Despertar Poético

Despertar Poético 

Del engaño al desengaño

El nuevo Satán se quedó en la nave asintiendo, los demás oficiales notaron extraño a su capitán, pero debido a la situación, trataron de justificar su actuara la presión de los Drakos. Se calmaron cuando les dio instrucciones de dirigir la nave a su destino el Océano Índico, era el destino convenido. 

La nave tomó el rumbo perdiéndose rápidamenteentre las nubes, el inmenso mar los recibió con su enorme masa de agua, se posaron a distancia segura, mientras las compuertas de la ciudad se abrían para darle paso, la reina de esa ciudad acuática los esperaba, 

– ¡Bienvenidos hermanos! Les salió al frente una hermosa mujer de cabellos largos y faz delgada, su figura mitad mujer, mitad pez, similar a las legendarias sirenas, parecía deslizarse por el límpido piso, como si flotara. Cientos de mujeres con apariencias similares se acercaron a su reina expectantes.

– Gracias hermana por la recepción, mis hombres y yo estamos cansados, hemos llegado con bien, deseamos descansar y descargar las grandes arcas donde se encuentran las almas de todos los caídos.

Euterpe, la reina del Índico notó las pupilas rojas del capitán, no sospechó nada extraño, la tripulación se movía con profesionalismo junto con las demás Calíopes, arrastrando la preciada carga, Mickhael las había instruido y las había informado de la llegada de Satán y los trillones de almas, que serían reconfiguradas en ese reino bajo el agua. Satán y Euterpe serían los encargados de proveer de cuerpos a cada una de las almas que fuese reconstruida, una vez que las memorias de dolor fuesen borradas, a pesar de notar lo extraño de la mirada, no receló, y siguió el Plan Divino: darles cuerpos a las almas, para redimir.

Satán estaba desesperado, había caído en el engaño, como un vil puberto al olor de la hembra, Ebirkl resultó ser más astuto, ya traía tras de sí a su reemplazo, era todo él, figura, altura, color, era un clon casi perfecto, excepto la mirada oscura, ese ser no tenía alma, en algún momento debían de darse cuenta, antes de que fuese demasiado tarde.

Una vez acomodadas todas las almas en los laboratorios, los genetistas y Jehová empezaron la creación de nuevos cuerpos y la limpieza del alma dolida, conforme abrían las cajas, los ayes de dolor y desesperación se intensificaban, las almas se veían unas a otras con los ojos desorbitados, la muerte física las había tomado por sorpresa, una a una fueron sometidas al sueño de los justos, limpiadas y regresadas a su contendor a la espera de un nuevo cuerpo y empezar su ruta de ascensión.

Cuando el falso Satán hubo concluido su intromisión y establecida su unión con Euterpe, empezó a deformar su conducta, comenzó a seducir a todas las Calíopes que tenía en frente, Euterpe empezó a modificar su conducta, una serie de chispazos de energía la empezaron a envolver, y sus ojos empezaron a oscurecerse, pareciéndose más a Satán que a ella misma, un dolor intenso se apoderó de su ser, algo que no había sentido nunca, empezó a odiar a sus hermanas, y en el reino empezó la guerra interna mediante la palabra, el verbo se descompuso, se dañó y se perdió la confianza. Las Calíopes empezaron a desconfiar todas de cada una.

Satán dejó ingresar a los Drakos, con la justificación de que tenían un convenio y estaban en paz, eran seres pendencieros y parlanchines, mendaces y seductores, las Calíopes cayeron en la trampa, la ciudad del Índico cayó en la oscuridad, las mujeres empezaron a engañar a sus hombres y a sufrir por el engaño, era una guerra silenciosa que mataba despacio, Satán empezó a tener fama de mendaz, su malevolencia se extendió por varios reinos con los que tenían tratos, las Calíopes empezaron también a difundir la idea de que todos los hombres eran malos. Mientras que los Drakos ya camuflados con los seres de Sirio difundían mensajes maléficos cobre las mujeres.

La imagen de Satán fue pudriéndose, los seres que crearon nacieron deformados psicológicamente, sus ideales de amor fueron taponados por la idea del engaño y el desamor, los Sirianos luchaban por acercarse al Índico, pero el domo había sido reemplazado, la información había sido Hackeada, Cryon también había sido suplantado. Mickhael molesto por la ingenuidad de sus capitanes lanzó una contraofensiva a los Drakos, destruyendo cientos de campamentos y naves, la oscuridad de los “cielos” era más por las naves destruidas que por falta de luz, mandó a dos directores de los rayos a reparar el domo para poder ingresar a la tierra.

La barrera de oscuridad era enorme, un par de luces indicaban que dos naves no habían caído en manos de la oscuridad, el Ártico y en el Pacífico Norte estaban intactos, la nave de terraformación habían empezado su tarea, los continentes se formularían nuevamente, pero la nube oscura, el cáncer de los siete pecados, de los sortilegios y la maldad estaba apoderándose de todas las almas recién reconstruidas.

Mickhael entendió que la tarea no sería fácil de ahora en adelante, que tendría que pasar mediante permisos especiales y reencarnando para poder ayudar a sacar la maldad de cada ser, solo mediante la palabra. La otra sería destruyéndolos nuevamente, pero esa ya no era opción, había mucho dolor en ello, el dolor era inaceptable a estas alturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *