Despertar Poético 

Autor:​​​​​José Luis Valencia Castañeda

¿Estamos involucionando?

Existen leyes que generalmente no son mostradas en los planes educativos, ni en las teorías reduccionistas que estudia la pedagogía para poder especializarse en el compartimiento de la información, una de ellas es la ley de Evolución – Involución, por qué no es una ley que explique científicamente nada que los científicos puedan replicar, pues no hay estudios que la avalen o que puedan ser replicados, no aún. Está ley, está inscrita en el mismo dualismo práctico de todas las leyes físicas, todas tienen esa dualidad, está ligada con todas las leyes físicas, o espirituales:

Como la ley de la vibración, en sus altas y bajas ondas vibratorias; como en la ley de causa y efecto, que representa la justicia impropia y real, a la que nadie se salva, aunque haya leyes humanas para burlarla, o la ley del péndulo, que su movimiento propio nos muestra que un día subes positivo, un día bajas y subes negativo. Pero veamos de que trata la ley de la Evolución – Involución, como la palabra señala, “ley”, es un precepto que se tiene que cumplir, sin oposición, quieras o no, entiendas o no, la conozcas o no.

Lo que el hombre llama la “ley”, es solo normar la convivencia social, aunque haya muchos autores que definan la ley, como Aristóteles, que decía: “es el común consentimiento de la ciudad”, o Gayo, que decía: “Es lo que el pueblo manda y establece”, o lo que decía Aftalión: “Es la norma general establecida, mediante la palabra, por el órgano competente”, que competente era el legislador, así que el que legisla, es quien crea esas leyes. 

Kelsen decía, que la “ley”, era “en sentido específico, legislación, es el establecimiento de normas jurídicas generales, cualquiera que sea el órgano que las realice” o en la que más concordamos dicha por Planiol, menciona que es: “Regla social, obligatoria, con carácter permanente, por la autoridad pública y sancionada por la fuerza”.En este último, entendemos lo que, al día de hoy, se conoce como ley, es la simple imposición de normas, establecidas por personajes dedicados a la jurisprudencia, pero que pueden ser modificadas acorde a las condiciones socioculturales de la sociedad donde se generan.

Por lo tanto, la ley de los hombres, se reduce al simple acato de las normas mediante la violencia, y mañana, cuando la violencia se excesiva para obligar a cumplir las normas, estas podrán ser modificadas. Por ejemplo, la esclavitud, en un tiempo fue legal, protegida por las leyes de hombre.Pero de lo que vamos a hablar, es una LEY, que no puede ser modificada, y se aplica, la conozcas o no. 

La ley de la Evolución e Involución, señala, que toda la creación tiene sus fases evolutivas y sus fases involutivas en la misma proporción, así como te desarrollas, así mismo decaes en retroceso. El ejemplo de esta ley, es la vida misma del hombre, su desarrollo, hasta su decrepitud y muerte. La vida empieza con la muerte, si la entendemos de manera simplista, eso sería un ejemplo de esta ley, a la cual nadie se escapa, creas o no en ella, la conozcas o no. Pero el dato importante es, el cómo la vida es expresada por esta LEY en las líneas del tiempo más extendidas.  

En la Tabla Esmeralda, explican las leyes que rigen al universo que conocemos, al menos lo que entendemos en la tierra, como parte del universo, el cual pertenece a un macro universo, pues hay múltiples universos en este macro universo, y en el que vivimos se llama Nevadón. Las siete leyes herméticas o espirituales rigen la vida en nuestra tierra, lo mismo que en el universo, nos dan a entender la forma en como se comporta la vida y entenderlas nos ayudan a liberar tensiones emocionales, y estas leyes están entrelazadas con todas las leyes físicas que existen, o son compatibles, o son las mismas o son complementarias con la LEY de la Evolución e Involución.

Esta ley nos señala que todo ser vivo tiene un período de evolución, hasta llegar a la madurez y un camino de regreso al origen, llamado involución. El conocimiento antiguo nos muestra que toda la creación es un solo ser enorme, todos los seres de la tierra comparten los compuestos químicos que existen en la tierra. El hombre, por ejemplo, tiene en su cuerpo un 70% de agua, y esa agua es prácticamente la misma que ha existido durante toda la vida de la tierra, solo ha sido reciclada, cumpliendo su propio proceso vital, de Evolución e Involución, el evaporarse, condensarse y convertirse en agua que será usada para beber, lo mismo la bebe una vaca, una planta, una roca, o un humano. 

Todos compartimos esas moléculas, que una vez desechadas, son procesadas para limpiarlas y volver a integrarlas al cuerpo de cualquier ser. La memoria de esa agua es la memoria de todos los seres, de los cuales asciende el hombre y desciende el hombre.Lo mismo pasa con todos los seres vivos, una vez que terminan su ciclo, se reintegran a la tierra, y pasan a formar parte de ella, tal y como fueron concebidos, en ella, y por ella. 

La forma de entender esta LEY, en el primer escalón evolutivo está integrado por los minerales, los cuales tienen un ciclo de vida muy largo, nacen, se reproducen y mueren, algunas de las formas de reproducirse la vemos en los volcanes, cundo sale el magma fundido y fragua, se convierte en roca, mientras que el magma son todos los minerales desintegrados, purificados y vueltos a unir en un nuevo ser. 

Otro ejemplo son las estalactitas y estalagmitas, mediante la cohesión de las partículas pequeñas que van formando la gran roca. Otra forma son las grandes concentraciones de partículas, que son enterradas por eventos brutales, como sismos, sedimentaciones o arrastres de materiales, al quedar en el fondo con la presión de los materiales encima, se genera una nueva vida. La forma más involucionada de los minerales son los suelos sueltos y orgánicos. Las formas más evolucionadas son los cristales, como los diamantes. 

La siguiente escala evolutiva, son las plantas, que han pasado ya por la enseñanza del reino mineral.Aquí, en las plantas, aparece por primera vez el prototipo de alma. Las rocas solo tienen energía.Las plantas además de energía, tienen un alma en evolución, que se llama elemental. Quienes tienen los dones de ver otras dimensiones, pueden observarlos. Aquí las plantas se nutren de los minerales y de los cuatro elementos, mientras que las rocas solo se alimentan de los cuatro elementos:tierra, agua, fuego (sol) y viento, las plantas tienen un ciclo vital más corto, cuando menos involucionadas están, y uno más largo, mientras más evolucionadas, todas ellas, cumplen la función de equilibrio terrestre, transforman los gases nocivos en benéficos, sostienen los suelos, son alimento de todos los animales evolucionados, y son farmacia a la vez. 

El siguiente escalón evolutivo lo conforma el reino animal, que derivado del latín, significa ser vivo o ser animado. En este reino ya se conformó el alma, la tienen desde el pequeño ser protozoario, hasta el más grandes al día de hoy, que es la ballena azul antártica. Así como a las plantas, que se pueden ver los elementales, a los animales se les puede ver el alma. Los animales evolucionados, que se comportan con total independencia y respeto a los demás seres, como los delfines, o los perros, hasta los más sanguinarios como los cocodrilos y osos polares, sus almas están en proceso evolutivo, para poder integrar posteriormente un espíritu, que es el eslabón más alto de la evolución en la tierra, que es el reino humano, que integra  los cuatro elementos:tierra, agua, fuego y viento, se alimenta de plantas y animales, y tienen en sí la información de los elementales. 

El alma heredada del reino animal y el espíritu, que los prepara para una evolución distinta, a otros planos, fuera de esta tierra. En esta tierra, la evolución llega hasta el hombre superior, aquel que integra todos los elementos de los cuatro reinos, junto al alma, cuerpo y espíritu, una vez allí, el reino humano si no logra elevarse a otro nivel espiritual, empieza a involucionar. Lo primero que hace en su regresión al reino mineral, es retirar de sí mismo al alma, que es lo que hace que sea un ser y no otro. 

El alma se empieza a retirar cuando empieza a meterse alcohol o drogas, el alma no soporta la energía baja de esas sustancias, por ello el hombre empieza a comportarse como un animal, en sus funciones básicas de subsistencia, matará sin tener conciencia de hacer daño, dañará, sin tener percepciones de moral, de que eso es incorrecto, como lo hace un león, cuando tiene hambre. 

El hombre involucionado pierde toda esencia, se convierte en animal, después en un simple vegetal, para regresar a ser simples minerales. 

Los hombres evolucionados respetarán todo tipo de vida, el ser involucionado todo ser vivo le es indiferente e innecesario, prescindible, solo cumplirá una función, la que sus emociones dicten, está ley se cumplirá quieras o no, si quieres evolucionar después de morir aquí en la tierra, tienes que pensar como espíritu, no como hombre. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: