Despertar de la tierra 

Autor:​​​​​José Luis Valencia Castañeda


Los límites de la percepción

Las cosas han cambiado mucho en los últimos años.El hombre ha tenido avances sustanciales en técnica y tecnología, pero ha olvidado ahondar el conocimiento de sí mismo. Se ha enfocado únicamente a una idea, como cuando se meten a practicar en una religión, les obnubilan la mente y los presionan a que no crean en nada más, que en los preceptos de su dogma. A la mayoría de los hombres ni siquiera hay que presionarlos a que crean en algo, si alguien con jerarquía se los dice, lo creen y lo siguen, no saben que su mente se limitará a lo que la percepción del líder diga.

Hace unos años, estábamos conversando un biólogo y yo sobre el origen de la vida en la tierra y si creíamos que la teoría de la evolución de Darwin era la correcta, y defendiendo nuestras visiones no llegamos a ninguna conclusión que empatara las dos ideas. Él, con su mente “lógica”, afirmaba que efectivamente todos éramos producto de la evolución, ascendimos del mono hasta ser unos seres inteligentes; y yo le preguntaba, que, si había analizado la posibilidad de que fuésemos más que eso, que la evolución no provenía del mono, sino de algún ser más complejo venido de otros mundos. 

Ni siquiera toqué la subjetividad de que todos somos extraterrestres al momento de que todas nuestras partículas humanas provienen del cosmos, mucho menos podría exponer la teoría de la creación de los mundos por seres muy avanzados llamados Elohim, esa teoría no encajaría si no hubiese forma de experimentarla mil veces para obtener mil veces el mismo resultado, y sé que algunas de las teorías sí pueden ser experimentadas y comprobadas, pero hay una limitante impuesta por el hombre mismo, ¡No hay una institución de “prestigio” que quiera o pueda avalar los nuevos conocimientos! Solo personajes grises como yo. 

Sin el respaldo de instituciones reconocidas  nivelinternacional, eso suena grotesco, las nuevas teorías deben madurarse y explicarse en todos los ámbitos necesarios para que sean aceptadas, una vez que cualquiera las pueda replicar, y las que expuse, no las quieren ni escuchar, suenan a locura, aunque la locura ya haya tenido precursores, como Jacobo Grinberg, con su teoría sintérgica, término acuñado por él para explicar lo que había logrado descifrar del camino evolutivo del hombre. 

Decíamos, que la mente lógica o científica está muy desarrollada y ya está siendo rebasada, existen tantas teorías, tantos experimentos sobre lo mismo, que lo único que están haciendo es aplicar el reduccionismo, a cada paso del proceso ponerle un nombre y hacer de ello una especialidad. Vean como ejemplo a la psicología, ya no solo hay psicología clásica o general, ahora hay psicología del sueño, psicología del trabajo, psicología familiar, psicología empresarial, psicopedagogía, y así podríamos enumerar muchas ramas que derivan de una misma raíz, con la cual se podría solucionar todo. Pero el hombre necesita ocuparse, ver desde una perspectiva distinta al hombre mismo. 

Lo que no estoy de acuerdo, es que la perspectiva solo sea una y no todas a la vez, el hombre no debe especializarse únicamente en una cosa y dejar las demás de lado. El hombre es un ser completo, es un ser que tiene la capacidad de dominar todas las ramas del conocimiento, pues el hombre es conocimiento. El ejemplo que le ponía a mi interlocutor, referente a que cada uno teníamos una perspectiva distinta del mundo, se debía a que solo veíamos al mundo desde un solo punto, sabemos que a un barco moviéndole el timón un grado hacia cualquier costado lo llevará a un puerto distinto, pero no pretendía él modificar el rumbo; ¿Para qué?, si este le funcionaba, podría tener las emociones elevadas, ira, gula, pereza, soberbia, lujuria, avaricia y envidia, y decía que eso era normal. 

Le contradecía, desde mi trinchera, desde mi percepción, que no era correcta su afirmación, que la vida no podría limitarse a sufrir. Desde luego refutó, señalando que tenía momentos de felicidad, así que entendí que su vida sería un sube y baja muy intenso, todas las emociones en un solo ser, sin ser dominadas por qué las consideraba dentro de la normalidad. Luego entonces, podría concluir que todo lo que pasa en la tierra es “normal”, a pesar de que la normalidad se está convirtiendo en un monstruo enorme que amenaza con tragarnos, los días corren más aprisa, todos los eventos y las celebraciones son cada vez más continuos, y no es que se dan con más asiduidad, solo es que se están acercando en el tiempo, por el correr rápido de este. 

Algo que debemos interpretar, es que nuestra percepción está siendo puesta a prueba, y no hay aún una explicación científica, solo hay explicaciones subjetivas, o teosóficas, que tarde o tempano entrarán dentro de la experimentación científica, pero no por ahora. 

Le decía a mi interlocutor que estos tiempos de apertura total de la información, es obligatorio de todas las mentes abiertas aprovechar las circunstancias, nunca como hoy había tanta información a la mano y con tanta libertad, ahora si podrá comprobar con unos pequeños ejercicios, que las ideas que tenemos de la ciencia, técnica, religión o política son solo “ideas”, todos tenemos una idea de dios, todos tenemos una idea de la ciencia, todos tenemos una idea de lo que queremos como país y qué perfil deberían de cumplir los que los deben administrar, para ello bastara ver la información a ojo de pájaro, como deberíamos poder hacer con la tierra. 

¿Se imaginan si nuestra percepción de la tierra fuese más completa? Se imaginan tener toda la película desde un solo asiento, porqué si viviéramos fuera de la tierra, por ejemplo, en la estación espacial, allí el día y la noche es solo una percepción terrícola, no humana, porqué ellos son humanos con una perspectiva distinta, allá arriba no hay día, no hay noche, hay mucho espacio ilimitado aún, allá no existen los años terrestres, allá se pierden las leyes del hombre, solo funcionan las leyes del universo.

¿Será solo una percepción?, ¿La teoría de la evolución allá arriba funcionará de la misma manera que acá abajo? Claro que no, cada uno de los planetas, cada uno de los universos, cada uno de los macro universos tienen su propio desempeño, y su propio devenir, allá se tiene una percepción distinta, allá los problemas simplones del hombre desaparecen, desde allá la tierra se convierte solo en el proveedor para este cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: