Despertar Poético

Despertar Poético

Despertar Poético

Poesía desde la inocencia

Las nuevas generaciones leen poco, pero son hábiles en el manejo de las tecnologías. Quizá el destino de ellos vaya en ese derrotero, dejando de lado el crecimiento intelectual. Que no siempre es el idóneo, la educación formal no deja de ser un negocio y una forma de esclavizarte y obligarte a seguir unas normas que tú no formulaste, y que debes atender, si es que quieres ser parte del sistema. Sin embargo, las generaciones nuevas tienen una capacidad de discernimiento muy alto, traen información programada de una profundidad brutal, crean escritos poco comunes.

Cierto es que en cada generación nacen personas que tienen una forma de ver la vida distinta a las mayorías, y son esas personas, que desde la trinchera del anonimato soportan a la humanidad. Sin esas mentes claras e insondables seríamos presa de la miseria humana, el mundo se descompondría y perecería. Hoy les comparto unos escritos de un ser de doce años de edad, atropellado por las pérdidas de seres a los que le tenía alta estima, son odas al amor fraternal, dulce y eterno.

Recuerdos del pasado.

Las lágrimas caen,

Las vidas se encogen,

No pierdas la memoria,

Sí, sabemos que se fue,

Más vale perdonar,

Que enfurecer,

O lamentar que se fue.

La vida se pliega.

Cual manzana añejada,

Su sabor se va,

Pero su presencia no,

La vida se va,

Pero los recuerdos no,

No pasan muchos días para perdonar,

Ni muchas horas para volver a escuchar.

La vida cambia,

El mundo está en silencio.

En honor a Elvira Lemus Carvajal.

Camino a la victoria.

Cántale al viento,

Cuéntale tus problemas,

Libera tu alma de pesos inútiles,

Cual ave,

Abriendo vuelo hacia el calor.

No cantes victoria,

En medio del camino,

La vida da vueltas inesperadas,

Se precavido.

Tu vida cambia,

Cual oruga a mariposa,

Brilla cual luciérnaga,

Para iluminarte el camino;

A la victoria.

¡Vive!

Como el ave al vuelo y canto,

Que marca su territorio,

¡Vuela!, ¡vuela!, lejos,

Como pequeña mariposa,

Que vuela de México a Canadá.

Para llegar solo necesitas

superar los problemas de la vida,

Y ya conoces el camino a casa.

Camina con cuidado,

La calma es el camino,

Con calma cuida tu vida,

Tu camino es la victoria,

Llegar sano y salvo.

Brilla cual luciérnaga

Por la madrugada,

Ilumina tu camino,

Con gran amistad y paciencia,

Recuerda la vida es simple,

Si no muestras resistencia.

Canta con alegría,

Para que tu vida mejore,

¡Baila!, ¡Canta, ¡grita! Pero…

No bailes; si no lo haces con alegría,

No cantes; sin estar alegre,

No grites; sin motivo alguno,

La vida es increíble,

Llegar es amar,

Cantar es felicidad,

Baila con gusto,

La amistad.

La vida es corta,

La amistad es larga,

Eterna es tu alma,

Cual eterna morada,

Mi alma brilla en tu alma,

Tu alma canta, cual mirada encantada.

Tu alma brilla, cual lucerna complacida,

Por la amistad comenzada.

La vida es corta,

La amistad es larga,

Ahora eres una morada apagada,

Que se enciende con el recuerdo,

Canta tu alma, sin morada donde pacer,

Tu vida se fue pronto,

Al tomar un viaje sin retorno,

Pero nuestra amistad será eterna.

En memoria de la maestra Cecilia Bautista.

Poemas escritos por: Camila Valencia Lemus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *