Despertar de la tierra

La crisis del limón

Autor: José Luis Valencia Castañeda


¿Sabes que la tierra está cambiando sus patrones de comportamiento? Si no lo
sabes, es importante que empieces a identificarlos. La normalidad que
considerábamos ayer, ya no es la de hoy, la tierra está entrando en una fase
energética fuerte que modificará las formas del desarrollo de todos los seres que
la habitan. Existen varios rasgos que lo están mostrando, los cambios de clima tan
bruscos y repentinos que estamos viviendo nos dan una pequeña muestra de lo
que se avecina.
Vemos en nuestro entorno mexicano que las estaciones del año ya no son tan
marcadas, cada una de ellas tiene dentro de sí alguna manifestación de las otras,
como en este invierno, que los días parecen de verano, las noches de primavera y
repentinamente llegan fríos propios de la estación y se van rápidamente.
Las plantas son más sensibles a estos cambios y nos lo demuestran dejando de
producir, el ejemplo más claro es el limón, producto clave en la economía
michoacana. Generalmente los productores saben que en diciembre escasea, es
el receso natural de las plantas, dejan de producir un par de semanas,
posteriormente reinician el proceso y la fruta no escasea, pero esta temporada
lleva más de cuarenta días con producción escasa.
Lo mismo está pasando con el plátano, lo que ha producido una crisis económica
bastante irregular, debido a la dependencia de los mexicanos a esta fruta. Ni
siquiera es la inseguridad, ni siquiera los acaparadores, ni siquiera las fábricas que
lo usan como materia prima son las propiciadoras, son los cambios en el clima y el
uso del suelo, que ya empezará a sentirse también en las zonas aguacateras,
cuando los pleitos por el agua se den de manera más fuerte, tal y como suena la
fábula de la rana hervida, así nos está pasando, estamos tranquilos mientras el
agua hierbe y cuando menos acordemos, moriremos hervidos. Sólo aquellos
capaces de identificar las señales podrán salirse de la olla.
Los primeros indicadores del cambio completo, en la dinámica de comportamiento
de la generación de frutos en las plantas, ya se está dando. Hemos trabajado
arduamente para ello, que ya se nos está saliendo de las manos, hemos
manipulado a la naturaleza con la intención de tener frutas todo el años, que las
plantas no han podido llevar sus ciclos de manera natural y ahora se están

adaptando a las nuevas energías y los nuevos ciclos, por ello, no existen frutos
maduros a cabalidad en estos tiempos.
Lo mismo va a pasar con todas las frutas conocidas, principalmente con aquellas
que han sido manipuladas, van a empezar a tener ciclos disparejos y a dejar de
producir en temporadas, provocando escases y crisis alimentaria en diversas
zonas del mundo. Estamos a tiempo de tomar previsiones personales, de empezar
a trabajar con la tierra para poder equilibrar nuestra base alimenticia y no
depender mayoritariamente del suministro de frutos y alimentos generados a la
fuerza, generados mediante la manipulación. Esos van a colapsar en determinado
momento, las líneas de distribución tendrán problemas de suministros, tanto de
material en volumen, como en calidad de los materiales.
Los dueños de las fábricas de alimentos intentarán continuamente de convencerte
de la calidad de sus productos, será tal su insistencia, que proporcionalmente será
su merma en calidad, los problemas de salud para la población serán cada vez
más graves y para sostener las mentiras, los dueños de las fábricas de alimentos
tendrán que ser más ingeniosos, para sostener el engaño. Más la naturaleza
tenderá al equilibrio, al igual que el cuerpo humano, que, siendo decretado en
salud, tenderá al equilibrio, buscará deshacerse de los tumores que le hacen
daño. Así la tierra, busca un equilibrio entre su creación, moldeando a un ser,
modifica todo el entorno que se adapta, o se muere, y está sucediendo en todas
las escalas y en todas las partes del planeta.
Otro ejemplo del desequilibrio que está padeciendo la tierra, buscando el
equilibrio, es observado en la floración de las plantas, aun aquellas que no se
manipulan por no tener un valor altamente comercial. En febrero, vemos a las
Jacarandas florecer, cuando su etapa normal o su ciclo se cumple en abril, algo
las está llamando a hacerlo a destiempo, o a su nuevo tiempo. Estas situaciones
nos traerán algo más fuerte que apenas se está dibujando.
La escases de limón, tiene un símil en los mares, hay peces que están
escaseando, se pensaría comúnmente que la pesca excesiva o la contaminación
son los factores más lesivos, pero hay otro factor que también interviene de
manera negativa y está provocando una merma enorme en los bancos de peces, y
es que los mares han elevado su temperatura en un grado más de lo habitual en
estos días, eso provoca desorientación en la procreación, las hembras, al sentir
que el agua está empezando a calentarse, entienden como la llegada de la
primavera y empiezan a desovar antes de tiempo, y los peces nacen en invierno
aún, cuando el ciclo propio de alimentación no está maduro, provocando una gran
mortandad, por falta de alimentos, y a la vez, está cadena provocará una falta de
alimentos en un futuro.
Así está funcionando también en las plantas, que están interpretando los cambios
de climas como favorables para su hibernación o para su procreación, esto
sumado a la inseguridad e incertidumbre social, hace escalar la crisis, crisis que

está siendo manifestada en muchos lugares de distintas formas. Si entendemos
que el universo, la tierra y sus creaturas son un mismo sistema, entendemos que
el sistema en su totalidad está colapsando, aunque el grupo crea que solo es una
crisis climática o un cabio climático provocado por la acción propia, sabemos que
algo grande se está gestando y que la humanidad en su conjunto está empezando
a ver las hebras salir, la madeja se esté formando en base a los pequeños hilos
que le cuelgan. La alerta del limón nos pone a pensar en la enormidad que pasará
en el universo.
Otro de los elementos que provocan esos cambios bruscos de energías, se da a
nivel espiritual y se manifiesta en la modificación de en la percepción de las cosas.
La sociedad ya está entrando en cuentas que los gobiernos no están interesados
en el bien común, las acciones y las políticas que están implementando es para el
bien particular del sistema de gobierno, que casualmente está en las mismas
manos desde hace algunos cientos de años, solo se han pasado la batuta entre
ellos: abuelos, padres, tíos, hermanos o amigos muy cercanos. Lo importante es
no perder el poder, ese que les da privilegios a costa de los generadores de
riqueza, el gobierno al no generarla, debe expoliarla, y la manera más simpe de
hacerla es generando leyes que obliguen a los que trabajan a generarla y
trasladarla al estado, sin que los trabajadores reciban algún beneficio adicional
que retribuya esa aportación.
Todas las leyes están diseñadas para defender al gobierno de los que los
mantienen, pero el inconsciente colectivo ha empezado a analizar esta situación y
ha comenzado a protestar, desde los simples activistas que protegen selvas,
áreas naturales o recursos naturales, como el maíz, hasta las grandes
concentraciones de chalecos amarillos en España, la crisis en Canadá es una de
las más representativas, de todas las que están sucediendo con el cambio
energético de la tierra, menos mediática que la crisis de Ucrania, que enfrenta un
riesgo enorme de guerra entre Rusia y La ONU, por lo que se presume es la
posesión de gas natural.
La crisis de Canadá se da debido a las políticas agresivas del gobierno contra las
personas que no quieren vacunarse, eso ha hecho que miles de operadores de
camiones protesten con una huelga. El centro de la capital de Canadá, Ottawa,
está parcialmente bloqueado, protestan por la política de vacunación obligatoria
para viajes transfronterizos impuesta por el gobierno del primer ministro Justin
Trudeau, esta protesta está siendo secundada por el movimiento antivacunas y
amenaza con extenderse a los Estados Unidos.
Este movimiento logró bloquear el puente de la frontera con Detroit, un enlace
vital para la industria del automóvil entre los dos países, eso acarreará problemas
en la cadena de suministros a nivel regional. Esto está respaldado por el ex
presidente Donald Trump, que buscando reflectores tacha al primer ministro

canadiense de lunático de la extrema izquierda, como si los ideales pudiesen ser
clasificados.
Desde luego, los atentados contra las libertades inherentes al hombre deben ser
combatidas, algo que no se veía desde la declaración de los derechos del hombre,
o de las huelgas que dieron pie a los sindicatos defendiendo el derecho a un
trabajo remunerado y moralmente aceptable, pero como la moral es una cosa
hecha de leyes, por el hombre, es cambiante por lo mismo, lo moral se vuelve
legal y lo legal autoriza a quienes están en el gobierno a reprimir para su
cumplimiento, aunque atente a luces vistas contra la libertad natural del hombre.
El movimiento energético de la tierra traerá consigo cientos de revoluciones de
distintas magnitudes, revoluciones enfocadas principalmente en el subconsciente
colectivo, con miras a una libertad más explícita, no condicionada, tal y como la
tenemos ahora, que debemos prácticamente de pedir permiso a la llamada
autoridad para poder ejercerla, ya que la tenemos copada por leyes, muchas
veces injustas, muchas veces generadas para defenderse ellos de la libertad que
se les debe a los ciudadanos.
Este movimiento tiene ecos fuertes que pueden generar una protesta similar en
los Estados Unidos, donde la sociedad está manifestando su inconformidad por la
exigencia de comprobar la inoculación. Algo se está moviendo y fuerte, no solo es
el limón, no solo son los árboles floreciendo antes de tiempo, no son los peces
desovando antes de tiempo, ni la amenaza de guerra, es la gran consciencia de la
tierra revelando la identidad de los libres y los opresores, la balanza se empieza a
mover, y la crisis que se avecina no es nada agradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: