​Despertar de la tierra 

Autor:​​​​​José Luis Valencia Castañeda

Crisis hídrica

Cuando leí en un artículo que los Mayas habían desaparecido por una gran crisis de agua que los había afectado y que los había exterminado, no lo entendía. Porqué la península de Yucatán es una de las regiones al día de hoy con mucha agua. Allá, perforas un par de metros y ya tienes agua. Existe una red de ríos subterráneos y cenotes enormes, algo impensable; sin embargo, al día de hoy, viendo como se está poniendo la situación en Monterrey, podría entender que les pasó algo similar a los Mayas.Monterrey vive una sequía como no se había visto en muchos años, a principios del año, empezaron a encenderse las alarmas, pues la sequía se convirtió en extrema, con temperaturas superiores a los 40 grados, y con tandeo en el suministro, las presas consideradas como reservas se están secando.

La presa Cerro Prieto o La Boca están a su mínima capacidad y conseguir agua, inclusive embotellada, se está complicando para los habitantes de la ciudad. Eso ha propiciado un éxodo paulatino hacia lugares que no tengan ese problema. Si la situación no cambia y se agudiza la crisis, los habitantes de la ciudad tendrán que abandonarla y dejarla a su suerte, porqué sin agua no hay vida. De esa manera los relaciono, que efectivamente el ecosistema se les haya agotado a los Mayas, por la inmensa cantidad de personas que vivían en la región, que fue sobreexplotado hasta que reventó, hizo crisis y murieron muchos y migraron otros que tenían el conocimiento.

Hasta que, con el paso de los años, sin la acción del hombre, la zona volvió a ser restaurada, y al parecer, como no entendemos que la única forma de cuidar a la tierra es volviéndose uno con ella, seguimos esquilmándola, gastándola hasta que nuevamente nos corra o nos mate, por falta de algún bien como el agua y las poblaciones que aún tienen suministro de agua adecuado para cumplir sus necesidades, no están haciendo mucho por cuidarla y protegerla. En Yucatán están sobresaturando de habitantes el estado, los drenajes se van directamente a los mantos freáticos, lugar de donde extraen el agua para beber. 

¿Cuánto tiempo les durará el agua limpia antes de que los enferme a todos y les cree enfermedades propias de la contaminación por el exceso de habitantes?

No lo sabemos aún, pero si están viendo que en Monterrey están sufriendo una crisis hídrica importante, sería bueno empezar a trabajar en la protección de los cuerpos de agua. La crisis hídrica está llegando a niveles alarmantes, no tardará en reventar en muchos estados del país. Sabemos que el desarrollo económico es importante y que el establecimiento de las industrias aumentará el nivel de vida de las personas, más debería ser un crecimiento ordenado, sin que se afecten a los mantos acuíferos, sin que se dañen, ni se limiten. El ejemplo de Monterrey deberían tomarlo en cuenta los gobiernos de los estados que ya tienen señales claras de la falta de agua.

En nuestro estado, tenemos dos Lagos que se están secando a pasos agigantados, el Lago de Pátzcuaro y el Lago de Cuitzeo. La industria de los alimentos, el crecimiento poblacional y los empresarios de la agricultura están acaparando el agua en las partes altas y ya no dejan bajar hacia los lagos, el Lago de Cuitzeo es un mero remedo de lo que era, se ha empequeñecido tanto, que ya no parece lago. Existe la sospecha que está siendo secado a propósito para usar las tierras, si es así, estas personas que no entienden el valor de un cuerpo de agua como este, sufrirán la falta de agua en un futuro no muy lejano. 

Lo mismo le pasará al Lago de Pátzcuaro, que ya no es el enorme y glorioso lago de antaño, algunas islas se convirtieron en parte de la tierra peninsular, ya no son más islas, mientras el agua se está acumulando ya solo en las partes más profundas, que ya no son muchas, los trabajadores de las lanchas han modificado sus rutas para poder seguir trabajando, sobre sus trayectos podemos ver que hay muchas áreas con tierra visible ¿Cuánto tiempo tardará en secarse este lago? Al paso que van, no pasará de treinta años, si no llega un gobierno que sí se preocupe por los ecosistemas y no solo por la politiquería, parece que hacer cosas malas que parecen buenas es su fuerte, es preferible mantener contentos a los electores que castigarlos por dañar la vida. 

Si muere el lago de Pátzcuaro, morirá la vida de muchas personas que habitan dentro en las islas, como a las orillas. No he visto y no he sabido de programas fuertes, bien dirigidos hacía la recuperación de los lagos, hay mucha tinta corriendo por allí señalando, alertando de la problemática que podría surgir y de poco ha servido, son buenas intenciones, y no bastan, debemos factura de manera más férrea, allí está nuestra vida, el agua es la vida misma para el hombre. 

Al lago de Pátzcuaro le cortaron las entradas de agua los fruticultores, los dedicados al cultivo de aguacate. Al lago de Cuitzeo, le cortaron los suministros los agricultores del bajío michoacano, a la postre es lo mismo, el efecto es el mismo, la muerte del lago ¿Cuánto tiempo nos queda, para quedarnos sin agua?Decíamos que al ritmo que vemos, el Lago de Pátzcuaro, unos treinta años; el Lago de Cuitzeo, ya se quedó prácticamente vacío.  

Debemos entender que Monterrey es el ejemplo claro de la mala planeación, del crecimiento desmedido de la población, sin un plan contingente de agua. Cierto es que tenían confianza en que sus presas aguantarían mucho tiempo suministrando agua, más el exceso de confianza los dañó, ahora deben trabajar en nuevos sistemas o nuevas formas de hacerse agua, antes de que la ciudad empiece a vaciare de personas que buscarán un lugar más amable para vivir, ya que un lugar sin agua no es agradable y aunque tengas el dinero suficiente para comprarla, si no hay, no podrás hacerla, no puedes comprar lo que no existe.

La misma problemática empezó en este año en la Laguna de Yuriria, ha empezado a secarse. Puede ser por las mismas causas que los demás lagos, el que ya no le permitan a los ríos y arroyos surtirla de agua suficiente y que sus afluentes sean usados antes de surtir el vaso de la laguna. Vemos con tristeza que son los mismos patrones, que la crisis hídrica se está generalizando, los ríos cada vez llevan menos caudal, los arroyos están desapareciendo y apareciendo arroyos de aguas negras en sustitución, las presas secándose, creo que no tardaremos en sufrir una crisis enorme y general. 

Vemos que de nada ha servido lanzar alertas, hacer señalamientos, a los gobiernos no les importa el futuro, a ellos les importa únicamente pelear escaños, curules, puestos, donde puedan vivir a expensas de la población, lo toman como carrera y el medio ambiente será siempre responsabilidad de otros.  

Vemos por ejemplo la obra del tren maya, que está destruyendo selva y entendemos que la única manera de hacer una obra, es destruyendo lo que esté dentro del área de esa obra y el gobierno, sin estudios, sin esquemas de mitigación la está haciendo y no es que importen los estudios, generalmente son solo basura para dar trabajo a funcionarios de tercer nivel, no he visto hasta la fecha que alguna obra se haya detenido de manera definitiva por un estudio de impacto ambiental, que se considera ya solamente un requisito, que cualquier avezado en el tema lo hace, siguiendo los protocolos y en determinado momento te darán el resolutivo afirmativo, con algunas recomendaciones de cómo cuidar el ambiente, de cuantos arbolitos plantar y se acabó.

Durante 30 años de experiencia que llevo haciendo obras, no han detenido ninguna por medidas de mitigación ambiental, todas se han ejecutado. Unas más tarde, otras más temprano, pero todas se han ejecutado. Entendemos que solo es un requisito más dentro de la intrincada burocracia. El gobierno, en el caso del tren maya, juega a que va a regularizar todo, gracias a que cuenta con todo el aparato del estado, que le permite ejecutar las obras destruyendo ecosistemas sin que nadie le haga ver lo que dañan.Eso puede ser el pecado del progreso.  

Si la hermana república de Yucatán no se pone a trabajar en la protección de sus ecosistemas, la crisis que les va a llegar será la mismas que hizo a los Mayas retirarse y abandonar las ciudades, que eran enormes y bien estructuradas, mientras, ya tenemos un claro ejemplo de la falta de planeación hídrica y de crecimiento poblacional en Monterrey, las presas se les han secado rápidamente, debemos estar alertas en Michoacán por nuestros lagos, algo se debe hacer para ello, es difícil, porqué el gobierno alienta el mercado, y tienen razón, pero al rato, ese mercado nos dejará sin agua y tendremos que migrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: