mismo hace su camino y él mismo es el experimentador y el guía. Esta comprensión es de quien vive el Sendero en sus propios pies. En un plano de mayor avance, el peregrino ya no necesita de esa dualidad de “experiencia-reposo”, porque su armonía llega a tal punto que ya no necesita dejar el mundo de los sentidos, en meditación, para llegar a ese Silencio interior”. Quien a esta madurez de conciencia llegó es un verdadero: CAMINANTE EN EL SENDERO. A partir de aquí, las respuestas mecánicas a los retos de la vida son superadas, y “el camino a seguir es decisión consciente”. Cada paso que el peregrino da en la vida es, en tal condición de armonía interna, un paso de luz y perpetuo aprendizaje, porque no se piense que quien así vive ha llegado a la sabiduría absoluta; por el contrario, ha recién comenzado es verdadero estudiantado en una ESCUELA sin límites en materia del Saber. Para quien ha entrado profundamente en “el Sendero”, ya no hay caminante ni senderos, solo un mar de conciencia viviente, solo queda el AMOR”. (fragmento de El Sendero de la escuela EISA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *