Despertar Poético

La programación autoinducida

No sé quién es la mente maestra de toda la estafa llamada “la moral”, de lo llamado “legal”, lo llamado “lo que es favorable a la sociedad”, no sé ¿Desde cuándo nos han venido engañando?, no sé ¿Cuál es el objetivo de todas esas mentiras?, lo cierto es que vivimos una vida muy desgraciada, vivimos una vida de dolor, de sufrimiento paliada por pequeños momentos de felicidad, alcanzados con los paliativos que esa mente maestra te regala, solo para que tengas esperanza y no mueras antes de que te haya exprimido hasta el último aliento de vida en el trabajo, o en tu cartera, esa malvada ilusión de tener, esa falsa ilusión de ser, que se reconoce como en la falsa ilusión de ser, y terminamos siendo lo que ellos quieren, ¿Quiénes?, no sabemos, pretendemos reconocer a estos personajes como los entes malvados capaces de vender su alma a los entes oscuros, personajes, o energías que no son reconocidas aún por la ciencia moderna.

 ¿Existen las fuerzas oscuras? Desde luego, la oscuridad y la luz son una misma energía, con distinta dimensión, es la parte del equilibrio dentro de ese rubro, como el equilibrio de la luz es la oscuridad, como la noche del sol… pero eso ya lo saben, lo que no sabemos aparte de: ¿Quiénes quieren dominar a la humanidad?, es ¿Con qué objetivo? Pareciera que se ufanan y se afanan en envenenarlo, con la intención de destruirlo, pero no lo hacen, lo atolondran únicamente, lo mantienen dormido, ciego del conocimiento del sí mismo, para poder chupar su sangre energética, como las pulgas, o los murciélagos vampiros, que solo extraen un poco de sangre de sus proveedores, sin matarlos, para el día de mañana puedan servir nuevamente, y la sociedad, cayó en el encanto suavemente, gustosa y cree que alcanza la felicidad, y la identifica como esos pequeños momentos que le hacen agradable la vida. Aunque su vida, con el paso de los años, cuando llegue a la vejez, solo sea un estar allí hundido en la añoranza, sin lograr encontrar el sentido y destino de la vida.

La vejez suena a tristeza, lo que sí podemos decir a nuestro favor, es que empezamos hace un año a retirarnos de la programación, algo que ya traíamos en mente, porqué nos cuestionamos todo, vemos a lo posible, como si fuese una trampa, vemos a lo imposible, como la salvación de nuestras almas. Lo imposible se está volviendo imprescindible para este cambio, y que las energías se mueven en todas direcciones, que las traemos, que las tenemos, que las magnificamos en grupo, que podemos usarlas a nuestro favor y el primer favor que nos hacemos es retirarlas de la muchedumbre, quitárselas a los grupos mayoritarios para que no hagan mal uso de ellas y podemos hacerlo si pensamos seriamente en lo que nos corresponde hacer, la manera más siempre es cuestionarte si lo que lees, ves y escuchas en los medios es favorable a tu vida, a tu cuerpo, a tu mente, a tu ser, recuerdos vagos quedan de la sabiduría popular, las enseñanzas de los viejos aquellos que no se dejaron embaucar por las sirenas del progreso y que vivieron hundidos en la pobreza material pero vivos y tranquilos.

 Esos recuerdos me dicen que en la ignorancia supuesta de los iletrados está la mejor enseñanza para la vida y que la escuela llega a ser solo una herramienta para conocer otras cosas que te darán alimento de una manera distinta, sin labrar la tierra. Alimento fácil, rápido, presto, preparado, tu esfuerzo lo dedicarás a crear otras herramientas para el progreso material de la sociedad, aunque esas herramientas te alejen de tu verdadera esencia, lejos están aquellos días bajo la lluvia y descalzo, sonriente, podías dormir poco esa noche y despertar descansado, sin saber qué era lo que te hacía descansar, si habías dormido poco, en un petate, o en una hamaca, o sobre un costal de maíz. Años después te dirían que, si no duermes en un colchón de mil resortes, con telas suaves y resistentes, no descansarías. Yo sé que sí se puede, la mejor cama, es una mente tranquila, cuando el cuerpo necesita descansar, se acomodará a cualquier colchón.

 Hace años veía a los niños correr bajo la lluvia por horas, descalzos, con apenas un jirón como pantalón, los vi revolcarse en el lodo, jugar entre los charcos, los mismos charcos que servían para hacer crecer el arroz, los mismos charcos por donde corría el agua chocolatosa, que irrigaba el maíz, el frijol, la calabaza, el chile, y al otro día los vi levantarse con hambre, animosos, sin sueño y sanos. Años después los veo cansados, enfermos, preocupados, con miedo a mojarse, con temor a enfermarse si tocaban el lodo, sus pies cubiertos de plástico caro, a pesar de ser un material barato, dúctil, maleable e insano para el cuerpo, temerosos de quitarse la otra piel porqué podrán adquirir enfermedades propias de los pobres, aquellos que solo calzan huaraches o andan descalzos.

 Ilusos, cayeron en la trampa que les tendieron, les dijeron que los zapatos eran para su protección, les dijeron que tomar el sol era peligroso, que podrían adquirir cáncer, les dijeron que estar al aire libre era malo, que el viento traía gérmenes, les dijeron que la medicina era la mejor opción para mantener la salud, y aquí nos tienen con miedo a todo, sin poder caminar, sin poder salir de nuestros habitáculos, empequeñecidos y con el ceño fruncido, desdeñando a aquellos ignorantes que logran vivir cien años en completo estado de salud, comiendo frugalmente porqué son pobres y no saben que existen estrellas Michelín, no saben usar cubiertos, no saben lo que es un filete Kobe, desconocen el caviar, aunque conozcan la carne y la hueva de pescado, desconocen el uso de medicamentos para cuidar su salud, recurren a la naturaleza, se camuflan con ella, que sentimos que no existen, y así sucedía hasta ahora que la propia naturaleza y sus seres vivos nos pusieron en relieve toda nuestra ignorancia letrada.

 Sale más caro ahora el alimento industrial y que se conserva por años, a la comida natural y de fácil descomposición. Lo que hace cincuenta años era comida de pobres, bebida de pobres, ahora tiene un significado distinto, le han quitado el estigma, cuando se enteraron que a los pobres les era benéfico en salud y que era barato, y la salud natural, es barata, no tiene nada de ostentoso, no tiene nada de boato, solo tiene funcionalidad y salud.

Una vez que identificamos que tenemos sobre nosotros a seres de maldad, que han encontrado la manera de mantenernos sumisos sin que nos demos cuenta, porqué nos hacen creer que somos libres, nos hacen creer que elegimos, nos hacen creer que nos ayudan y aunque estemos cegados por las emociones, podemos irlos relegando y podemos ir identificando la programación que nos han hecho.

Comentábamos que nos dicen: “desconéctate de la tierra, es mala, te ensucia, te mete bichos, ponte estos zapatos, y te voy a vender miles de zapatos cómodos y te diré cuáles son los mejores, para que los pagues muy caros”, y caemos, creemos que efectivamente, que los zapatos son únicos, necesarios, nos dan comodidad y estatus, así vivimos con energías negativas constantemente, que casualmente, cuando vamos a la playa y caminamos en la arena se nos quitan, cuando vamos al bosque y tocamos a las plantas o abrazamos un árbol, se nos retiran, y no sabemos por qué, lo aducimos a que tomamos días de descanso y los malvados se aprovechan y te empiezan a vender los paseos en el bosque, cuando deberías salirte a donde aún es gratis, deberías pensar ya en irte a vivir al bosque y unirte a él.

Los malvados te dicen “el sol es malo para la salud, tapate la piel, cúbrela de bloqueadores solares” y de pronto empiezas a tener cáncer de piel, manchas en la piel, alergias, descoloramientos y te preocupas y empiezas a consumir todas las cremas que la ciencia te provee y no te curas y te aparecen más males, y los aduces al ambiente, cuando descubres la maldad, vas al cuerpo y te llenas de vitalidad. Sí, efectivamente el sol te provoca ciertos malestares, como broncearte, que, si lo haces equilibrando tu exposición, hasta te sirve de protección el color de la piel y además disfrutarás de una fotosíntesis y energía superiores, debes hacerte los baños de sol y si es cultivando alimentos, que mejor.

Tu cuerpo necesita el sol, te dicen “las aguas que salen de los manantiales vienen contaminadas, debes consumirlas purificadas, bajas en sodio y embotelladas, la naturaleza tiene muchos bichos “dañinos” y te tienen consumiendo miles de litros de agua embotellada, sin nutrientes para tu cuerpo y no sabes por qué te da sed, porqué sufres de cansancio, porqué deseas frituras saladas, no te dicen que al perder el equilibrio de minerales, las aguas salen muertas aunque digan que son potabilizadas, les matan a los organismos necesarios para la simbiosis del cuerpo, así nos traen enfermos. Si tienes la oportunidad bebe el agua de los ríos, manantiales, presas pluviales alejados de la influencia humana, donde veas que no hay fertilizantes, fungicidas, herbicidas o cualquier daño provocado por el hombre, eso te hará más fuerte, te hará más poderoso, serás uno con la naturaleza y ella te lo agradecerá, al igual que tu cuerpo, todos los alimentos embazados tienen la misma naturaleza y destino: mantenernos agachados y dependientes.

 ¿Qué pasa con las religiones y la política? Siguen el mismo patrón, generarnos un problema, para poder vendernos la solución, sin embargo, si ya identificaste la trampa, te será más fácil salirte de esas influencias, podemos decir que la vida y sus acontecimientos te serán fáciles de vivir, los sucesos podrán tener consecuencias negativas para la humanidad, pero no para tu percepción, la cual tendrás equilibrada y sabrás el camino a elegir, así te convertirás en el espectador, aquél que ve a las multitudes sufrir porque no llenan los vacíos existenciales, ya que están apegados a la programación de los malvados, que un día, tarde o temprano sabremos quienes son y qué quieren de nosotros aparte de riqueza material, nos falta descubrir cómo nos chupan la energía, algo poco estudiado, pero que ya está siendo revisado con más precisión, tanto por la metafísica, como por los esotéricos, y se está divulgando más información, esa parte de la verdad está siendo develada, y los que han descubierto la trampa, paso a paso irán aportando sus experiencias, la vida, regresará a la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *