Despertar de la tierra

Si no se frena el cambio climático, las consecuencias serán catastróficas
Se siente cierto orgullo ser testigo de los cambios que la humanidad va teniendo
durante el transcurso del tiempo, ver como la tecnología cambia rápidamente,
como nosotros cambiamos a la par. Sabemos que estos cambios, si bien suenan
interesantes a la vista de las emociones, no suenan tan interesantes al descubrir
las consecuencias que traen consigo. Las tecnologías de consumo son cada vez
más desechables, produciendo con ello miles de toneladas de basura que no se
recicla de manera adecuada.
Hemos sido testigos del avance tecnológico en los automóviles, en los teléfonos,
en las computadoras, en prácticamente todas las herramientas que el hombre usa.
Eso ha modificado las costumbres, la movilidad, la forma de comunicarnos, pero
no ha modificado el subconsciente colectivo a favor de la tierra, el único planeta
que tiene agua y alimentos para esa sociedad que se siente orgullosa de ver los
cambios favorables a su comodidad, casas más cómodas, autos más cómodos,
teléfonos más sofisticados, pero mentes más cerradas, que consideran que todo
precio vale la pena si te da comodidad, sin pensar que el precio que se paga es la
muerte, pausada y lenta muerte, y eso quizá podamos atestiguarlo, esta sociedad
pude atestiguarlo.
Según una investigación publicada por la revista Science, esta sociedad puede
ser testigo de una nueva extinción en masa de los animales de los océanos y
nosotros decimos que puede ser testigos de una extinción en masa del ser
humano. Sin vida en los océanos, no habrá vida en ninguna parte de la tierra, el
mar es la fuente más grande de agua y minerales en el planeta. También hoy, es
una de las fuentes más grandes de alimentos para el ser humano y para muchas
otras especies que son parte del equilibrio de la tierra.
Señala la revista que la última vez que la tierra enfrentó una extinción masiva de
especies fue en el Cretácico, cuando la explosión intensiva de los volcanes y la
caída de meteoros destruyó la vida conocida en ese tiempo. De eso hace sesenta
y cinco millones de años y que hoy, si no se para de manera drástica y rápida, el
efecto invernadero que calienta los océanos agotará el oxígeno que destruirá el
hábitat, destruyendo toda la vida tal y como la conocemos, todo esto traerá una

cadena de desastres enorme, desastres que nosotros como seres humanos
estamos echándole más sal a la herida, con la pesca intensiva y la contaminación
del agua producto de la agricultura intensiva y mal controlada, la contaminación de
los suelos que son arrastrados por las lluvias.
En el artículo de Science, firmado por científicos de la Universidad de
Washington, Princeton University, señala que la emisión a la atmósfera de
grandes cantidades de gases de efecto invernadero antropogénicos está
cambiando radicalmente el sistema climático de la Tierra y amenazando a muchas
especies.
El estudio advierte que, aunque el impacto del clima en la biodiversidad es difícil de
observar para el común de las personas, que se están acostumbrando a ver el cambio
de sus ecosistemas y lo toman con naturalidad, como si eso existiera siempre y la
mayoría vive en las partes continentales, pocos observan el comportamiento de los
mares, son pocas las excepciones que señalan el comportamiento inusual en la pesca,
principalmente cuando baja la cantidad de presas, allí se muestra la señal de alarma,
que no está siendo atendida porqué sentimos que el mar está muy lejos, que no nos
corresponde y sí a aquellos que viven cerca, no tenemos idea de la importancia que
tiene para la vida de la tierra.
La extinción masiva sucedida anteriormente y sus períodos de crisis climáticas están
registradas en las muestras fósiles que exponen los estragos ambientales sucedidos
en el pasado, no sabemos si sucedieron estando sociedades en auge tecnológico
como ahora, suponemos que sí, los animales por sí mismos no son capaces de destruir
su hábitat arbitrariamente, y los ciclos exteriores de los planetas no son comunes, y
no tenemos evidencia verificable de la magnitud y periodicidad con la que suceden,
pero han sucedido, han reducido a las sociedades al mínimo, ello explica las
desapariciones “espontaneas” sucedidas en el pasado, como en la cultura Olmeca,
Teotihuacana y Maya.
De acuerdo a la revista, para lanzar la advertencia sobre el peligro que corremos si no
modificamos nuestros patrones de conducta, hicieron un modelo ecofisiológico
extenso, con previsiones de temperaturas y cantidad y calidad del oxígeno marino,
con ellos evaluaron el posible riesgo en distintos escenarios del cambio climático, los
autores Justin Penn y Curtis Deutsh concluyen que si el aumento de la temperatura
global no cambia, es probable que los ecosistemas marinos de todo el planeta sufran
extinciones masivas, similares en tamaño y gravedad a la de finales del Pérmico -la
«Gran Mortandad»- que tuvo lugar hace unos 250 millones de años y provocó la
desaparición de más de dos tercios de los animales marinos. Eso sería catastrófico
para la vida marina y para todos aquellos que dependen de ella, y los seres humanos
dependemos mucho de los alimentos que nos provee el mar, del ciclo del agua
potable que provee el mar, mediante el ciclo propio del agua, la vida está sustentada
en la salud de los océanos.

Mencionan también en el estudio, que los océanos tropicales serán los que más
pierdan con el recrudecimiento de las temperaturas por el cambio climático, las
especies marinas tendrán que migrar a latitudes más altas, donde las condiciones
sean más favorables para la sobrevivencia. Según el portal NEEF de Estados Unidos
de Norteamérica, más del 80% de la vida marina de la tierra está migrando y
modificando sus patrones de cría debido a que las aguas donde comúnmente vivían
se están calentando, las especies marinas están respondiendo más rápidamente a su
entorno, están migrando diez veces más rápido que las especies terrestres, ha habido
casos de especies marinas que se han encontrado 600 millas arriba de donde eran
abundantes hace apenas una década.
Es por ello importante atender y razonar el mensaje de Science, pues los océanos son
hasta ahora una fuente de riqueza alimentaria importante, nos ofrecen oxígeno,
energía, alimentos y recreación, y la migración de las especies modificará por
consecuencia los patrones de consumo y conducta de los humanos, pues muchas de
las especies migratorias son en las que dependemos para alimentarnos. Con el
cambio climático, vemos que especies que les gusta el frío o el calor y si estos se
desplazan, las especies se mueven con las temperaturas, por ejemplo, las aguas
cálidas se están acercando a los polos y con ello van las especies que gustan de climas
cálidos, y con ellas se van los predadores que dependen de ellas.
La crisis de alimentos ya está manifestándose, ya hay indicios en la enorme carestía
de los alimentos que está sufriendo el mundo, junto con la baja en la producción. Un
ejemplo muy representativo del cambio climático lo tenemos con la migración del
Zooplancton, que se está desplazando más al norte de Miami, hacia aguas más frías,
hacía allá se desplaza el bacalao, lo que hará que las pesquerías sufran por desabasto,
según la revista Science. Decíamos los océanos tropicales serán los que más especies
pierdan con el desplazamiento de estas hacía latitudes más altas, sin embargo, lo más
catastrófico será lo que suceda en los polos. Allí es muy probable que se extingan
todas las especies de manera global, pues sus hábitats desaparecerán por completo.
Ya ahora, el cambio de temperaturas está sacando a todas las especies de los
confines de la tierra, veremos especies nunca antes vistas por el hombre y estás
saldrán únicamente para cambiarse de casa. La solución que plantean en la revista, es
la reducción de los gases de efecto invernadero, pero no dicen cómo y cuándo, vemos
que los productores de petróleo, a los productores de motores, herramientas y
equipos les importa muy poco, los grandes maquiladores de productos de alto
consumo tampoco están interesados en reducir su producción, se requiere algo más
que un discurso y buenas intenciones, a las personas solo les llegará el mensaje
cuando lleve con él un golpe que ponga a pensar a las personas, como la pandemia,
que modificó los patrones culturales de manera importante, como los modificará la
crisis que está predicha para estos días.

Las personas pensarán seriamente si la vida bajo este esquema es la adecuada,
sabrán que no lo es, también sabrán que es necesario y urgente cambiar
personalmente sin que te estén diciendo cómo, se dará de manera natural, si no
paramos el deterioro ambiental, la extinción masiva será inminente, y los afectados
no serán los ecosistemas, ni los animales, será la humanidad misma.
Los campesinos del mundo tienen más probabilidades de sobrevivir, son los seres
más sencillos que hay en la tierra, viven de ella, y se unen a ella, la respetan y la
cuidan, eso les da mucha ventaja sobre aquellos que solo saben comer y medrar, no
producir, ni generar alimentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: