​Despertar Poético 

Nombre del artículo:Ayúdame a bien morir.

Autor:​​​​​José Luis Valencia Castañeda

Fecha:​​​​noviembre 3 del 2022

Ayúdame a bien morir

La muerte está de moda, en todos los aparadores del país hay algún fetiche o imagen de la muerte, en los adoratorios familiares de las festividades que pasaron hay imagen de la muerte, la propia imagen nuestra o de nuestra familia vemos a la muerte presente, pareciera que nada hay más allá de la vida, que la muerte misma, campea, se regodea, camina a nuestro lado, nos vivita, nos platica, y espera impaciente a que decidas ya no estar en esta vida.

Los mexicanos adoramos a la muerte, y no hablamos de aquellos que por alguna razón tienen un culto a la Santa Muerte, o San Muerte más allá de nuestras fronteras, esa es otra cosa, adoramos a la muerte porqué la festejamos con cánticos, comida y velación, llevamos regalos u ofrendas a los lugares de reposo de los cuerpos de nuestros seres, los llamamos, los atormentamos con llantos y los alegramos con los recuerdos alegres. 

Los días primero y dos de noviembre son días de enorme carga energética, la tristeza que existe en las almas que no han sabido redimir, ni perdonar,lloran, y oscurecen el tiempo, muchas de ellas viven en el apego a la memoria de aquellos que no están, desconocen que somos energía, que somos eternos y prácticamente indestructibles en espíritu. Piensan, porqué así los han enseñado, que la vida solo es una, no entienden que tienen una seguidilla de reencarnaciones, que han venido muchas veces y que, si aún sufren ante la muerte de manera brutal, seguirán regresando a sufrir. 

Hasta que entiendan que no se viene a sufrir, se viene a vivir, a redimir todo aquello que nos produce dolor y estancamiento. Se tienen que librar del dolor, eso los hará llegar ante la muerte con entereza y la mirada firme, los hará llegar felices, con el orgullo de un trabajo bien realizado, pero aún falta mucho trabajo, no todas las almas están preparadas para bien morir, ni siquiera los viejos que se sienten inútiles y son dependientes de los hijos, muchos de ellos no quisieran dejar la vida, por miedo a la muerte.  

Si entendieran que la muerte es solo un escalón en el camino a la ascensión al “cielo”, como lo entendamos o como lo interpretemos, que debemos subir más de un escalón para librar toda la escalera que lleva a ese cielo, no es algo que te prometan las religiones, no es un espacio físico, no lo encontrarás en Google Earth, es algo sublime, delicado, alejado de los preceptos de tercera dimensión, es el paraíso prometido, no hay dolor, no hay emociones con las que debamos batallar, es algo inmaterial pero que puede ser disfrutado.

Hace unos días me hicieron un ejemplo para entender cómo trabajar con la muerte y entender el ¿Por qué? De su existencia, y que paso era. Me dijeron que pensara en una computadora, que el hombre es similar a una computadora, o el hombre creo a las computadoras en el razonamiento de su propia existencia, el cuerpo es el CPU, o hardware, el alma es el procesador, la mente es el disco duro y la energía que no se ve es el espíritu. 

La energía que usamos en las computadoras puede ser suministrada usando baterías o conectándote a alguna red eléctrica, y sea producto de energía eólica, solar, hidráulica o por combustión, no importa, al disco duro lo puedes llenar de mucha basura y se podrá infectar de muchos virus, dependerá del usuario el buen uso. Así la mente del hombre, depende de la forma en que la manejes la podrás saturar de basura o de información útil. 

El cascarón de la computadora puede sufrir durante su vida muchos golpes, que la irán dañando, hasta hacerla inservible, algunas se romperán el primer día, otras durarán hasta que sean incompatibles con los nuevos programas, entonces se tendrá que cambiar el hardware, se le despedirá con honores y tendrá un nuevo cascarón, al que se le irá copiando la información y actualizando. Los que conocen el programa Autocad sabrán que las versiones más antiguas son compatibles con las nuevas, no al contrario, para eso se deberán usar maquinas viejas para irlas escalando en contrario. 

Así el cuerpo humano, si va aumentando su conocimiento, si va elevando su energía, será incompatible con los seres que no han logrado ese nivel y entenderán que deben ir dejando esta tierra para irse a otro lado con mejores condiciones para su nivel energético, o irse con la conciencia tranquila de haber dejado todo en orden y si regresan, será con otro nivel de conciencia, y con un objetivo distinto, más enfocado a la justicia, que a vivir en permanente lucha consigo mismo o con los demás. 

La muerte, tal y como la interpreta la mayoría está basada en una filia, es un virus muy grande, arraigado y bien cimentado, se llama necrofilia, y tiene una enorme gama de matices, desde la más simple de adorar la memoria de un ser querido de manera tranquila, hasta aquellos que asesinan o tienen relaciones emocionales con cuerpos sin vida.Los matices que denotan menos dolor son aquellos que gustan de recordar con alegría, allí empieza el camino hacia la descomposición mental del ser humano y reluce la frase clásica de que vivir no sabe y morir no quiere, todo por miedo a lo que desconoce, y lo desconoce porqué quiere hacerlo. 

Hay mucha información para que sepa bien morir y acepte la transición con gallardía, pero no lo dejan los dueños de las mentes, aquellos que inventan las tradiciones e inventan el mercado, solo cuando llegas a una edad en la que ya no eres productivo físicamente, es cuando entiendes parte del proceso. 

Los psicólogos, se han esforzado en entender el proceso del bien morir, inventaron o especializaron el conocimiento general en uno llamado Tanatología, para entender todos los fenómenos que hay alrededor de la muerte, todos los matices que nos acercan al bien o mal morir, y ni con ellos podemos entender a la muerte, que es una acción que es y nada más. 

La muerte entendida desde el concepto científico es cuando un cuerpo pierde la energía vital, solo hasta allí, y otras áreas del conocimiento señalan que la muerte del cuerpo es solo la transición a un nuevo sistema de vida, una nueva forma de ver la vida, ahora en espíritu o energía, este conocimiento aun no está sistematizado, no tiene validación por instituciones “de renombre”, y no lo tendrá porqué la muerte es un negocio, lo pueden constatar en la medicina alópata, que inventa medicamentos para curar, pero no para sanar.

Ellos quieren que vivas en el dolor y te inventan teorías y discursos persuasivos para inducirte al sacrificio del dolor hacia ellos, te dirán que moralmente debes vivir, porqué la muerte es inmoral, nadie debe tener el poder sobre la vida, solo dios, y dios por ende se convierte en la salvación y el que permite que vivas mediante el dolor, y estoy de acuerdo que nadie debe atentar contra la vida de nadie, mucho menos la suya, pero nadie deberá vivir toda una vida en el dolor. 

La conciencia debe ser exigida a atender esa programación, como con la computadora, debes meterle a tu mente un programa de desparasitación, también a tu cuerpo, los virus y parásitos deben ser desintegrados. Así debe ser aún a nivel político, antes de que el veneno que producen nos mate en vida. Así los moralinos generalmente de alguna orden religiosa, podrán justificar su paso por este mundo “ayudando a bien morir” a las almas que están sufriendo, pero no les ayudan a bien vivir, para que al final de sus días, que deben ser muchos, se puedan ir en paz y puedan regresar como conciencias superiores, que puedan bajar como Jesucristo, al infierno conscientemente, no a buscar redimir y batallar con el dolor mediante la sumisión y el miedo, eso debe quedar atrás. 

No debemos temer a la muerte, debemos temer a aquellos que pregonan la vida con dolor, pueden entrar a los buscadores en la red y encontrarán muchas soluciones, solo no teman experimentar algo nuevo, algo distinto, hay muchos oradores de buenas intenciones, ellos se quedan a ese nivel, busquen en aquellos que son denostados o maltratados por las mayorías, ellos tienen la información más cercana a la vida eterna, no vida en la tierra, no vida en el cielo, es la vida en los siete macrouniversos, en lo absoluto. 

Si escuchan mensajes sentimentaloides donde usan a ancianos arrepentidos, no se dejen manipular por el sentimentalismo, vean, escuchen, analicen y tomen lo que su conciencia les diga que está bien para ustedes; por ejemplo, hay un mensaje en estos días que menciona a un anciano que da consejos que no siguió, dice que tú vivas para ti, no para los demás, que no te mates en el trabajo, expresa las emociones al momento que salgan, dedícale tiempo a tus amistades y que te dediques a ser feliz, y tiene razón. 

La infancia vive sin limites y acogidos por el grupo, no tiene ni idea de la muerte, no existe en su vocabulario. En la juventud, la muerte es algo que solo a quienes le temen les llega y viven la vida loca, no les importa si les llega. En la madurez empiezan a entender, pero las obligaciones y responsabilidades sociales los ciegan y deja de vivir, van a una muerte lenta, y ya ancianos, con tiempo para pensar, es cuando la hacen patente, y no siempre de manera adecuada, así que alejémonos de las filias, como la necrofilia, y ayudemos a los demás a ser felices, allí encontraremos la paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: